Gasoductos en España

Gasoductos en España ¿Cómo llega el gas natural a España?

¿Conoces los gasoductos en España? ¿Estás al tanto de la cantidad de procesos involucrados, necesarios para traer gas para el consumo ibérico? Aunque existen yacimientos y extracción gasífera, el 99% se importa de varios países productores (2 principalmente), llegando por medios diversos. Es toda una infraestructura desplegada a lo largo del país que abastece de gas a cada hogar o industria que lo requiera. Así que, para saber más de este interesante tema, debes quedarte hasta el final.

¿Cómo y desde dónde llega el gas a España?

España es un gran consumidor y almacenador europeo de gas natural, pero su capacidad de producción es casi inexistente, comparado con su demanda. Por lo tanto, requiere para su consumo interno abastecerse de diversas fuentes, siendo la más representativa la importación como gas licuado (GNL). El gas licuado, transportado por vía marítima, representa el 53,1% del consumo nacional. El resto se obtiene a través de gasoductos en España, que ingresan al país en varios puntos de la geografía, aportando un total de 46,9%.

Los países que más gas comercializan para el consumo español son Estados Unidos y Argelia y en menor medida Catar, Nigeria, Guinea, Trinidad y Tobago, entre otros. Desde Estados Unidos se realiza el envío por medio de transporte marítimo, en buques gasíferos que descargan principalmente en Mugardos (localizada en A Coruña). En la actualidad, su participación como proveedor de GNL ha aumentado en proporciones nunca antes vistas. Para complementar el abastecimiento, Argelia y otros países africanos lo hacen por medio de gasoductos dispuestos para tal fin.

¿Dónde están los gasoductos en España?

Algunos productores gasíferos se encuentran cerca, lo cual ha hecho que se construyan grandes tramos de gasoductos en España, llamados puntos de conexión internacional. El mayor proveedor por tubería es Argelia, país adyacente a Marruecos. Lo hace por medio de dos gasoductos sureños: Tarifa – Tánger (Magreb) y el Almería – Argelia (Medgaz). En el 2021 hubo una reducción del suministro, debido a que el gasoducto Magreb, que conecta Tarifa con Tánger, fue cerrado. Por lo tanto, Argelia solo pudo suministrar por el gasoducto Medgaz y por vía marítima.

En cuanto al suministro gasífero por el norte, cuenta con dos gasoductos denominados Irún y Larrau (país vasco y Navarra respectivamente), que discurren a través de los Pirineos franceses. Inclusive, existe un nuevo proyecto, pero aplazado, llamado gasoducto Midcat, para duplicar la capacidad instalada de transporte entre España y el continente europeo. Los últimos puntos de conexión internacional provienen de Portugal. El primero está localizado en Badajoz (conectado con Córdoba) y el segundo, más al norte, en la región de Tuy (conectado a Pontevedra).

¿Dónde están las plantas de regasificación en España?

En este punto te sorprenderá saber que España es el país de Europa que tiene la mayor capacidad de almacenamiento y regasificación. De las 22 plantas que se encuentran en el continente, 7 de ellas pertenecen al territorio ibérico, y 6 de ellas están totalmente operativas. Cada una de ellas cumple la función de recibir gas licuado y convertirlo nuevamente en gas natural. Más aún, es un país estratégico e interconectado, que puede servir como puerto de entrada de gas para todo el continente.

Las plantas de regasificación españolas pertenecen a 4 consorcios encargados de su operatividad y administración. Enagas administra las siguientes plantas: Barcelona, la más antigua de Europa; Huelva, Cartagena y Gijón (llamada Musel, en hibernación desde 2012). También participa de forma accionaria junto a las otras empresas para administrar las demás plantas. BBG es la administradora de la regasificadora de Bilbao. Saggas, se encarga de la operación y administración de la planta Sagunto. Por último, Reganosa, es la operadora de la planta de Mugardos.

¿Qué hace la planta regasificadora?

Una planta regasificadora forma parte de un proceso intermedio en la cadena de distribución de gas, desde los yacimientos hasta los consumidores finales. Es la encargada de recibir el despacho de gas natural licuado (GNL) que entra por vía marítima. Estas plantas se ubican en locaciones cercanas o dentro de puertos principales. Una vez que el buque atraca, el gas se recibe a baja temperatura (-145 °C) y en estado líquido. Para su almacenamiento previo, se introduce en tanques especiales, hechos con acero criogénico, perlita y recubiertos con acero y hormigón.

En este estado no puede transportarse a través de la red de distribución (gasoductos). Es necesario realizar un aumento de la temperatura, por medio de un proceso controlado de vaporización con agua de mar. Con la vaporización, la temperatura sube desde -145 °C hasta 0 o 10 °C. Se requieren grandes cantidades de agua para este proceso; por tanto, la ubicación portuaria es la mejor alternativa. Luego, pasa hacia un sistema de regasificación, regulación y odorización, esta última para agregar compuestos que permitan su detección en caso de fugas.

Red de gasoductos de España

En el interior del país, también existe una amplia red de distribución por gasoductos que recorren toda la geografía nacional. Son más de 11.369 km de tuberías primarias que suministran gas a las diferentes regiones, con presiones entre los 72 y 80 bar. Todos están interconectados a su vez con un total de 19 estaciones de compresión y transporte, que mantienen este parámetro constante. Aunque la red de distribución interna es mucho más grande, contando centros de conexión, regulación y medición.

Uno de los puntos que mencionamos al principio es que la península ibérica cuenta con la infraestructura más grande de Europa para el aprovisionamiento gasífero. Son más de 3.31 millones de pies cúbicos que se pueden almacenar en depósitos subterráneos repartidos en puntos geográficos: Yela, Gaviota y Serrablo. Estos puntos permiten un abastecimiento constante y realizar ajustes pertinentes de temporadas de la oferta en función de la demanda. Los sitios de almacenamiento son formaciones naturales de antiguos yacimientos, donde se deposita el gas a una profundidad de 1000 metros.

¿Cuánto gas tiene España?

Por último, ¿sabías que España si cuenta con el recurso gasífero necesario para su consumo? Bajo nuestros pies, yacen más de 1.3 bcf (billones de pies cúbicos). Es una cantidad suficiente para abastecer el mercado con el consumo actual por unos 40 años, disminuyendo su necesidad de importación y dependencia. La región más favorecida de este recurso es el norte, entre Asturias y Los Pirineos, así como en las Islas Canarias. No obstante, este recurso tiene algunas limitaciones legales, que impiden a compañías del sector su explotación y consumo.

En el caso de Canarias, el tema tiene más que ver con la parte del daño medioambiental. En las demás regiones, en el año 2021 fue aprobada la ley de cambio climático, muy controvertida. Esta nueva normativa cerró la posibilidad de explotar y abastecer el mercado con el recurso propio. El propósito primario es reducir la producción de gases de efecto invernadero, en especial el CO₂. Asimismo, para el 2050, el país deberá producir electricidad con fuentes alternas de energía (menos el gas).

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.