La información económica de los líderes

Un reto para el consejo de administración

Directora de Posgrado de la Universidad Europea de Valencia

2015-febrero-opi-Universidad-Europea-Rosa-SanchidrianEsta vez y por unos minutos, no demos protagonismo a la corrupción, malas praxis y recetas de funcionamiento de un consejo de administración. Centrémonos en un pilar estratégico que nos debería dejar huella, inspirar y que tiene que ver con “economía, progreso, justicia social, corresponsabilidad y satisfacción”; me refiero a proyectos reales de Responsabilidad Social Empresarial, en los que nuestras empresas participan y en aquellos actores que las promueven para animar a pensar sobre la rentabilidad social y la gratificación de construir un mundo “algo mejor”.

Puede parecer que con la crisis se dejan de lado estos planes por otras preocupaciones donde poner el foco. En el posgrado Consejos de Administración y Buen Gobierno, señalaba Pilar Gómez-Acebo retando a directivos, “que el instante no debía centralizar el debate de los consejeros; la misión es velar por el largo plazo y el buen gobierno”.

A los que nos gusta poner el foco en las personas, nos damos cuenta que el buen gobierno depende claramente de los valores y, los consejos de administración y sus debates suelen ser un espejo cristalino de cómo son y funcionan los equipos de dirección; por eso, cuando lees quienes son un referente en Valencia -empresarios y empresarias-, se atisba como denominador común un “gen de honestidad y humanidad”.

Empresas que han hecho un ejercicio para identificar sus valores y han definido los procesos de selección y desarrollo con coherencia y autenticidad. En las sesiones de Consejos y Buen Gobierno que impartimos en la UEV tanto John de Zulueta, José Remohí, Pablo Serratosa, Marta Garrigues, como Regina Llopis nos explican para qué debe estar totalmente imbricada en nuestra estrategia la RSE y en el debate de los consejos de administración. Además, acompaña un cambio generacional donde profesionales jóvenes y consumidores participan en “empresas sostenibles y saludables” donde canalizar ese interés de colaboración social.

Algunas universidades y otros centros educativos de la Comunidad hemos asumido esa realidad y damos “alas” a nuestros alumnos y profesores para que se impliquen en proyectos solidarios. Por eso, quiero compartir brevemente mi visión personal con la experiencia solidaria del Colegio Iale y la Fundación Vicente Ferrer en Anantapur. Un centro educativo internacional, valenciano y familiar que sorprende por la coherencia de sus valores y su estrategia, su concepto de calidad, y la responsabilidad con la que asumen la importante misión de la “educación” implicando a los padres en los procesos.

Han materializado con un caso de solidaridad un proyecto de educación en valores, con corresponsabilidad, mucha influencia y también con la excelencia de su equipo directivo. Han puesto en marcha diferentes planes donde ha conseguido implicar a alumnos, padres y profesores, contagiados por la fuerza de los proyectos de la Fundación Vicente Ferrer. Privilegiada, he podido convivir en la India y comprobar con un grupo de adolescentes y ”educadores” -padres y profesores-, cómo los proyectos que se financian desde aquí tienen resultados totalmente visibles. Una forma de animar también a seguir colaborando con mejorar una realidad lejana que no podemos imaginar.

La Fundación trabaja en la India desde hace más de 40 años y aunque tenemos desdibujado este país, está lleno de contrastes y complejidades, que conviven y se confunden.  Anantapur es la región más pobre y el área de influencia de la Fundación. Con una vocación asombrosa, “de acción y resultados que lideraba Vicente Ferrer”, trabajan diariamente por eliminar un muro que tapa la discriminación en niveles que no podemos imaginar, la pobreza, la desnutrición, el analfabetismo, la enfermedad, la incomprensión y la injusticia social.

La Fundación, premiada por el impacto de su labor, estará unida a la historia de Anantapur y a la nuestra. Hemos vivido cómo se ha facilitado el progreso con la sólida convicción de que los cambios hay que promoverlos con practicidad. Han realizado una gran labor de ingeniería, de educación y de salud, en una zona que muchos que lo vieron cuentan que era un “socarral”. Han combatido la sequía y provocado un cambio total en la producción de cultivos, en la ganadería, en el abastecimiento de agua. Se ha hecho realidad un cambio que hemos comprobado, visitando hospitales, nuevos colegios, pueblos enteros y reuniones con las familias. Empoderando a una casta “intocable” con las dificultades y barreras que existen. Un proyecto que pone en el centro a la mujer por la triple discriminación y su importante papel en la sociedad.

Los profesores del Iale llevan trabajando con sus estudiantes en diferentes proyectos como el “School to School”. En esta visita hemos comprobado que desde Valencia es posible cambiar la realidad y el entorno de muchas familias y la gratitud de sus miradas. Diez intensos días en la India. Adolescentes, padres y profesores hemos abierto la mente y el corazón a otra realidad.

Me quedo con lo que falta por hacer, con el excelente trabajo de la Fundación Vicente Ferrer y, por supuesto,, de la delegación valenciana, el voluntariado que hemos encontrado, la fuerza interior y la capacidad de integración de unos niños valencianos entre 13-17 años, que han sido un ejemplo involucrándose en aulas con jóvenes de su edad e incluso con universitarios, con niños con capacidades disminuidas, parapléjicos, enfermos y dando una mano de apoyo, sonrisas concienciadas y hasta gratitud ante una realidad que no estamos acostumbrados a ver. Me quedo con esos padres que se han involucrado de frente y con esa dirección que tiene claro que los valores no sólo se enseñan en el aula. 

Decía Vicente Ferrer “acciones a pie de tierra transforman el mundo”. Con ese deseo os invito a buscar información sobre estos proyectos y sumaros a estas iniciativas perdurables. A los integrantes de los Consejos de Administración un pensamiento de nuestro Honoris Causa Nelson Mandela: “Lo que cuenta en la vida no es el mero hecho de haber vivido. Son los cambios que hemos provocado en las vidas de los demás lo que determina el significado de la nuestra”

www.valencia.universidadeuropea.es 

Suscríbete a nuestra newsletter