Vall-llosera

Vall-llosera, CSCAE: «8 de cada 10 nuevos hogares usarán edificios existentes»

Desde febrero de 2022, Marta Vall-llosera es la primera mujer que preside el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE). Analizamos junto a ella los retos y carencias de la vivienda española, desde la perspectiva de la arquitectura.

Valores prepandemia

-¿Cómo afecta al sector la actual situación de subida de tipos de interés, inflación, incremento de los precios de las materias primas, etc.?

El incremento generalizado de los precios y la crisis energética que ha provocado la guerra en Ucrania tiene efectos sobre el conjunto de la economía y el sector de la construcción no es ajeno. En cómputos globales, la superficie visada en nuestro país, tanto para obra nueva como para rehabilitación, aumentó un 5 % en los primeros seis meses del año en comparación con el mismo periodo de 2021.

Según las estadísticas de visado de los Colegios de Arquitectos, recuperamos los valores previos a la pandemia de la covid-19. Sin embargo, después de cinco trimestres consecutivos al alza, los datos también nos muestran que, entre abril y junio, la superficie visada cayó, en su conjunto, alrededor de un 3 %.

De forma desagregada, la obra nueva creció un 3 %, pero la comparativa por trimestres reflejó que, tras un primer trimestre en el que aumentó un 17 %, entre abril y junio disminuyó un 9 % y, aunque la rehabilitación siguió creciendo, su subida se contuvo.

¿Qué ocurre con el suelo en las grandes ciudades?

– Uno de los grandes problemas que están surgiendo en las grandes ciudades es la falta de suelo.

Si algo nos descubrió la experiencia del confinamiento es que existe una relación directa entre nuestro bienestar y nuestras viviendas, el entorno construido, el barrio, el pueblo, la ciudad y el territorio; lo que se traduce en que tenemos que avanzar hacia formas de habitar más sostenibles, poniendo en el centro la salud y calidad de vida de las personas y la preservación de la biodiversidad del planeta.

Disponer de una vivienda digna, adecuada y asequible es un derecho universal que se ha convertido en un problema a escala global. En nuestro país, este problema responde más a un desajuste entre la oferta y la demanda que a una falta real de vivienda.

El encarecimiento progresivo de los precios, con la sobrecarga excesiva que supone para muchas familias, las dificultades para acceder a la financiación y la precariedad laboral, ligada a un cambio de tendencia en los jóvenes ha aumentado la necesidad de vivienda con alquileres asequibles.

Pero la oferta no solo no crece al mismo ritmo que la demanda, sino que se reduce en las grandes ciudades por el impacto del turismo

Pero la oferta no solo no crece al mismo ritmo que la demanda, sino que se reduce en las grandes ciudades por el impacto del turismo, y la situación se ve agravada por la escasez de viviendas de titularidad pública, con un parque muy inferior al de la mayoría de los países europeos.

Como en general en toda Europa, la población española crecerá a un ritmo reducido. Según estudios de la Fundación Hàbitat3, en los próximos años, ocho de cada diez nuevos hogares que se formen utilizarán edificios ya existentes que hayan quedado vacantes.

Elevar al 3 % la tasa anual de rehabilitación de viviendasnos permitiría alcanzar el objetivo de descarbonización fijado para el año 2050

Por lo tanto, debemos apostar por transformar nuestro parque con una visión integral que tenga en cuenta viviendas, edificios, manzanas, barrios y territorios. Elevar al 3 % la tasa anual de rehabilitación de viviendas, que supondría intervenir en unas 350.000 unidades al año, no solo nos permitiría alcanzar el objetivo de descarbonización fijado para el año 2050, sino que, además, serviría para atender las necesidades de actualización funcional que está reclamando la población y para generar vivienda de alquiler asequible.

Ola de rehabilitación

– ¿Qué papel jugarán los fondos Next Generation en la evolución de las ciudades del futuro?

En este sentido, los fondos europeos y la ola de rehabilitación de viviendas y edificios y regeneración urbana que van a posibilitar supone una oportunidad única para impulsar la transformación profunda que necesita nuestro parque edificado en materia de eficiencia energética, pero también de accesibilidad universal.

No podemos olvidar que casi dos millones de personas con movilidad reducida no pueden salir de sus viviendas sin ayuda por falta de ascensores en sus edificios. Además, hay otros déficits en materia de conservación y funcionalidad que es importante atender para responder a las necesidades de la ciudadanía del siglo XXI.

Mejorar la habitabilidad

– ¿Qué innovaciones se están llevando a cabo para mejorar la habitabilidad de los edificios?

Los fabricantes de materiales no dejan de investigar sobre nuevos materiales y sistemas con propiedades y cualidades mejores. Esta investigación e innovación redundan en una mejora de la habitabilidad que implica calidad, confort, diseño, firmeza y mayores garantías para sus usuarios.

Las novedades del mercado abarcan desde hormigones mejorados, con árido reciclado, autocompactantes, con fibras, ligeros, hasta griferías automatizadas, ecodinámicas y que limitan la transmisión de gérmenes o bacterias, pasando por aislantes térmicos con mayores resistencias térmicas y menores transmitancias, o carpinterías más estancas con vidrios inteligentes.

– ¿Qué opina de la construcción industrializada?

Lo que más distingue la huella ambiental en una obra tradicional o industrializada no es tanto su proceso de creación en fábrica, o de CO2 embebido, como su proceso de puesta en obra como demolición.

Centrándonos en la fase de puesta en obra, la industrialización puede ahorrar desplazamientos de mano de obra y optimizar costes, tanto económicos como del medioambiente.
Pero hay que apuntar que en una construcción más tradicional, que puede incluir elementos industrializados o prefabricados, también puede lograrse la sostenibilidad mediante una construcción que tenga en cuenta cuestiones tales como el empleo de materiales cuya producción haya causado el menor daño al medioambiente, que procedan de lugares cercanos y que la mano de obra sea local.

Industrializar la rehabilitación

– Se habla mucho de la industrialización en la obra nueva, pero también hay que tener en cuenta el auge de la rehabilitación.

Los elementos que se utilizan en rehabilitación, como ladrillos, calderas, carpinterías con vidrios, aislantes térmicos, paneles solares, etc., proceden de una previa industrialización. Estos materiales se llevan a obra para la puesta en funcionamiento mediante mano de obra humana. Por tanto, en la rehabilitación, la industrialización combinada compuesta de obra mediante medios manuales y mecánicos está muy presente.

– En el sector de la construcción, los arquitectos sois cabeza tractora a la hora de implementar la innovación. ¿Debería haber una colaboración más estrecha entre todos los actores?

Hay que considerar que, cuando el arquitecto proyecta, no conoce quién va a ser el constructor que va a desarrollar esa obra. Por lo tanto, no puede colaborar en esa fase previa.
También, hay que tener en cuenta que en fases previas la digitalización se realiza mediante diseño asistido por ordenador en 2D y 3D. Y los modelos de gemelos digitales mediante la tecnología de Modelado de Información de Construcción (BIM), incluso con características asociadas, son cada vez más frecuentes.

Fondos europeos

– ¿Cómo van a contribuir a solucionar todas estas cuestiones los fondos Next Generation?

Los fondos Next Generation van a permitir que la habitabilidad y el confort de las viviendas más antiguas mejore. Con estos fondos, los consumidores se van a poder beneficiar de unas ayudas muy elevadas, tanto en el coste de la obra como en la desgravación fiscal. También van a poder sufragar los gastos procedentes de la realización de los trámites administrativos y técnicos necesarios.

Gracias a estas ayudas, tendrán al alcance de su mano la instalación de buenos aislantes térmicos, carpinterías y vidrios de última generación, la utilización de energía aérea, solar, geotérmica, etcétera. Estos cambios van a repercutir en un ahorro mensual en la factura de climatización. Los fondos también favorecen la eliminación del amianto, nocivo para la salud.

Colateralmente, estos cambios en las viviendas, edificios o barrios, además de evitar la degradación del medioambiente y mitigar los efectos del cambio climático, deben poder repercutir en la belleza de las ciudades, respetando la historia y la idiosincrasia del patrimonio construido, como signo de identidad colectiva, pero apostando también por el mejor diseño arquitectónico en aquellos edificios que así lo requieran.

¿Qué hace el CSCAE?

– ¿Qué proyectos se llevan a cabo desde el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos?

Nuestro trabajo se desarrolla en diferentes ámbitos de actuación, dirigidos a mejorar el ejercicio profesional y a proteger a la ciudadanía, defendiendo y difundiendo los valores de la arquitectura y el urbanismo y su impacto directo en el bienestar de las personas.

En este sentido, hemos colaborado con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y, de forma especial, con la Dirección General de Agenda Urbana y Arquitectura, en la aprobación de la Ley de Calidad de la Arquitectura, un hito histórico para la profesión que, en su desarrollo reglamentario, debe implicar importantes beneficios para el conjunto de la población, ya que consagra el interés general de la arquitectura y su utilidad pública como garante del bienestar individual y colectivo.

Ligado a esa mejora de la calidad de vida, hemos trabajado para activar el sector de la construcción y, en concreto, el de la rehabilitación como motor de recuperación económica y transformación de nuestro parque edificado para adecuarlo a los retos climáticos y a las necesidades de la ciudadanía.

Con los Colegios de Arquitectos hemos puesto en marcha la Red de Oficinas de Apoyo a la Rehabilitación, que tiende puentes con las administraciones públicas para agilizar la gestión de los fondos Next Generation y que la «ola de renovación» de viviendas y edificios beneficie al mayor número de hogares.

Para mejorar el ejercicio de la profesión hemos puesto a su disposición cursos específicos y desarrollado guías y herramientas, como la calculadora de ayudas a la rehabilitación, para consolidar el liderazgo de los arquitectos como profesionales de referencia en la gestión integral de las ayudas con el fin de optimizar recursos y que las intervenciones prioricen la calidad de vida.

En los fondos se han concentrado los recursos de toda una generación y es preciso apostar por la regeneración de nuestros barrios y rehabilitaciones integrales que nos permitan dejar preparados los edificios para dos generaciones, por lo menos.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.