5 claves para hacer un cambio de imagen corporativa

5 claves para hacer un rebranding

Antes de nada, es necesario saber que una imagen corporativa es la forma en la que consumidores, clientes, proveedores, trabajadores perciben tu empresa y lo que piensan de ella. Es decir, se trata de lo que transmitimos a los demás y cómo se posiciona nuestra empresa.

Un cambio de imagen corporativa, o rebranding, se puede deber a diversos factores como el lanzamiento de un nuevo producto o servicio o la decisión de atraer un nuevo tipo de clientes conservando los que ya se tienen.

Cuándo hacer un rebranding

Una de las razones por las que puede darse un rebranding es cuando la empresa tiene cierto recorrido y, tras cierto tiempo, la imagen se queda desfasada y ya no responde a las necesidades del cliente actual. Por ejemplo, una empresa textil que se dedique a la moda juvenil, tendrá que adaptarse a las tendencias del momento cada poco tiempo.

Otra buena razón para hacer un cambio de este tipo es cuando la imagen no es acorde a lo que se quiere transmitir. Por ejemplo, una empresa que quiere posicionarse como innovadora y tiene la misma web desde más de una década.

Una empresa establecida que quiere desarrollar nuevos productos o explorar nuevos nichos de mercado también necesitará adaptar su marca. En este caso, la empresa puede llevar a cabo un rebranding parcial de su marca para hacerla atractiva a los diferentes clientes que conviven bajo un mismo paraguas.

Otro caso de uso del rebranding es cuando el mercado empieza a ser maduro y cada vez hay mayor competencia. Ante multitud de opciones para el consumidor, las marcas necesitan diferenciarse y potenciar su propósito y filosofía.

Por último, es habitual cambiar tu identidad de marca por razones empresariales o de negocios. Una expansión de la empresa, una fusión entre dos o más marcas, una internalización o una nueva línea de negocio, son algunos ejemplos.

Pasos para hacer un rebranding

A continuación, te proponemos una serie de aspectos básicos a tener en cuenta para cambiar la imagen corporativa de tu empresa y empezar a transmitir un nuevo mensaje:

Escucha a tus clientes

Saber lo que opinan tus clientes sobre la empresa y tenerlo en cuenta a la hora de diseñar la nueva imagen va a ser fundamental para que tengas éxito. Analiza los comentarios en las redes sociales, las costumbres de compras, las quejas etc. Todo esto te servirá para saber cómo debe ser tu nueva imagen y qué mensaje debes comunicar.

Piensa cómo quieres que sea el cambio

El cambio de imagen corporativa puede ser total o parcial. En este sentido debes tener cuidado y considerar la trayectoria de tu empresa. Fíjate en que las grandes empresas suelen hacer ligeros cambios en sus logos, pero el mensaje que transmiten es el mismo, puesto que ya tienen una historia y una gran cartera de clientes.

Identifica tu mensaje

En base al análisis de las necesidades y comentarios de tus clientes podrás elaborar un mensaje en el que se basará la imagen corporativa y que dará una solución a esas necesidades.

Haz participar a tus seguidores en las redes sociales

Una vez que tengas clara la imagen que quieres transmitir y empieces el diseño puedes hacer pruebas en las redes sociales e involucrar a tus seguidores en las decisiones a tomar. Por ejemplo, les puedes pedir que te ayuden a decidir qué logo elegir.

Actualiza tus perfiles en las redes sociales

Ya tienes tu nueva imagen de marca y es hora de que los perfiles en las redes sociales sean coherentes con esa imagen, así que ponte manos a la obra y modifícalos para que sean uniformes, tengan fotos profesionales y de calidad y transmitan el mensaje que hayas elegido.

Para tener éxito en el cambio y hacerlo correctamente es recomendable contratar los servicios de un experto en ese campo que te oriente sobre los pasos a seguir, el tipo de mensaje que puedes transmitir y cómo hacer el cambio para que tenga éxito.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.