Un gráfico que representa la productividad de una empresa

¿Qué es la productividad, cómo se calcula y qué efectos tiene sobre la empresa?

La medición de la productividad es un indicador de valor que nos permitirá saber si algo se está haciendo de la manera correcta o no. El uso de este indicador nos permite evaluar el desempeño de la empresa. A la vez que, nos ayuda a ver cuál es nuestra posición con respecto a las metas fijadas por la organización. Además, también es una de las medidas más importantes para evaluar el trabajo humano, el nivel de desarrollo económico y la competitividad de las empresas.

Cuando se tiene y se gestiona un negocio, algo que no podemos perder de vista es la productividad de este. Cada empresario debe conocer y estar completamente familiarizado con las prácticas que pueden alterar este indicador hoy en día. Así como también con los diferentes métodos y recursos generalmente utilizados para mejorarla. Sin embargo, para aquellos emprendedores que tal vez aún no tengan muy claro este concepto y cómo se relaciona con la empresa, trataremos de aclarar lo mejor posible qué es la productividad.

¿Qué es la productividad?

En primer lugar, debemos tratar de establecer claramente qué es, en qué consiste y a qué se le denomina productividad en una empresa. Teniendo claro este concepto nos será más sencillo profundizar en otros aspectos, como, por ejemplo: cómo se calcula, y cómo podemos mejorarla. Conocer la eficiencia en el desempeño humano y mecánico, nos dará el conocimiento de lo productiva que puede ser una empresa. Veamos a continuación la definición de lo que es productividad.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

La productividad es un indicador económico que nos permite calcular y evaluar la capacidad que tiene la empresa de utilizar sus recursos disponibles para producir bienes o servicios rentables. Su cálculo nos permite ver cómo una empresa convierte insumos, como mano de obra, materiales, maquinaria y capital, en bienes y servicios o producción en un periodo de tiempo determinado. En pocas palabras, la productividad es lo que mide el desempeño de una organización y las empresas pueden utilizarlo para evaluar su progreso.

¿Cómo se calcula la productividad?

El proceso básico de producción de cada empresa parte del principio de la inversión de insumos, capital, mano de obra, tiempo (horas de trabajo) y maquinarias o equipos utilizados. Todo esto con el fin de obtener un resultado al final del proceso de creación o transformación de bienes, servicios o productos rentables para la empresa. Calcular cómo de productiva es una empresa, matemáticamente hablando, es hallar la relación existente entre la inversión de todos estos insumos y el producto final obtenido.

Lo cual se logra al presentar estos factores en unidades de medición cuantificable de forma numérica. Y esta relación la podemos calcular dividiendo el número de unidades producidas o los resultados obtenidos en el proceso productivo, entre las unidades que representan cada factor o recurso utilizado (humano, mecánico, financiero, o de tiempo), en la inversión realizada para obtener dichos resultados. De esta manera podremos calcular la productividad segmentada de los diferentes factores que intervienen en la producción y/o la productividad global de la organización.

¿Qué es la mejora de la productividad?

Mejorar la productividad consiste en obtener un incremento en la cantidad de los productos o servicios obtenidos manteniendo el mismo nivel de inversión. O también puede ser mantener los mismos niveles de producción reduciendo las unidades de inversión. Es decir, cualquier cambio que conlleve un mejor aprovechamiento de los recursos de la empresa sin desmejorar los niveles de producción de bienes o servicios, podemos asumirlo como una mejora en este indicador. Dicho de otra forma, mayor rendimiento con menor inversión.

Existe una serie de aspectos que se deben tener en cuenta si se quiere mejorar la productividad de la empresa. Estos aspectos están ligados estrechamente al desempeño de los diferentes factores que intervienen en el proceso productivo de la empresa. Por otro lado, el éxito de las empresas está directamente relacionado con sus niveles de productividad. La eficiencia con que se invierten sus recursos para producir bienes, el precio al que se pueden vender sus productos y la cantidad de productos que se pueden vender.

¿Cómo se puede mejorar la productividad de una empresa?

En primer lugar, se debe tener muy claro que mejorar la productividad de la empresa es parte del proceso productivo. Y, como tal, genera ciertos costes a la organización. La buena noticia es que estos costes que en muchos casos pueden parecer elevados a corto plazo traerán un incremento de la productividad generalmente a medio o largo plazo. Aunque en muchos casos el resultado también se puede apreciar en el corto plazo y casi siempre mayor a la inversión realizada.

Los cambios simples en el proceso de operación de las empresas a menudo pueden mejorar este indicador. Sin embargo, se pueden lograr los máximos beneficios mediante la implementación y el uso de nuevas tecnologías que, a su vez, pueden requerir nuevos equipos o software de computadora. Otro aspecto primordial es la formación y preparación del personal. Una mejor gestión del personal puede aumentar la productividad de forma importante. Y, por supuesto, no podemos pasar por alto la gestión de una buena dirección o gerencia.

¿Qué es mejorar la productividad de los empleados?

Para cualquier empresa o negocio, uno de sus activos más importantes son sus empleados, sin ellos no hay empresa. Desde un punto de vista personal, los empleados pueden hacer bien su trabajo y obtener un alto nivel de productividad. Desde el punto de vista organizacional, si los empleados se involucran en actividades innecesarias, su productividad puede ser nula o negativa. Por esta razón la empresa debe velar por asignar a cada empleado las funciones, acorde a sus capacidades y su preparación.

Mejorar la productividad de los empleados requiere prestar atención a ciertos aspectos primordiales, que afectan a su desempeño. Es necesario conocer al personal, su motivación y sus necesidades. Esto ayudará a determinar qué condiciones se deben mejorar en el ambiente laboral con el fin de mejorar la productividad de cada uno de ellos. Aspectos como ofrecer apoyo cuando sea necesario, mejorar el entorno laboral y reducir las distracciones, contribuirán a mantener un equipo de trabajo enfocado, motivado y feliz. Dispuesto a hacer un mayor esfuerzo por la empresa.

¿Cómo calcular la productividad de una máquina?

La maquinaria es uno de los factores que intervienen en el proceso productivo de la empresa. Como tal es necesario poder calcular su productividad al igual que con los demás factores. Sabemos que la productividad de los factores de producción la obtenemos de dividir la cantidad producida entre el número de factores que intervienen en el proceso productivo en un tiempo determinado. Sin embargo, cuando se trata de la maquinaria debemos referirnos al OEE (Overall Equipment Effectiveness), o el análisis de la eficiencia global de una máquina.

El OEE es un indicador porcentual que nos permite conocer el aprovechamiento efectivo de la maquinaria tomando en cuenta tres factores. En su cálculo, se tienen en cuenta tres indicadores básicos: la disponibilidad de equipos para la producción, el rendimiento de los equipos y la calidad de la producción en los equipos. Al calcular estos indicadores, se tienen en cuenta las pérdidas de tiempo y rendimiento (tiempo de inactividad, ralentización de la producción, etc.), así como las pérdidas causadas por la mala calidad de la producción.

¿Qué mide la productividad global?

Hasta ahora nos hemos referido al cálculo de la productividad por factores de producción. Pero también es necesario saber qué es y qué mide la productividad global. Para empezar, la podemos definir como un indicador que nos enseña la situación real de la empresa con respecto a sus metas y al aprovechamiento de sus recursos. Mediante el cálculo de la relación existente entre lo producido y el total de los diferentes factores de producción invertidos en el proceso productivo.

La productividad global (PG), mide el valor de la producción total en un tiempo determinado con respecto al coste de los factores productivos necesarios utilizados para producirlo. Es decir, el cálculo de la productividad global no se basa en unidades producidas, ni tiene en cuenta las unidades del factor de producción invertido. Su cálculo toma como base su valor monetario. Productividad Global = Valor total de la producción (€) / Coste total de la producción (€)

¿Cuál es la fórmula de la productividad?

Podemos representar la forma de calcular la productividad mediante la siguiente fórmula: Productividad = Unidades producidas / Insumos invertidos. Esta fórmula nos permite calcular el índice de productividad individual, por cada empleado, máquina, unidad de tiempo, unidad de capital invertido o global para toda la empresa. Los resultados obtenidos nos permitirán determinar de forma clara y precisa cuál o cuáles de los factores de inversión no están arrojando los resultados esperados. Posibilitándonos ubicar las debilidades de la empresa y aplicar los correctivos necesarios.

La fórmula de productividad ilustra cómo una empresa puede producir más unidades por hora por empleado, máquina o material utilizado. Los resultados obtenidos mostrarán claramente lo que debe mejorarse dentro de la empresa en el proceso productivo. Cuando una empresa logra incrementar su producción manteniendo una inversión estable de sus insumos (capital, materiales, mano de obra y tiempo invertido). O logra mantener estables sus niveles de producción reduciendo su inversión en estos insumos, podemos decir que tiene una mayor productividad.

Ejemplos de cómo se calcula la productividad

Veamos a continuación un par de ejemplos de cómo se calcula la productividad: En una línea de producción de empaquetado de jabones de baño con 3 empleados, se producen 250 unidades de jabón empaquetado por hora. Si aplicamos la fórmula Productividad = Unidades producidas / Unidades de factores de producción. Tendríamos entonces que: Productividad = 250 / 3. La productividad de cada empleado sería de 83.33 jabones por hora. En este ejemplo estamos determinando la productividad de cada empleado en un periodo de tiempo de una hora.

Del mismo modo podemos calcular la productividad en función del tiempo. Por ejemplo, si la misma línea de producción empaqueta 4000 jabones en un turno de 8 horas calcularíamos la productividad de la línea de producción con relación al factor tiempo de la siguiente manera: productividad = 4000 / 8 horas. Lo que nos daría como resultado que la productividad de la línea es de 500 jabones por hora de producción. De esta manera podemos calcular la productividad de los empleados en el primer caso y de la línea de producción en el segundo.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.