Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Kiawah Island, el santuario

La costa desde Jacksonville (Florida) hasta Charleston (Carolina del Sur) es realmente un espectáculo de playas

Publicado el:
Kiawah Island, pueblo del condado de Charleston en Carolina del Sur

La costa desde Jacksonville (Florida) hasta Charleston (Carolina del Sur) es realmente un espectáculo de playas, entrantes de agua, como si la tierra y el mar se entrelazaran, ríos y afluentes, retorcidos, sinuosos, serpenteantes, por todos los lados, con una vegetación exuberante. Recorriendo la costa de Georgia, y atravesando la ciudad de Savannah, la mas antigua de Georgia. Vale la pena detenerse en esta ciudad, el clima subtropical produce unos paisajes muy atractivos, y esta ciudad sureña tiene un encanto especial.

Como anécdota tienen censados más de 50 edificios “encantados”, donde han constatado fenómenos paranormales, no en vano es conocida como la ciudad más “embrujada” de los EE. UU. Pero bueno, no nos quedemos solo con esta idea, es una ciudad preciosa, llena de historia, callejuelas empedradas, y donde podemos visitar preciosas casas del siglo XIX, abiertas al público, que recuerdan todo el esplendor de la ciudad, y nos trasladan a películas americanas que reflejan las grandes mansiones con plantaciones, donde las personas de color eran la mano de obra esencial.

No era este el objetivo de mi viaje. En 1991 Se celebraba en Carolina del Sur la Ryder Cup, la competición de golf mas prestigiosa que enfrenta a un equipo americano contra un equipo europeo. Tras varias ediciones de sucesivas derrotas para el equipo americano, aquí, consiguieron romper la racha. Quienes recuerdan este “duelo” deportivo, lo recuerdan como “la batalla en la costa”. Teníamos dos españoles compitiendo: Ballesteros y Olazábal, y la tensión durante la competición subió a un nivel máximo con enfrentamientos personales.

Esto ocurría en el “Ocean Course” situado en Kiawah Island. El Campo, en su mayor parte recorriendo la costa fue diseñado con cierta elevación para tener una visión espectacular del mismo y del entorno. Desde luego el efecto se consiguió, pero convirtió al campo en uno con mucha exigencia, totalmente expuesto a los continuos vientos impredecibles del Atlántico. Belleza y desafió.


Puedes leer el reportaje completo en la REVISTA ECONOMÍA 3