gel luminiscente

Conoce la solución para saber si tus manos están bien desinfectadas

La limpieza de manos constante se ha convertido en una rutina más de nuestro día a día. Además, el uso de geles hidroalcohólicos es un hábito más que instaurado. El gel fue una revolución que en los años 60 salió a la luz cuando los sanitarios manifestaron que era muy complicado contar siempre con agua corriente. Por ejemplo, las personas que trabajan en un quirófano deben lavarse las manos unas 20 veces cada hora. Así, pueden ahorrar tiempo.

Sin embargo, “se estima que hay un 89 % de la población que no realiza el proceso de higienización de manos de manera correcta y deja alguna zona sin desinfectar”, explica David Ortiz de Zárate, investigador del Centro de Tecnología Nanofotónica de la UPV. Esto supone un alto riesgo para la transmisión de virus y bacterias, tanto de la covid-19 como de otros.

Muchos hospitales observaron que aunque las personas que entraban en ellos se aplicaban el gel era muy complicado confirmar si lo hacían de manera correcta. Toda esa gente se podía convertir en vectores de transmisión de cualquier tipo de enfermedad, ya que las manos son uno de los principales focos.

¿Cómo podemos aprender a usar correctamente el gel hidroalcohólico?

En el ámbito sanitario existen cremas fluorescentes de entrenamiento. Se aplican en las manos y el tinte las tiñe. De esa manera, el sanitario, cuando se las lava, debe conseguir quitarse todo el tinte. Las zonas bien higienizadas son las que ha conseguido quitarlo.

Sin embargo, para el resto de la población, no hay ningún sistema de entrenamiento. Investigadores del Centro de Tecnología Nanofotónica de la Universitat Politècnica de València (UPV) han desarrollado un gel hidroalcohólico luminiscente. Permite determinar la calidad de la desinfección de manos por luminiscencia. Patentado por la UPV, es el principal resultado del Proyecto LEGO, que ha contado con la financiación de la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI) y el apoyo de la Generalitat Valenciana.

Una solución aplicable a numerosos establecimientos

“Las partículas luminiscentes son totalmente seguras, ya que hemos conseguido encapsularlas y anclar la matriz para que, ni siquiera con disolventes, las partículas pudieran traspasar la piel» aclara Ortiz. Así, mediante una luz ultravioleta, se podrá comprobar qué zonas están bien higienizadas y cuáles no. También sería compatible con dispositivos fotónicos más sofisticados capaces de obtener y procesar la señal de luminiscencia, ofreciendo datos estadísticos de la limpieza de manos.

“Ofrece una solución potencialmente aplicable a distintas superficies y espacios de nuestra vida diaria para prevenir la transmisión de enfermedades, avanzar en la desinfección de patógenos y minimizar las infecciones intrahospitalarias. Esta técnica nos permite contar con una solución eficiente y completamente inocua para las personas, que asegurará una correcta higienización de manos incluso fuera del ámbito sanitario, garantizando la seguridad en accesos a establecimientos, y permitirá la desinfección inteligente de espacios tan importantes como son los centros sanitarios y sus bloques quirúrgicos”, destaca el investigador.

Además, tenemos otro beneficio del uso de este gel. David Ortiz aclara a Economía 3 que “no solo sirve para saber qué zonas hemos higienizado bien en el momento de la aplicación. También, puede ayudar a educar mejor el lavado de manos, aprendiendo, poco a poco, a hacerlo de manera correcta”.

Ahora mismo, el proyecto se encuentra en una fase de solicitud de patente y de revisión técnica. “Aunque creemos que técnicamente está maduro, todavía nos quedan algunas cosas que mejorar, como la eficiencia del contraste.” Además, Ortiz nos aclara que “tenemos varias ideas para conseguir que el proceso sea mucho más económico, que no se encarezca demasiado el gel y pueda entrar en los márgenes de los fabricantes para poder comercializarlo”.

Becas-CEU-300-27abr-31may
Viu-en-pla-EU-9may-3-junio
GVA-Habitatge-300-CALOR-CAST
Aquora-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.