Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Rankings Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Marketing Digital

¿Cuál es el objetivo del marketing directo dentro de una empresa?

Las estrategias de marketing son esenciales para incrementar la competitividad y las conversiones de una empresa. Una de las estrategias más relevantes es el marketing directo, que busca una comunicación directa con el público objetivo. Además, se aplica a través de medios que permiten cuantificar la respuesta obtenida, así como obtener información adicional relevante para el departamento de marketing. Por todo esto, es recomendable conocer cuál es el objetivo del marketing directo para definir una buena estrategia de implementación.

En Economía 3 te contamos todo lo que necesitas saber sobre el marketing, su historia, su variantes y su utilidad, entre otras cosas.

¿Cuál es el objetivo del marketing directo?

El principal objetivo del marketing directo es convencer al público de que realice una acción. Dicha acción no necesariamente debe ser una venta, también puede ser un registro, suscripción, descarga o contacto para solicitar más información. En todo caso, es importante medir el nivel de reacción obtenido una vez que se implementa la campaña de marketing directo. Los datoos recopilados son valiosos, dado que sirven para evaluar el éxito de la estrategia aplicada. Y, adicionalmente para labores posteriores de análisis, segmentación y formulación de nuevas estrategias.

Una vez que conocemos cuál es el objetivo del marketing directo, podemos afirmar que se trata de establecer un “diálogo” con el público seleccionado. Después de todo, al perseguir activamente una respuesta medible a través de llamados a la acción, se obtiene un intercambio bilateral de información conveniente para ambas partes. Por supuesto, también pueden mencionarse objetivos más comerciales que se respaldan en el marketing directo. Estos están orientados principalmente al incremento del número de clientes potenciales y la fidelización de los consumidores ya existentes.

Medios utilizados para el marketing directo

Como se mencionó, los medios de marketing directo deben permitir la cuantificación de la respuesta obtenida. Por este motivo, la empresa debe ser capaz de contabilizar tanto el número de visualizaciones de la campaña, como la cantidad de consumidores que respondió al call-to-action. Dentro del marketing digital, los medios más utilizados son el email marketing, la mensajería instantánea y los banners. Por otra parte, dentro de los medios más tradicionales destacan el correo postal tradicional (cupones, folletos…) y las llamadas telefónicas.

Tras saber cuál es el objetivo del marketing y comprender la importancia de obtener el máximo nivel de respuesta, podemos advertir lo importante de elegir un medio de contacto apropiado. La elección de un medio de comunicación sobre otro, o bien de una estrategia multicanal, depende intrínsecamente del público objetivo y sus características. Para elegir con acierto el canal de la campaña, debemos conocer y segmentar adecuadamente al público. También es necesario saber en qué medios podemos encontrarle y cuál es su comportamiento de compra.

Conseguir respuestas con mensajes persuasivos

Elegir el medio adecuado para el público es importante, pero también lo es el contenido del mensaje que se transmite. Dado que el éxito de la campaña de marketing directo depende del nivel de respuesta, el mensaje debe hacer un buen trabajo, convenciendo al receptor de realizar la acción que deseamos. Por ende, el contenido debe ser persuasivo y dirigido a obtener una respuesta específica. Claro está, sin perder la oportunidad de comunicar sobre los beneficios del producto/servicio, así como promociones, ofertas y novedades de interés.

Los componentes del mensaje (como el contenido, el lenguaje y el diseño) deben estar enfocados a un público correctamente segmentado. De hecho, es muy conveniente que los receptores seleccionados para una campaña de marketing directo hayan demostrado algún interés por los productos o servicios que ofrece la empresa. E incluso con la certeza de este interés, la personalización del mensaje aumenta las posibilidades de capturar verdaderamente la atención del potencial cliente, y así poder alcanzar la conversión deseada.

Beneficios del marketing directo

La mejor retroalimentación que puede recibir una empresa proviene de su público. A fin de cuentas, son los clientes quienes pueden comunicarnos qué hacemos bien o qué podemos mejorar como organización. Ellos nos permiten saber cómo optimizar los productos y servicios para satisfacer sus expectativas. Teniendo esto en mente, es fácil comprender que una campaña de marketing directo bien ejecutada, en conjunto con un profundo análisis de la data recopilada tras la implementación de la misma, puede ser una excelente fuente de información.

Otra de las ventajas del marketing directo es que resulta más fácil de medir, pues es posible cuantificar con más exactitud el número de personas que recibieron/visualizaron la campaña. De esta manera, se puede comparar con la cantidad de respuestas obtenidas, además de gozar de una velocidad de respuesta mayor. En contraparte, evaluar el desempeño de las estrategias de marketing indirectas es complejo, por ejemplo, bajo estimaciones con respecto a los resultados globales de la empresa, sin poder excluir las numerosas variables que pueden intervenir en las ventas finales.

Saber cuál es el objetivo del marketing directo nos da la ventaja de dirigir la campaña a consumidores en específico, y tomando en cuenta que posiblemente tengamos más información sobre el público objetivo, es posible emitir mensajes personalizados. Esto se traduce en más probabilidades de éxito que las campañas poco personalizadas. Así también, nos beneficiamos del feedback para actualizar nuestra base de datos y mejorar las estrategias en curso o futuras.  A su vez que consolidamos relaciones más cercanas con el público y fomentamos la fidelización.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.