Medtech

La tecnológica que trabaja para que la IA ayude a diagnosticar a los médicos

Erni es una empresa Medtech suiza con más de 25 años de historia y cuya especialidad es la ingeniería de software en sectores complejos. En concreto, su expertise se centra en entornos como el sector salud o la automoción, áreas con una regulación muy estricta debido a que cualquier posible error puede tener consecuencias imprevisibles.

En nuestro país, la firma suiza trabaja especialmente en el sector salud, ya sea en el diagnóstico médico u ofreciendo servicios para la salud en general. Son líderes en soluciones a medida de software, además de referentes en la robótica, máquinas industriales y automoción. Todo entornos muy regulados y donde podemos ofrecer la calidad que el sector requiere.

Charlamos con Albert Alsina, director de Negocio de Health de Erni, acerca de un sector que está cobrando cada vez más relevancia.

Un sector al alza

-¿Cómo se opera en un sector en el que se tratan aspectos tan sensibles como el uso de datos médicos?

El sector salud es muy sensible de por sí, toca muy de cerca a las personas… Si hablamos de datos específicamente, el hecho de que tu información sea utilizada por terceros hace que a todo el mundo le genere un poco de incertidumbre.

Sin embargo, precisamente por eso, este sector tiene unas regulaciones específicas muy estrictas, especialmente para todo lo que supone gestión de datos. Este previene y garantiza que sus derechos en tanto que pacientes no se verán vulnerados por el uso de algún tipo de software.

¿Cómo han influido los años de pandemia en la industria MedTech?

La pandemia ha ido muy ligada al sector del MedTech. Hemos notado su impacto en varios puntos. Por un lado, la gente que teníamos trabajando en el sector salud han adquirido más conciencia de que el trabajo que realizan en el día a día puede ayudar a mejorar la sociedad.

Durante los últimos años hemos trabajado en proyectos que han estado cerca de los elementos de detección de Covid, ellos nos ha permitido ver cómo la gente que estaba trabajando en estos proyectos eran capaces de dar un punto más sólo porque querían contribuir.

Es cierto que hemos podido observar que nuestros clientes que se dedicaban a estos negocios han tenido un incremento de ventas muy elevado en todo lo que conllevaba test de detección. A nivel de negocio, por desgracia, también hemos notado este beneficio.

Digitalizar la salud

-En el mundo de la empresa se habla constantemente de cómo implementar la digitalización es ya una necesidad. ¿Qué papel juega en vuestro caso esa digitalización?

El Covid ha hecho que, de alguna forma, la velocidad en que el sector salud se digitaliza haya aumentado. Hemos visto que el certificado digital de la vacuna ha requerido que todos se pusieran de acuerdo y crear un certificado a nivel mundial. Eso ha requerido todo un sistema de digitalización de datos muy grande.

El sector salud se está moviendo, se está digitalizando, y cada vez más se intenta que el propio paciente sea parte de dicha digitalización. Hemos visto agencias que te permitían descargar tu propio certificado médico, por lo que el paciente al final se acaba beneficiando también de este proceso.

Más allá de esto, obviamente las empresas operadoras de la salud y los proveedores, están dando soluciones que van claramente en una linea digitalizada, ya que este servicio también es mucho más robusto.

-Se habló mucho durante la pandemia de que la sanidad colapsó. En este caso, acelerar el proceso de digitalización, ¿puede ser una solución para construir un sistema sanitario que sea capaz de tenerse en pie?

Tal y como está diseñado, un sistema de salud es como un sistema de colas. Está previsto que, ante un tránsito normal, el sistema está diseñado para poder dar cobertura hasta cuando haya ciertos picos. Es un sistema, además, que está diseñado para estar funcionando continuamente delante de un pico de trabajo muy fuerte. Esto puede llevar a casos de colapso, obviamente.

La digitalización puede tener un papel relevante para eficiente ciertos procesos y reducir cuellos de botella, aunque el sistema de salud no está pensado para enfrentarse al volumen de trabajo que tuvo durante el Covid. De volver a enfrentarnos a una situación similar, habremos aprendido…pero el sistema volverá a colapsar.

¿La IA puede diagnosticar?

-Vosotros trabajáis con Inteligencia Artificial (IA). ¿Cómo puede esta tecnología mejorar los diagnósticos médicos?

La aplicación de la Inteligencia Artificial en el diagnóstico médico ya está empezando a ser una realidad. Hay distintos estudios que estamos siguiendo de cerca y que dicen que se pueden mejorar los resultados hasta un 40%, e incluso reducir los costes a la mitad.

Hay toda una serie de ejemplos, como es el caso del diagnóstico por imagen, en el que la IA es capaz de detectar ciertos patrones. El hecho de poder comparar millones de imágenes te permite sugerir al doctor un diagnóstico que le facilite llegar a una conclusión de forma mucho más rápida.

Es cierto que ya hay universidades y startups que están trabajando en la detección por imagen. Empiezan a haber soluciones para ciertos tipos de cáncer, que llevan a un diagnóstico mucho más rápido y ajustado.

Una IA puede encargarse de descartar de forma rápida aquellos pacientes que no presenten una sintomatología específica para un tipo de enfermedad, pero igualmente dicho descarte deberá ir certificado por un médico en última instancia. Tal y como está pensada la regulación, deberá funcionar así.

La idea es facilitar mucho al doctor la toma de decisión. Igual no se pueden descartar automáticamente pacientes, pero el doctor podrá utilizar la información de dichos logaritmos para hacer mucho más rápido el proceso de diagnóstico.

Avances médicos

-¿Además de la IA tenéis otros casos en los que se enfoca el futuro del Medtech?

El futuro del Medtech pasa por la aplicación de la innovación en dispositivos. Desde el mantenimiento predictivo del propio dispositivo haciendo que funcione mejor durante más tiempo, o incluso el conectar estos dispositivos con el cloud para poder operar los datos.

Hay más, hemos trabajado en proyectos en los que se han habilitado robots que están dentro de hospitales o laboratorios. Estos están conectados directamente con un ordenador central que les va indicando qué tareas hacer, generalmente aquellas en las que los humanos podemos cometer errores por repetitivas. Este tipo de tareas las puede hacer mejor el robot.

En otras ocasiones lo que vemos es directamente innovación para los pacientes. Están muy de moda los dispositivos que nos ponemos y están conectados a apps móviles y permiten hacer seguimiento de ciertos patrones. Estar cerca del paciente es una de las tendencias del sector Medtech.

Ahí entran todos los desafíos que antes hablábamos. Al final, cualquier tipo de solución que se intente hacer, debe ir de la mano de los que en última instancia la tienen que operar. Esta concreción es vital para que cualquier decisión que se quiera tomar sea un éxito.

-El proceso que describes se parece al que han experimentado las fábricas automatizadas. Sin embargo, un hospital no es una fábrica. Pese a la potencialidad de la implementar muchos de estos avances, plantea muchas dudas…sobre todo éticas.

Así es. La ética juega un papel fundamental. Aunque lo ha jugado siempre, no sólo ahora. Lo hemos visto en el sector salud en general cuando se han tenido que hacer pruebas clínicas a vacunas. Siempre ha habido un punto ético muy relevante que siempre ha sido importante en el sector.

Con la innovación puede pasar lo mismo que con estos ensayos clínicos: que al final hay que hacerlos. En este caso no es tan bestia como los pacientes que se someten a un ensayo clínico, y no plantea tantas cuestiones éticas. Pero es verdad que, por ejemplo, hasta qué punto dejamos nuestros datos para que máquinas tomen ciertas decisiones, plantea un debate que es muy importante.

El futuro del sector

-Me gustaría que me hablases de los planes de futuro que tenéis en Erni.

En Erni estamos muy comprometidos con el ecosistema Medtech. También nos estamos acercando a la startups españolas para ver cómo las podemos ayudar. Tenemos una gran experiencia trabajando con grandes empresas del sector salud durante 25 años.

Hemos aprendido mucho y creemos que es bueno poder llevar ese aprendizaje a startups que tienen menos tiempo de vida o menos conocimiento de la regulación de cómo desarrollar software médicos.

Tratamos de conectar las startups con grandes corporaciones del sector Medtech, participando de todo este ecosistema en ebullición que vemos en Barcelona. A nivel del sector salud, más allá de lo que hacemos con nuestros clientes, tratamos de mejorar las sinergias entre distintos agentes de la salud digital.

 

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.