Goirigolzarri: El nuevo banco aspira a ser el mejor de España y a dar mayor dividendo

Durante la junta de accionistas para dar luz verde a la operación de fusión, el presidente de Bankia ha subrayado la estrategia de adelantarse a una posible concentración del sector para avanzar en una posición de mayor fortaleza financiera

Goirigolzarri: El nuevo banco aspira a ser el mejor de España y a dar mayor dividendo

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha pedido durante su intervención en la Junta General Extraordinaria de Accionistas el apoyo de los accionistas a la fusión de la entidad con CaixaBank, un hito que ha calificado de “tremendamente relevante para el conjunto del sistema bancario”, ya que supone la creación del primer banco del país que tiene la aspiración de convertirse en “el mejor banco de España para nuestros clientes, nuestros equipos y nuestros accionistas”.

Goirigolzarri ha explicado que “siempre hemos sido conscientes de los retos que teníamos por delante en términos estratégicos y de rentabilidad”, si bien, estos “se han visto acelerados de forma extraordinaria por la Covid-19”.

En este sentido, el presidente de Bankia ha puesto en valor que la anticipación para llevar a cabo esta operación “ha sido un factor estratégico clave” porque, “en un momento de cambio abrupto, te permite una mayor opcionalidad y, además, poder afrontar la integración desde una mayor fortaleza financiera”.

Goirigolzarri ha relatado ante los accionistas cómo el Consejo de Administración entendió que esa anticipación se debía concretar en la búsqueda de un socio con el objetivo de asegurar “un tamaño crítico suficiente para obtener economías de escala, mejorar la eficiencia y tener mayor capacidad de inversión en tecnología e innovación de forma sostenida”.

Una nueva entidad con mayor robustez financiera y rentabilidad sostenible

Además, la unión con esa entidad debía generar una “mayor robustez financiera, con un balance fuertemente provisionado y bien capitalizado para poder afrontar con una mayor fortaleza las consecuencias de la crisis económica”. Además, la finalidad de una integración era alcanzar una rentabilidad sostenible, y contar con “un mix de negocio equilibrado y con una fuerte capacidad de generar ingresos de fuentes diversificadas”.

El presidente de Bankia ha añadido que era fundamental encontrar estas características en un socio, si bien igual de importante era contar con una cultura y unos valores comunes para mitigar el riesgo de implementación que toda fusión conlleva.

Para Goirigolzarri, “el proyecto de fusión que hoy presentamos cumple todos estos objetivos y vamos a estar acompañados por el mejor compañero de viaje que podíamos tener para iniciar esta nueva etapa: CaixaBank”.

El proyecto de fusión supone el nacimiento de una nueva entidad “con un gran tamaño crítico, con una gran calidad de balance, muy solvente, un modelo de distribución único y que, junto a las sinergias que se van a producir tras la integración, va a ser capaz de generar una mayor rentabilidad”, ha incidido.

“La fusión de Bankia y CaixaBank no tiene como objetivo únicamente ser el banco más grande España, sino que aspiramos a ser el mejor banco de España para nuestros clientes, nuestros equipos y nuestros accionistas. Un banco, además, que sea reconocido por su contribución a la sociedad”, ha insistido Goirigolzarri.

Según los planes de las entidades, “no se trata solo de sumar, sino de crear una franquicia que mejore las prácticas que hoy desarrollamos cada entidad por separado”.

Por otra parte Goirigolzarri ha destacado la solvencia del nuevo banco y sus niveles de morosidad, pero ha hecho especial hincapié en la rentabilidad, ya que el nuevo grupo espera más de 1.000 millones de euros en sinergias; aspira a elevar los ingresos en 290 millones anuales, antes de impuestos, gracias a la implementación de las mejores prácticas comerciales de ambas entidades y a ahorrar 770 millones a partir del 2023.

Más dividendo 

En términos de beneficio por acción, la entidad combinada prevé alcanzar en el ejercicio 2022 un nivel de 0,33 céntimos por acción, lo que supone un 28% superior al nivel que hubiera obtenido CaixaBank de forma independiente y casi un 70% al de Bankia.

La ecuación de canje ofrecida de 0,6845 acciones de CaixaBank por cada acción de Bankia supone una prima sobre la cotización de Bankia el día del anuncio de la operación del 20%, o del 28% si se toma la cotización media de los tres meses anteriores a dicho anuncio, que es el indicador más comúnmente utilizado.

En términos de rentabilidad sobre capital tangible o ROTE, la entidad combinada podrá alcanzar en 2022 un 8,2 %, muy superior al que alcanzarían los dos bancos por separado, “esta mejora de la rentabilidad nos permitirá, en el futuro, la distribución de unos mayores dividendos en efectivo”, ha subrayado Goirigolzarri.

Cercanía con el territorio

El nuevo grupo, que mantendrá la marca CaixaBank, tendrá presencia en más de 2.200 municipios de España y en 290 de ellos será la única entidad bancaria. Esto unido a “una posición amplia de liquidez, con 128.000 millones en activos líquidos,  nos sitúa en una inmejorable posición para seguir financiando a empresas y familias”.

El banquero cree que el proyecto de fusión que aprobarán este martes los accionistas es “la mejor respuesta a los retos a los que se enfrenta el sector en el medio plazo”.

Accionistas 

Los antiguos accionistas de CaixaBank tendrán el 74,2 % del capital de la nueva entidad y los de Bankia, el 25,8 %.

Los principales accionistas serán Criteria-Fundación la Caixa, que poseerá el 30 %, y el Estado, a través del FROB, con un 16 %; los inversores institucionales representarán el 37 %, y el 17 % restante quedará en manos de más de 750.000 pequeños accionistas.

El nuevo consejo estará compuesto por un tercio de consejeros provenientes de Bankia y dos tercios que vienen de CaixaBank.

Por categorías, dentro de los 15 miembros que compondrán el nuevo consejo habrá tres consejeros dominicales, dos representando a Criteria-Fundación la Caixa, y uno en nombre del FROB.

El 60 % del máximo órgano de gestión estará compuesto por consejeros independientes y el 40 % del consejo serán mujeres.

La sede social se mantendrá en València, ciudad en la que tanto Bankia como CaixaBank tienen sus domicilios sociales, aunque habrá dos sedes operativas, una en Madrid y otra en Barcelona.

En palabras de Goirigolzarri, se trata de un proyecto que, “desde la humildad siempre necesaria, tiene una enorme ambición”, pues busca liderar la banca española en una etapa de enorme transformación.

Próximos pasos

En cuanto al calendario y a los próximos hitos del proyecto de fusión, tras la aprobación por las juntas de accionistas de Bankia y de CaixaBank, cuya junta se celebra el jueves 3 de diciembre, se avanzará en el proceso de petición de autorizaciones, que incluyen la del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, que a su vez necesita el informe previo, entre otros organismos, del Banco de España y del Banco Central Europeo, así como de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Una vez que se reciban las autorizaciones, se procederá a realizar los trámites necesarios para llevar a cabo la fusión jurídica y realizar el canje de fusión y, en consecuencia, la admisión a cotización de las nuevas acciones emitidas por CaixaBank, que tendrán los mismos derechos económicos y políticos que las que están en circulación.

La previsión es que este proceso se produzca a lo largo del primer trimestre del próximo año. A partir de entonces, comenzará el proceso de integración de las dos entidades, que culminará con la integración tecnológica que, en principio, está prevista para finales de 2021.

Suscríbete a nuestra newsletter