Sevilla y Guardiola vaticinan concentraciones de entidades bancarias de tamaño insuficiente

2016-junio-maudos-1

De izda. a dcha., Jaime Guardiola (Sabadell), Joaquín Maudos (Ivie) y José Sevilla (Bankia)

José Sevilla y Jaime Guardiola, consejeros delegados de Bankia y Banco Sabadell, respectivamente, han expuesto sus opiniones sobre el sector bancario español durante la VII Jornada sobre el Sector Bancario Español: “La recuperación de la rentabilidad: factores de riesgo” que ha sido organizada por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) y que ha tenido lugar en la sede de la Fundación Universidad-Empresa, Adeit.

Ambos consejeros delegados han contestado a las preguntas que les ha ido formulando Joaquín Maudos, director adjunto de Investigación del Ivie. La primera cuestión a la que han respondido ha sido si las fusiones serían una solución a los problemas del sistema bancario español.

Para José Sevilla, “estamos hablando de las fusiones como una solución a los problemas de rentabilidad del sector“. Pero, a su juicio, la primera pregunta a la que hay que responder es ¿por qué los bancos tienen que ser rentables? En su opinión, deben ser rentables porque sino no consiguen alcanzar su objetivo en la economía que es dar crédito. Según su propia regulación, los bancos deben tener un capital y unos recursos propios mínimos. Es decir, cuanto más créditos tiene un banco mayor recursos propios tiene que tener el banco de manera obligatoria. Con lo cual, para mantener ese ratio de capital, los bancos necesitan ser rentables para generar beneficios y pagar dividendos a los accionistas. Igualmente, ha matizado, “si los recursos propios de un banco no aumentan, tampoco crece su capacidad de crédito y no cumple con su papel en la economía”.

Sevilla ha explicado también que “los bancos en Europa tenemos ahora mismo un déficit de rentabilidad frente a ese coste de capital de entre el 8 y el 10%  y obtener esa rentabilidad teniendo en cuenta los tipos de interés actuales no es nada fácil”.

Además, ha subrayado también que “en España se ha producido un proceso de concentración importante en términos absolutos y relativos si comparamos el esfuerzo de reestructuración y de redución de capacidad y de concentración de entidades en España frente a otros países de nuestros entorno”.

Del mismo modo, “y con un entorno de  tipos de interés bajo, las políticas de gestión de costes siguen siendo importantes y de ahí surgen los rumores sobre las fusiones como un elemento para ganar mayor eficiencia”, ha aclarado el consejero de Bankia.

Con lo cual y bajo su propio prisma, “dentro de tres años, en los grandes bancos españoles va haber poco movimiento ya que generan un nivel de competencia razonable”. Sin embargo, “podrían darse concentraciones entre entidades con un tamaño insuficiente”.

El gran reto a futuro, según ha apuntado José Sevilla, es contar con bancos europeos, este sería el nuevo terreno de juego. “Teniendo en cuenta que cada vez más los bancos españoles estamos más integrados en Europa con los mismos tipos de interés, regulación, supervisores…”.

 Para Jaime Guardiola,  la crisis del sector bancario es distinta a la del ámbito internacional, “nosotros nos la ganamos a pulso debido a un crecimiento desaforado del crédito”.

El consejero delegado del Sabadell ha destacado que “hemos vivido muchas operaciones de concentración y de fusión y que tenían un driver común que era la reestructuración del sistema financiero por razones de solvencia”. Lo que podría darse ahora, vaticina, “sería más parecido a lo que se produce en el mundo de las empresas y vamos a ver operaciones que permitan una mejora de costes y de la rentabilidad en un entorno tan complicado como  el actual”. Este proceso, -ha aclarado-, no se va a dar en el corto plazo por razones económicas. De todas formas, “sí que veo que puedan producirse procesos de fusión en el largo plazo”.

Costes para las entidades financieras de la política monetaria europea

Maudos también les ha preguntado, teniendo en cuenta los informes del BCE, FMI y el BE,  que supone para las entidades financieras que los tipos de interés estén tan bajos y cuál es su opinión sobre la política monetaria expnasiva del BCE sobre la rentabilidad de la banca española, ¿les favorece o les perjudica?

Para Jaime Guardiola, “desde el punto de vista de la rentabilidad, los tipos O o negativos son un drama”. Pero consejero del Sabadell confía en que “los tipos se normalizarán y habrá oportunidades de crear valor con inversión en el sector. La contrapartida es que los tipos de interés altos favorecen la morosidad“.

Para José Sevilla, la política monetaria del BCE “perjudica a los bancos en su rentabilidad pero ha servido de ayuda”. En su opinión, Mario Draghi está tratando de suplir la falta de consenso que hay en Europa sobre la Unión Económica Europea con política monetaria. “Uno de los efectos negativos de esa política monetaria es rentabilidad de los bancos”, ha espeficado. A su juicio, lo ideal sería que “la economía fuera mejorando y esta política monetaria ultralaxa volviera a niveles más normales”.

El consejero delegado de Bankia también ha hecho hincapié en que “tanto en España como en Europa el sector no ha hecho una reflexión seria sobre si estamos traspasando al coste del crédito  los costes capital y de riesgo”.

Más o menos oficinas

Joaquín Maudos también les ha preguntado sobre cuál  debería ser el tamaño óptimo de la red de oficinas en España.

En opinión de José Sevilla, “el número de oficinas no es un idnicador para medir la eficiencia de los sistemas financieros”. Sevilla ha considerado mas importante tener en cuenta el número de empleados, porque “casi dos terceras partes de los costes de transformación de un banco corresponden a los costes de personal”. En España hay 4 empleados de banca por cada 1.000 habitantes; en la media de Europa por cada 1.000 habitantes hay 6 empleados de banca; y en Alemania 8 empleados de banca por cada 1.000 habitantes. Estos datos reflejan la productividad y eficiancia de los sistemas financieros.

En su opinión, a medio plazo, las oficinas tenderán a disminuir porque “las tecnologías van a generar  una menor dependencia de la oficina como manera de relación bancaria y pienso que todavía hay un exceso de capacidad instalada. Los bancos deberemos ir haciendo el ajuste poco a poco acompañando la rentabilidad de cada oficina y de los cambios que se produzcan en nuestro propio modelo de negocio”.

El gran reto estará, ha vaticinado, en “cómo somos los bancos capaces de hacer ese tránsito, durante los próximos años, desde el modelo actual a un modelo menos centrado en la oficina”.

Para Jaime Guardiola  “será un movimiento más de cada banco, ajustando sus necesidades y las del mercado”. A su juicio, “también vamos a ver una evolución de los modelos de oficina para adaptarnos a la realidad y los nuevos hábitos del consumidor. Será un proceso paulatino, donde vamos a ver mucha creatividad en ese proceso para adaptarnos a ese consumidor. También habría que valorar las cifras de negocio por empleado”.

Otra de las preguntas que ha realizado Jaoquín Maudos ha estado centrada cómo va a recuperar  la confianza del cliente en el sector. 

Ante esta cuestión, Jaime Guardiola ha explicado que eso es fruto de haber vivido malas prácticas bancarias y una gran crisis. “El coste de saneamiento del sector que ha sido reestructurado ha sido de 70.000 millones, de esta cifra, 50.000 millones los ha puesto el contribuyente  y los otros 20.000 millones los bancos”. Guardiola ha hecho hincapié en que “el rescate se hace a los depositantes y no a los accionistas“.

El consejero de Bankia ha abogado por ser pedagógico, “estar presentes en la opinión pública, en la vida de los medios, en patrocinar aspectos relacionados con la información financiera y en ayudar a entender que la banca es una necesidad del sistema de pago de los países”.

José Sevilla es de la opinión de que “los consejos de los bancos tienen que tener un código de principios que tienen que impulsarlo y tutelarlo a lo largo de toda la organización y la entidad financiera que no lo entienda así se va a a equivocar a medio plazo”

Sevilla también ha reiterado que no se rescata a los banqueros sino a los depositantes y “son mensajes que hay que aclarar. Los bancos cuando quiebran no es porque hayan tirado el dinero sino porque han dado crédito a las familias y a las empresas y si luego llega la crisis y no pueden pagar, los bancos no tienen capital”

Igualmente, Sevilla ha subrayado que “las entidades debemos comercializar productos con muy poco riesgo. Tenemos que explicar mejor el papel que juega la banca en el sistema financiero: los españoles pagamos las hipotecas más baratas del mundo pero solo se ven los deshaucios y acciones por estilo, con lo cual no sabemos comunicarlo”.

Exceso de regulación bancaria

Maudos también les ha pedido su opinión sobre el exceso de regulación y si las mayores exigencias de capital van a encarecer el crédito.

A juicio de Jaime Guardiola, sí que existe  un exceso de regulación y “ahora hay que buscar mecanismos para que el sistema sea autosostenible y sea rentable”.  

En cambio, para  José Sevilla y debido al modelo de negocio bancarios, “somos muy dependientes de los mercados de capitales y estos necesitan tener esa confianza en la liquidez financiera para invertir”.  Hoy en día, el inversor tiene la percepción de que los niveles de capital son buenos pero tiene una c0nfusión permanente sobre las reglas de juego que hay sobre otros instrumentos financieros. Por ello, ha pedido Sevilla, “los supervisores deben establecer  reglas  fijas, claras y entendibles por todos”.  Otra dificultad para los bancos, es que “los objetivos de capital no deben seguir subiendo  porque sino es muy difícil planificar financieramente a medio y largo plazo”

Menos comisiones

Por último, Joaquín Maudos les ha preguntado si la ciudadanía se tiene que  acostumbrar a pagar más comisiones a los bancos

José Sevilla ha respondido un no rotundo.  “El bajo nivel de tipo de interés debemos ver los bancos como lo compensamos y cómo reflexionamos sobre si le estamos trasladando al coste del crédito los costes de capital y de riesgo. No puede producirse ahora un tsunami de comisiones ya que sería erroneo y los clientes no lo entenderían”

Además, y a juicio del consejero delegado de Bankia, “debemos establecer una separación entre las estrategias de clientes y los usuarios de los servicios bancarios. Estos últimos deberían pagar un precio por ese servicio”

Suscríbete a nuestra newsletter