Cae la renta per cápita y también la disponible

2016-febrero-IVIE-Maudos-Perez-03

En referencia a esta dura crisis, para ambos catedráticos de Análisis Económico –Joaquín Maudos y Francisco Pérez-, la acumulación de señales de que el problema “era muy grande” fueron “muchas y en multitud de direcciones”: “Trabajadores que perdieron el empleo, otros a los que les redujeron el salario, familias que veían cómo sus hijos en edad de trabajar tenían totalmente taponada la entrada al mercado laboral, e incluso los ajustes en el sector público que obligaron a algunas familias a hacerse cargo de servicios antes gratuitos como la farmacia”, menciona entre otras Francisco Pérez.

[masinformacion post_ids=”67835,67896,67908″]

“Con todo, el llamado ahorro precautorio aumentó inicialmente, pero a medida que se alargaba el problema sobre los ingresos , se trasladaba a las decisiones de gasto, hasta que el ahorro se acabó engullendo y dejó de ser ahorro”, evidencia Joaquín Maudos.

De este modo explican por qué hablamos de comportamientos cíclicos: “Cuando la precaución se instala en las familias o en las empresas y el consumo se resiente, alguien que esperaba ingresar, no ingresa y la rueda hace que el ciclo se acentúe. Por el contrario, ocurre a la inversa en las recuperaciones, hablamos del efecto ‘rebote’: las expectativas cambian, “ya nos atrevemos” y la maquinaria se acelera. De hecho, algunos de los que ya han empezado a gastar, lo podían haber hecho antes, pero anteriormente tenían más miedo”, describe Francisco Pérez.

 

Suscríbete a nuestra newsletter