Los conductores valoran las tecnologías que les liberen del estrés, según un informe de Ford

Los vehículos con conducción autónoma pueden seguir siendo una realidad lejana. Sin embargo, los conductores europeos muestran un aprecio cada vez mayor por tecnologías semiautónomas que suponen avanzar pasos hacia el coche del futuro, según muestra un nuevo estudio de Ford Motor Company sobre tendencias de compra en Europa.

99-TecnologíasSemiautónomasEsta es una de las conclusiones de Ford Car Buying Trends 2015, un estudio de hábitos de compra de vehículos nuevos en 22 países de toda Europa que destaca tendencias regionales y diferencias nacionales. El estudio muestra incrementos significativos en el número de vehículos con tecnologías que ayudan a los conductores a estacionar evitar colisiones y mantener velocidades y distancias con los vehículos delanteros determinadas.

“Mientras que los fabricantes, Ford incluido, trabajan con el objetivo de lograr vehículos autónomos, nuestros usuarios ya están acogiendo positivamente muchas de las tecnologías inteligentes que hacen que conducir y aparcar sea más fácil y más seguro”, afirma Roelant de Waard, vicepresidente de Marketing, Ventas y Servicio de Ford Europa. “Cada vez vemos una
mayor demanda de dispositivos que nos liberen de factores causantes de estrés en la conducción y que permitan disfrutar de estar al volante. Por ejemplo, la gente se ha acostumbrado muy rápidamente a sistemas que les ayudan a encontrar una plaza de estacionamiento y les ayuden a aparcar”.

El informe Ford Car Buying Trends 2015 también revela que durante el año pasado, del más de un millón de automóviles vendidos en Europa, el blanco fue el color exterior más solicitado, por delante del negro, el plateado, el gris y el azul. Este último color es el que más ha crecido en los gustos de los compradores de modelos Ford.

Tecnología avanzada en movimiento
Ford anunció a principios de este año Ford Smart Mobility, el plan de la compañía para ayudar a cambiar el modo en el que el mundo se mueve a través de la innovación en conectividad, movilidad, vehículos autónomos, experiencia de usuario y big data.

Sistemas como Activ Park Assist que ayuda a encontrar plaza de estacionamiento y maniobrar en ella -instalados en el 50% de los vehículos Ford vendidos en Europa-, o el Active City Stop, que ayuda a reducir las colisiones cuando el tráfico se detiene, son cada vez más demandados por los conductores europeos.

El Control de Crucero Adaptativo permite a los conductores mantener una distancia determinada con respecto al vehículo delantero, incluso si el vehículo viaja a menor velocidad y ha sido adoptado por más del 52% de los Ford vendidos en Europa, un porcentaje similar al alcanzado por el sistema de Ayuda de Mantenimiento de Carril.

Te escuchamos
Desde que fuera implantado por primera vez en Europa en 2012, los sistemas de conectividad activados por voz de Ford han encontrado su lugar rápidamente en la mayoría de los coches recién adquiridos. El año pasado, el 78 por ciento de todos los vehículos Ford vendidos contaban con sistemas SYNC, lo que supone un aumento del 10 por ciento con respecto al año
anterior.

SYNC 2 permite a los conductores hablar a sus coches utilizando comandos sencillos y naturales para utilizar el teléfono, el sistema de entretenimiento, el climatizador y el sistema de navegación. Incluso te proporciona un listado de restaurantes cercanos con solo decir “tengo hambre”.

Los españoles prefieren cinco puertas
La mayoría de los compradores a lo largo del pasado año eligieron un coche de 5 puertas (52 %) por delante de las versiones wagon (37%), ambas opciones muy por delante de los modelos de 4 puertas (11%. En España, la opción 5 puertas alcanza el
89%.

Los usuarios de hoy en día tienen una mayor capacidad de elección que nunca a la hora de elegir la motorización de sus coches. La abrumadora mayoría (98 por ciento) sigue eligiendo modelos de gasolina o diésel.La gasolina fue el combustible elegido por el 56 por ciento de los conductores europeos. En España ambas opciones están al 50 por ciento. Por último, los europeos, en un 83%, siguen decantándose por el cambio manual.

Suscríbete a nuestra newsletter