Domingo, 23 de Junio de 2024
Pulsa ENTER para buscar

¿Qué errores llevan al fracaso empresarial? La visión del asesor Benito Rodríguez

¿Qué errores llevan al fracaso empresarial? La visión del asesor Benito Rodríguez

Alrededor del 21,5 % de las empresas que se crean en España no superan el primer año de vida, mientras que el 44,7 % no llega a los tres años, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2021. ¿Qué errores llevan al fracaso empresarial? ¿Por qué unos negocios triunfan y otros no?

Estas son las preguntas que Benito Rodríguez Bouza, experto y asesor de estrategia, trata de responder en su libro ‘Estrategia 360, qué diferencia a las empresas que triunfan de las que quiebran’ (Marcombo, 2024), donde profundiza en qué es y cómo se desarrolla el pensamiento estratégico en la esfera empresarial.

A lo largo de más de dos décadas como consultor empresarial, Rodríguez ha ayudado a compañías en la creación e implementación de estrategias para potenciar sus resultados.

Los principales errores que llevan al fracaso empresarial

– Asegura que en España no hay cultura de la estrategia en las empresas, sobre todo en las más pequeñas. ¿Cuáles son los los principales errores estratégicos que se cometen y que llevan al fracaso empresarial?

El primer error es que no haya una concordancia entre los recursos que tú tienes, tus capacidades y lo que está pidiendo el mercado. Muchos se lanzan al mercado con una idea, pero sin un conocimiento profundo de cómo funciona el mercado. El mercado está constituido, por decirlo de una forma fácil de entender, por tres anillos concéntricos: el mercado, la propuesta de valor y la persuasión.

El mercado es el factor determinante siempre en las elecciones de una empresa. Si el mercado ve valor en nuestro producto, en nuestro servicio y en nuestra idea, es porque hay una necesidad real y, por tanto, hay muchas más probabilidades de triunfar. Por ejemplo, durante la pandemia, todas aquellas empresas que vendían papel higiénico, mascarillas o desinfectantes daba igual que lo hiciesen bien o mal, tenían garantizados unos resultados porque había un mercado que necesitaba esos productos.

La segunda clave es la propuesta de valor. Esto es qué ofrezco, cómo lo ofrezco, a qué precio y con qué funcionalidades. Y por supuesto, cómo marido el segmento de clientes al que me dirijo con lo que yo estoy ofreciendo al mercado, esa es la propuesta de valor.

Y la tercera clave es la capacidad de persuadir a mis clientes, esto es el marketing o las ventas.

El liderazgo en el triunfo de un negocio

– ¿Qué importancia tiene el liderazgo en el éxito o en el fracaso empresarial?

En el panorama empresarial que tenemos en España, el 94 % son microempresas que tienen una media de dos trabajadores. Solo el 0,16 % de las empresas pasa de los 250. Entonces, para el grueso del ecosistema empresarial español, el liderazgo no sería algo crítico, ya que a veces estas microempresas están compuestas solo por el fundador y una persona más.

En las grandes corporaciones hay un equipo, hay una estructura y, en esos casos, el liderazgo o el ser capaz de reconducir todas las aspiraciones de los trabajadores con la misión y visión de la empresa juega un papel prioritario. Sin embargo, para el grueso del ecosistema español, el liderazgo es importante en términos generales, pero no es la razón principal que nos lleva a los resultados que tenemos en España tan malos, con 25.000 cierres de empresa anuales.

La innovación, fundamental para despuntar en el mercado

– ¿Y qué papel juega la innovación y la tecnología en la estrategia empresarial?

La innovación siempre es importante porque supone dejar de hacer lo que están haciendo otros. Es creatividad, es usar algo nuevo o diferente. El problema, y volvemos un poco a lo de antes, es que es complicado fomentar la innovación en el tejido empresarial. ¿Por qué? Al ser empresas tan pequeñas tienen mayores dificultades de acceso a financiación o intereses más altos, y les resulta más complicado retener el talento.  Entonces sí, es importante la innovación, pero cuesta mucho en España por la propia estructura del ecosistema empresarial.

Ahora bien, en esas medianas y grandes empresas, la innovación es fundamental porque supone buscar ese punto disruptivo en el que te diferencias del resto. La Inteligencia Artificial sí o sí va a tener que ser adoptada por todas estas empresas porque simplifica la parte de automatización. La parte de generación de contenidos es una parte que es excepcionalmente útil y quien no se suba al carro indudablemente va a tener problemas.

Adaptarse a los cambios, ¿clave para evitar el fracaso empresarial?

– Vivimos en un contexto económico muy volátil. ¿Qué importancia tiene la capacidad de adaptación al cambio? 

Es absolutamente fundamental. Hay cuatro factores críticos: el entorno económico, el social, el tecnológico y el legal. El propio sistema empresarial español está sujeto a toda esta panoplia de potestades legislativas en las distintas comunidades autónomas, algo que se hace complicado para las empresas.

Esta es una de las reivindicaciones constantes de las pequeñas empresas a las que les resulta difícil estar constantemente adaptándose a la legislación estatal o autonómica donde se encuentra su sede. Es costoso, pero tienen la obligación y la necesidad de adaptarse a estos cuatro elementos. Por ejemplo, cuando hay una subida del Salario Mínimo Interprofesional, obviamente no es lo mismo una subida para una macroempresa que para una pyme.

En definitiva, si no se adaptan a los cambios, los negocios van a tener grandes dificultades para superar esa barrera de los cinco años de vida. Si no tienes esa capacidad de adaptación, esa vocación de adaptarte sobre todo a la parte tecnología y la legal, es muy probable que los resultados sigan siendo los que tenemos actualmente.

Desconocimiento sobre la estrategia empresarial

– ¿Qué recomendaría a una empresa que acaba de empezar? ¿Qué pasos se deben seguir para elaborar una estrategia que evite el fracaso empresarial?

El problema es que hay un gran desconocimiento y se cree que esta estrategia únicamente está vinculada a empresas grandes. No hay una conciencia de las ventajas que tiene la estrategia a nivel operativo en las pymes.

Todas las empresas ofrecen valor, el problema es cuando ofrecen un valor que se puede obtener en cualquier otro lugar o en cualquier otro competidor. En este caso nos convertimos en una commodity, en una mercancía o en una materia prima. ¿Y qué pasa cuando entramos en la commodity? Tenemos que competir con métricas de esfuerzo y utilizar lo que llamo la fuerza bruta. La fuerza bruta es tirar de quién trabaja más, quién gasta más o quién invierte más en marketing, en lugar de buscar aquello único en el mercado.

Recomiendo a las empresas que busquen ese punto de discrepancia en el mercado, que no traten de hacer lo que hacen todos, sino que analicen el mercado con la idea que tienen. Buscar un punto distinto, es decir, una oferta diferente. Si ofrecen lo mismo que todos, al final no les queda más remedio que entrar en las típicas guerras de precios, algo que es nefasto para la empresa y para el propio sistema empresarial.

Seguimos teniendo ese límite crítico de años donde las empresas no consiguen pasar a un estado de madurez. Eso es porque no han encontrado esa palanca, ese punto crítico de discrepancia que es lo que permite empezar a despuntar y salir de esa fuerza bruta en la que todo consiste en gastar más y trabajar más.

campaña renta Generalitat
Diputacion de valencia - Patrimonio
campanya renda Generalitat
Mujeres al Timon viaje transformador
Diputacion de valencia - Fiestas
Cajamar Plataforma Tierra
Diputacion de valencia - Playa 2
Generalitat fes sport. El premi eres tu

Dejar una respuesta