Inmobiliario
Adelanto

Adelanta tus rentas e incrementa tu patrimonio

El crowdfunding inmobiliario con el que convertirse en inversor con 250 euros

Civislend es una Plataforma de Financiación Participativa (PFP) regulada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). A ellos les gusta definirse como un crowdfunding inmobiliario especializado en estructuras de deuda. Denominado popularmente como crowdlending, nacen a finales de 2017 de la mano de unos socios especialistas en el sector inmobiliario, financiero y digital.

Su objetivo, afirman, es ofrecer a los inversores un modo transparente, sencillo y seguro de rentabilizar su capital y a los promotores una vía de financiación alternativa ágil para el desarrollo de sus proyectos.

«Básicamente somos una plataforma tecnológica que aglutina a sus inversores y les ofrece oportunidades de inversión inmobiliaria», explica Iñigo Torroba, CEO de Civislend.

¿Qué es un crowdlending?

-¿Pero qué es lo que hacéis exactamente en Civislend?

Básicamente lo que hacemos es poner en contacto ahorradores pequeños, medianos y grandes, con oportunidades de inversión inmobiliaria. Es un modelo de negocio que consigue democratizar la inversión inmobiliaria.

En el pasado, este tipo de inversiones se ha reservado a inversores institucionales debido a la dificultad de acceder al mercado o el tamaño de las inversiones que se requiere. Con este modelo lo que logramos es que, desde 250 euros, cualquiera puede invertir en un proyecto inmobiliario y aprovecharse de las rentabilidades que ofrece.

-Aseguráis que a partir de 250 euros cualquiera puede invertir. ¿Cómo funciona exactamente?

Nos gusta compararlo con el funcionamiento de un banco. Un proyecto inmobiliario se divide siempre en dos partes: los fondos propios que aporta el promotor o sus socios y después la financiación, ya sea bancaria o alternativa. Lo que hacemos es aglutinar a muchos pequeños ahorradores y convertir su dinero en un préstamos.

Con pequeñas aportaciones creamos una bolsa lo suficientemente grande de capital, vía deuda, para que vayan destinadas a los proyectos inmobiliarios. Por lo tanto, el inversor se convierte en deudor del promotor a cambio de una rentabilidad.

No va directamente relacionado con el volumen, aunque, por supuesto, aquel que invierta más tendrá un mayor retorno, aunque la rentabilidad es la misma.

Rentabilidad por encima del 7%

-¿Y qué rentabilidad estáis ofreciendo a vuestros clientes?

Estamos ofreciendo unas rentabilidades medias en el entorno del 8% o 9%. Por un lado tenemos que equilibrar el retorno al inversor con el coste al promotor. La rentabilidad sale de ahí, así que lo tenemos que revisar durante los próximos meses para tampoco cargar con sobrecostes a los promotores.

-¿Vive una época alcista la inversión inmobiliaria?

Lo que vemos es que venimos de unos años claramente alcistas, debido a la influencia de la crisis del Covid-19. En la actualidad, es cierto que se está viendo una estabilidad o, al menos, no un crecimiento tan acentuado como el que hemos vivido estos años.

Para nuestro modelo de negocio son buenos tiempos porque, aunque nuestro modelo de negocio puede convivir con los bancos, lo que hacemos es sustituirles. Con los bancos en un momento en el que cada vez son más restrictivos en términos de financiación, ahí entramos en juego nosotros y vivimos un momento muy positivo.

Agilidad en la capitalización

-¿Qué le ofrecéis a un promotor que no le ofrezca un banco?

Le ofrecemos una mayor agilidad y rapidez. Nosotros nos tenemos que pasar esos comités de riesgo tan estrictos que sí tienen los bancos. Somos más caros, pero a cambio ofrecemos mucha más flexibilidad.

Sobre todo lo que les ofrecemos es la capacidad de que tu proyecto salga adelante

Sobre todo lo que les ofrecemos es la capacidad de que tu proyecto salga adelante. Muchas veces el ritmo de la financiación bancaria puede suponer que el promotor acabe por hundirse. Nosotros ofrecemos agilidad en la respuesta de tiempos y en 2 o 3 semanas el promotor puede disponer de capital.

El futuro de la financiación alternativa

-¿Cómo veis el futuro del sector?

Pues como te decía, en la actualidad nuestro sector está funcionando muy bien. La financiación alternativa en España va a ir a más. Pese a que somos un país que tradicionalmente se ha financiado mediante bancos, esto está cambiando en la actualidad y vemos unas perspectivas muy buenas para el futuro.

-¿Y veis algún riesgo o reto por delante que debáis superar?

A nivel de compañía, el principal reto que vemos es lidiar con los competidores en un mercado con tantas oportunidades.

En Civislend, uno de nuestros objetivos es consolidar nuestro liderazgo en el crowdlending y ser capaces de mantener los tipos de interés que estamos ofreciendo al promotor que, para ser financiación alternativa, son muy competitivos. No es fácil, en el contexto en el que estamos, mantener estos tipos de interés para los promotores, pero para eso trabajamos día a día.

En la actualidad tenemos un proyecto abierto, de una residencia de ancianos en Tarragona. El promotor es Grupo Avintia y lo tenemos abierto en la actualidad, estando cercanos ya a completarlo. Funcionamos como una ronda de financiación, nos entran oportunidades de financiación, nuestro departamento de riesgos los analiza y finalmente lo lanzamos a fondear a la plataforma.