broker inmobiliario
Adelanto

Adelanta tus rentas e incrementa tu patrimonio

Broker inmobiliario: ¿Qué es, qué hace y cuándo hay que contratarlo?

La expansión del mercado inmobiliario, estrechamente ligada a la evolución económica general, ha puesto de manifiesto nuevas oportunidades profesionales y tendencias laborales. Entre las figuras clave de este sector, está el broker inmobiliario.

Este profesional tiene el importante papel de ofrecer un servicio profesional capaz de interpretar la transformación de los modelos de negocio que afectan al mercado inmobiliario, para responder de forma estratégica y eficaz a las nuevas tendencias.

Pero, ¿Qué es, qué hace y cuándo hay que contratarlo? Conoce aquí las respuestas a esas interrogantes.

¿Qué es un broker inmobiliario?

Para entender en esencia lo que hace un broker inmobiliario, es importante saber antes que nada cómo se define esta figura profesional.

El broker inmobiliario conecta a vendedor y comprador, en una conexión necesaria para la tendencia del mercado inmobiliario.

Es la figura principal que intercepta las necesidades de las dos partes y establece una conexión jugando en la relación demanda – oferta. Sus funciones se proyectan en el ámbito económico, burocrático y arquitectónico, para atender a los vendedores de propiedades y compradores y hacer que se pongan de acuerdo.

En pocas palabras: el broker inmobiliario es el que intercede entre dos partes poniéndolas en relación para celebrar un trato sin pertenecer ni estar ligado por relaciones profesionales de colaboración, representación o dependencia a ninguna de estas partes.

Este último requisito es de fundamental importancia para realizar una negociación legal y no incurrir en sanciones legales. Esta figura profesional estudia las necesidades de las dos partes y entra en negociaciones para garantizar una asistencia transparente y específica

¿Para qué sirve un broker inmobiliario?

Un broker inmobiliario realiza todas las gestiones y acciones que permitan alcanzar determinados objetivos económicos.

En realidad, sus funciones hoy en día se refieren a una multiplicidad de aspectos, que van desde las inversiones de marketing hasta la gestión de las prácticas administrativas: por lo tanto, es un profesional con capacidad para administrar los recursos humanos y comerciales que actúa en un campo altamente remunerado.

Diferencias entre broker y agente inmobiliario

Principalmente, la diferencia entre un agente inmobiliario y un bróker es que el agente, que también es un profesional del sector, se especializa en los negocios y las finanzas y aconseja a compradores y vendedores para la comercialización y la compra de propiedades.

Por su parte, el broker actúa más como un intermediario entre diferentes alternativas inmobiliarias, bien sea para el uso o inversión en bienes raíces.

¿Qué hace un broker inmobiliario?

Muchas veces pensamos que el broker inmobiliario es una persona que simplemente se ocupa de vender o alquilar casas.

En realidad, entre las actividades del broker inmobiliario hay muchas cosas fundamentales para el éxito de las negociaciones entre vendedores, compradores y arrendatarios realizadas, de tal forma que las operaciones finalicen siempre en las mejores condiciones para todos.

Las funciones que desempeña en el ejercicio de su profesión son múltiples y pueden resumirse en las siguientes:

  • Acciones de marketing aplicadas al mercado inmobiliario;
  • Redacción de anuncios útiles para la promoción de los inmuebles cuya venta o alquiler gestiona;
  • Valoración de inmuebles con base en estimaciones derivadas del mercado inmobiliario;
  • Operar como intermediario, recibiendo ofertas y presentándolas al dueño del inmueble;
  • Atención de todos los trámites burocráticos relacionados con la escritura de compraventa o alquiler;
  • Realizar visitas a las propiedades con personas interesadas en comprar, describiendo con precisión y honestidad las fortalezas y debilidades de la estructura.

El broker inmobiliario debe ser claramente un vendedor hábil para concluir las ventas, conociendo así todas las técnicas de conducción y cierre de una negociación.

Sin embargo, al mismo tiempo debe poseer excelentes habilidades de mediación, para acercar los intereses de quienes compran y quienes venden.

Igualmente, debe conocer a la perfección todas las reglas que regulan el mercado inmobiliario para poder brindar un asesoramiento confiable y proteger a ambas partes de la negociación de sorpresas inesperadas.

¿Cómo ser broker inmobiliario?

Para ser un broker es necesario contar con experiencia en bienes raíces y una amplia red de contactos. La mayoría de las veces los brokers han trabajado primero como agentes inmobiliarios.

Para ser broker inmobiliario necesitas tener conocimientos avanzados del sector inmobiliario y de la legislación vigente, ya que de esta manera puedes realizar las funciones profesionales con plenas garantías para tus clientes.

Adicionalmente, debes prepararte y tener conocimiento en diferentes áreas tales como:

  • Gestión inmobiliaria.
  • Derecho civil y mercantil.
  • Marketing.
  • Derecho de los consumidores.
  • Registro de la Propiedad.
  • Hipotecas.
  • Legislación sobre alquileres y Ley de la Propiedad Horizontal.
  • Tasaciones y valoraciones inmobiliarias.
  •  Código deontológico y buena praxis para profesionales inmobiliarios.

¿Cuánto gana un broker inmobiliario?

Este profesional puede ganar entre los 13.000 € y los 41.000 €. Estas ganancias dependen de diferentes aspectos como el tamaño de la empresa donde trabaja y la responsabilidad que le sea asignada.

¿Cuándo conviene contratar un bróker inmobiliario? 

Estos son algunas de las circunstancias en las cuales te conviene contratar un broker inmobiliario:

  • Cuando quieres comprar o vender un inmueble y requieres de la asesoría para las gestiones legales, tributarias y las negociaciones.
  • Si estás pensando en invertir tu dinero en proyectos inmobiliarios y requiere la asistencia para obtener el mejor rendimiento de tu inversión.
  • Si te dedicas a la compra, venta o arrendamiento de inmuebles y no tienes el tiempo suficiente para gestionar toda la logística y el papeleo que esta actividad implica.