Fallo de los Premios Jaime I

Los Jaume I premian estudios en economía espacial, desertización y biosensores

Puig ha lamentado que los científicos, y la Fundación Premios Rei Jaume I en sus 32 años de historia, han recalcando que "nos jugábamos el destino de la sociedad con la inversión en ciencia e investigación" y lo hemos comprobado "de golpe y a la fuerza"

Publicado el:
Los Jaume I premian estudios en economía espacial, desertización y biosensores

La trigésimo segunda edición de los Premios Rei Jaume I ha galardonado investigaciones sobre biosensores para diagnóstico clínico (Laura Lechuga, Nuevas Tecnologías) y sobre el problema de la desertización frente al cambio climático global (Fernando Maestre, Protección de Medio Ambiente), y contribuciones en el campo de la economía espacial (Diego Puga, Economía).

La lista de premiados la completan Verónica Pascual, consejera delegada de ASTI Mobiel Robotic, que ha conseguido el galardón al Emprendedor; Francisco José García, premio a la Investigación Básica por sus investigaciones en el área de la Nanofotónica; y Miguel Beato del Rosl (Investigación Médica) por sus descubrimientos de cómo funcionan un tipo de hormonas químicamente grasas.

El fallo de los jurados, de los que forman parte 19 premios Nobel, ha sido leído este martes por el presidente ejecutivo de los Premios Rey Jaime I, Javier Quesada, en un acto celebrado en el Palau de la Generalitat y presidido por el president de la Generalitat, Ximo Puig y al que ha asistido también Santiago Grisolía y Vicente Boluda.

La doctora en Ciencias Químicas Laura M. Lechuga ha sido proclamada con el galardón que patrocina el Ayuntamiento de València de Nuevas Tecnologías por su “capacidad de aplicar innovadoras herramientas de diagnóstico, un biosensor óptico simple, de bajo costo y rápido, para detectar la covid-19”, tal y como ha destacado el jurado.

EFE/ Manuel Bruque POOL

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha afirmado que “es hora de entender la ciencia como una urgencia” y de que la “ciencia, la innovación y la investigación reciban la atención que merecen por parte de todas las Administraciones” por “decencia y por inteligencia”.

Ahora -ha precisado-, el mundo anhela una vacuna que proteja la salud y que permita recuperar el bienestar perdido, pero su desarrollo “no brota de la nada”, necesita “financiación y apoyo” y “hemos aprendido la lección”.

Puig ha lamentado que los científicos, y la Fundación Premios Rei Jaume I en sus 32 años de historia, han recalcando de forma reiterada que “nos jugamos el destino de la sociedad con la inversión en ciencia e investigación” y lo hemos comprobado “de golpe y a la fuerza” con la pandemia por la covid-19.

Por ello ha abogado por impulsar una “vacuna” para la ciencia, con medidas como la retención del talento de nuestros científicos, aumentar la inversión pública y privada en I+D+i con el horizonte del 2 % del PIB como objetivo “real y no teórico” y “eliminar las trabas burocráticas a empresas y facilitar el emprendimiento” porque, a su juicio, ya “se han acabado las excusas”.

Ha insistido en que “la ciencia salva vidas, familias, empleos y en definitiva sociedades” y “no hay atajos al progreso”.

Ha afirmado que la situación actual provocada por el coronavirus afianza la necesidad de que “es el tiempo de la ciencia, de la transformación digital, de la transición energética y de la innovación empresarial” y “si los recortes no son una salida a esta nueva crisis, menos aún pueden serlo los recortes en ciencia, investigación e innovación”.

Puig ha recordado además que la innovación está siendo una “herramienta fundamental” para minimizar los daños y protegernos frente al virus en la Comunitat Valenciana, con la ciencia de datos y la inteligencia artificial, que rastrea el cumplimiento del confinamiento, el análisis pionero de aguas residuales, la reconversión innovadora de muchas industrias y el alumbramiento rápido de un clúster sanitario valenciano.

La innovación -ha abundado- “no era el futuro, era el presente” y ha reconocido que todavía queda pendiente el desarrollo del Pacto por la Ciencia “que nos sigue aguardando y sería de necios no caminar hacia él”.