Marketing Directo

¿Cómo hacer un plan de marketing directo para tu empresa que sea exitoso?

Cuando se trata de marketing, no existe algo como una “fórmula perfecta” que sirva en todas las situaciones. Sin embargo, sí hay pasos y recomendaciones que funcionan en la mayoría de los casos, y te permiten formular un plan estructurado y razonable. Por supuesto, siempre es necesario aplicar tus conocimientos del mercado y del público en concreto para adaptarlo a tus requerimientos. Si quieres saber más sobre cómo hacer un plan de marketing directo con probabilidades de éxito, no te pierdas este artículo.

¿Cómo hacer un plan de marketing directo?

Los mercados actuales son sumamente competitivos y pueden cambiar rápidamente. En consecuencia, las empresas deben afrontar constantes retos en relación con nuevos competidores, tendencias de consumo, modernización de las tecnologías y estrategias de publicidad. Estas deben adaptarse a un consumidor que cambia periódicamente sus expectativas y hábitos de interacción con las marcas. Por todo esto, la formulación de tus estrategias de marketing no debe tomarse a la ligera. Para guiarte con este desafío, hemos preparado algunos pasos sobre cómo hacer un plan de marketing directo:

1. Analiza la situación

En primer lugar, siempre debes partir de un análisis concienzudo de la situación. Una técnica popular y eficiente es el análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) porque te permite hacer un estudio del panorama general. En el caso del marketing, las fortalezas se orientan a tus ventajas competitivas y las debilidades a las carencias de tu marca o empresa, mientras que amenazas serían todos aquellos factores externos que representan alguna amenaza y las oportunidades son los factores externos que te pueden beneficiar.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

2. Estudia y segmenta tu mercado

Aunque es esencial realizar un estudio del entorno competitivo, ten presente que tu buyer persona no tiene por qué ser idéntica a la de tus competidores. Explora el público al que se dirigen tus productos o servicios, analiza en profundidad sus necesidades, preferencias, deseos y preocupaciones. Investiga sus hábitos de compra y consumo, así como los canales virtuales donde puedes encontrarlos. Con todo esto a mano, podrás realizar una segmentación que te permita desarrollar mensajes que creen afinidad en el público y capturen su atención.

3. Organiza tu base de datos

La organización y la esquematización serán buenas amigas para el momento de preguntarte cómo hacer un plan de marketing directo nuevo. Procura recopilar y ordenar la información de tus clientes potenciales y reales bajo esquemas que te permitan leer y filtrar rápidamente, para obtener los datos que necesitas en un momento dado. También es importante obtener y almacenar la información de contacto de tus clientes para futuras iniciativas de publicidad, reenganche o esfuerzos para el desarrollo de la fidelidad.

4. Define objetivos claros, realistas y medibles

Una vez que visualices el panorama, así como la información sobre tu público segmentado, entonces podrás definir objetivos coherentes y realistas. Un método que puede funcionarte es el SMART, que te indica que los objetivos deben ser siempre: específicos (Specific en inglés: formular objetivos concretos y evitar ambigüedades), Medibles (debemos poder medir los resultados para saber si cumplimos los objetivos), Alcanzables (ser realistas con las posibilidades de conseguirlos con nuestros recursos actuales), Relevantes (enfocarnos en metas relevantes para las conversiones) y con un Tiempo límite definido.

5. Define las características de tu estrategia

Define todas las estrategias que componen tu nuevo plan. Para asegurarte de cubrirlo todo, puedes guiarte con las 4P del marketing:

  • Producto: Evalúa si tus productos requieren cambios, actualizaciones del empaque, relanzamientos, etc.
  • Precio: Retoma lo que analizaste de tu competencia, compara tus precios de lanzamiento y de tus productos existentes.
  • Promoción: Definir qué hacer y cómo para dar publicidad a tus productos en medios digitales y/o tradicionales.
  • Plaza: Referida a los canales de distribución, plazos de espera, ventas, gastos de envío y similares.

6. Define el canal (o canales) y formula mensajes personalizados

Luego, es momento de afinar los detalles de tu estrategia de publicidad. Ahora que tienes definidas tus fortalezas y las de tus productos, así como un perfil de consumidor bien digerido, puedes crear mensajes concisos y poderosos que capturen la atención de tu público, creando afinidad y sensación de necesidad para lograr conversiones. También, debes establecer en qué medio o medios lanzar tus campañas y adaptar tu mensaje a cada canal, así como establecer tus métodos para recoger información a través de cada medio.

7.  Mide, evalúa y adáptate

Una vez que pongas en marcha la campaña, debes darle seguimiento a todo lo que ocurre. Supervisa y recopila los resultados a través de las técnicas de cuantificación que hayas definido antes, y contrasta con los objetivos que te habías planteado. Dependiendo de lo que obtengas, puedes concluir la eficiencia de la campaña en curso y tomar nuevas decisiones. La compilación constante de información también es de gran valor para poder reaccionar y adaptarte a tiempo a lo que ocurra en el entorno.

 

IMSKE-artroscopia
IMSKE-artroscopia
ECO3-octubre-2021

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.