Ha habido un aumento general del envío de artículos científicos que ronda una media del 33 % para las distintas disciplinas

El confinamiento penaliza la productividad científica de las mujeres

El aumento de los artículos científicos enviados es en los hombres más elevado y se sitúa en algunos casos un 10 % por encima del de las mujeres

Archivado en: 

Durante los primeros meses de la pandemia de la Covid-19 aumentó “de manera anormal” el número de artículos científicos enviados a revistas académicas hasta llegar a incrementos del 90 % en algunas áreas como la de medicina y salud. Sin embargo, las mujeres presentaron proporcionalmente menos manuscritos que los hombres durante los meses de bloqueo, es decir, las medidas excepcionales por el virus han penalizado a las mujeres académicas y beneficiado a los hombres. Estas son las principales conclusiones de un estudio realizado por diversas universidades europeas en el que han participado los investigadores Francisco Grimaldo y Daniel García del departamento de la Escola Tècnica Superior d’Enginyeria (ETSE) de la Universitat de València.

“El confinamiento ha supuesto un aumento de la productividad científica, pero ese aumento ha sido desigual entre hombres y mujeres. Estas últimas han enviado menos artículos, por lo que su productividad y éxito científico ha sido menor”, expone Grimaldo. El estudio titulado ‘No tickets for women in the COVID-19 race? A study on manuscript submissions and reviews in 2347 Elsevier journals during the pandemic’ analiza los manuscritos enviados a las revistas de Elsevier, una de las mayores editoriales de libros de medicina y literatura científica del mundo, entre febrero y mayo de los años 2018-2020, es decir, alrededor de 2.300 revistas que aglutinan a casi 6 millones de investigadores de todo el mundo y cerca de 15 millones de artículos.

Explica el subdirector de la ETSE que ha habido un aumento general del envío de artículos científicos que ronda una media del 33 % para las distintas disciplinas pero que, en cambio, el aumento en los hombres es más elevado y se sitúa en algunos casos un 10 % por encima del de las mujeres, como sucede en el área de ciencias de la salud y medicina. Según los resultados obtenidos en el estudio, durante los períodos considerados (febrero-mayo de 2018, 2019 y 2020), las mujeres enviaron 1,9 millones de manuscritos frente a los 4,3 millones de los hombres.

Francisco Grimaldo, subdirector de la ETSE-UV. Foto: Miguel Lorenzo.

Por contra, indica Grimaldo que la diferencia en la tarea de revisión de artículos entre hombres y mujeres no ha sido tan pronunciada. Las publicaciones científicas requieren una revisión previa a su publicación en las revistas, una tarea que llevan a cabo los investigadores, y que ha mantenido una proporción similar entre hombres y mujeres. “Las científicas han seguido trabajando en la parte sucia de la ciencia, la que no tiene reconocimiento, es decir, la tarea de revisión de artículos, pero en cambio, han enviado menos publicaciones que los hombres”, recalca el experto de la UV.

En esta línea, el estudio muestra que las mujeres estuvieron de acuerdo en realizar 736.368 revisiones mientras que declinaron 568.415 invitaciones, con una proporción del 56,4 % en la aceptación de revisar. Los hombres, por su parte, aceptaron 2,3 millones de invitaciones a revisar, mientras que declinaron 1,6 millones, con una proporción de aceptación similar del 56,9 %.

Las causas tras la diferencia en el envío de artículos entre hombres y mujeres durante el confinamiento se encuentra según el estudio en las obligaciones familiares y las tareas del hogar que han afectado en mayor medida a la productividad de las mujeres. “El hecho de estar en casa ha supuesto que las mujeres envíen menos publicaciones que los hombres. La dualidad trabajo/familia no ha sido repartida de manera equilibrada”, expone Grimaldo quien advierte de las consecuencias que puede tener para las mujeres científicas esta pérdida de productividad frente a los hombres.

Indica que dada la importancia de las publicaciones y las citas para la carrera científica y académica, así como el prestigio en el actual entorno académico “hipercompetitivo”, estas disparidades de género “podrían tener importantes efectos a corto y largo plazo, lo que debe ser considerado por las instituciones académicas”. Señala el estudio que aquellos que se han visto beneficiados de esta inflación de publicaciones durante la pandemia “pueden tener mayores posibilidades en un futuro próximo de recibir prestigiosas subvenciones y obtener tenencias y promociones en instituciones prestigiosas”.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter