Invertir en futuros de índices

Futuros de índices: ¿Qué son y cómo operar con ellos en el mercado?

Los futuros de índices son la bola de cristal de los mercados financieros. Se trata de un contrato de futuro puramente liquidado en efectivo basado en un índice bursátil. Los futuros de índices son utilizados como indicadores principales de la confianza del mercado. En los instrumentos a futuro su valor deriva de su respectivo subyacente y se mueve en sintonía de ese subyacente. Si el precio del subyacente cae, también lo hace el precio de futuro y viceversa.

Los compradores (posiciones largas) y vendedores (posiciones cortas) de futuros de índices generalmente tienen supuestos opuestos sobre el precio del índice subyacente en la fecha de vencimiento. Los compradores obtienen una ganancia bruta si el valor del índice ha aumentado al vencimiento y una pérdida bruta si ha disminuido. Por otro lado, los vendedores obtienen una ganancia bruta si el valor del índice subyacente ha disminuido al vencimiento y una pérdida bruta si ha aumentado.

¿Qué son los futuros de un índice?

Los futuros de índices son un derivado de los índices reales. Los futuros miran hacia el futuro para fijar un precio futuro o tratar de predecir dónde estará algo en el futuro; de ahí el nombre. Dado que hay futuros en los índices (S&P 500, Dow 30, NASDAQ 100, Russell 2000) que se negocian virtualmente las 24 horas del día, se puede observar los futuros del índice para tener una idea de la dirección del mercado. Los futuros se moverán según la sección del mundo que esté abierta en ese momento.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

En los futuros de índices los operadores leen los datos de intereses abiertos para rastrear el sentimiento de los inversores en torno a un índice. El interés abierto refleja las posiciones pendientes que se supone se cuadraran en el vencimiento o antes. Un aumento en el precio con aumento en el interés abierto en un valor muestra la confianza de los nuevos participantes y aumentan las posibilidades de un posible precio del precio subyacente.

Características de los contratos de futuros

Entre las características de los contratos de futuros podemos mencionar:

Contrato fijo: en otras palabras, la cantidad, la calidad y otros elementos del contrato para todos los grados comerciales son fijos y el único elemento variable en el contrato es el precio.

Entrega futura: En algún momento en el futuro, el empresario debe utilizar la entrega física o el contrato inverso para la cobertura. La cobertura inversa es el momento en el futuro para vender lo físico de nuevo, comprar de nuevo para vender.

Margen de negociación: en otras palabras, un comerciante no tiene que pagar el monto total del contrato, sino que solo tiene que pagar una parte del depósito. Además, el margen no es el “prepago” o el “depósito” como lo entendemos normalmente. Es una garantía económica.

¿Cómo se determina el precio de un futuro?

Para poder determinar el precio de un futuro, se toma en consideración una fórmula un tanto compleja. La misma intenta calcular con la mayor exactitud posible los precios de futuros. Tomando en consideración las características o elementos propios de cada contrato o cada operación abierta de futuros de índices. Así pues, los mercados de futuro en España están siendo regulados o supervisados por la Comisión nacional del Mercado de Valores (CNMV) y se utiliza la siguiente fórmula para determinar el precio de un futuro:

Precio del futuro = Precio de cotización*[1+(r*t/360)-D*[1+(r´*t´/360)]

r: tipo de interés de mercado para “t” días.

t: los días restantes desde el momento presente hasta la fecha de vencimiento del contrato.

D: Dividendo a recibir.

r: tipo de interés de mercado para “t” días.

t: cantidad de días entre la fecha de reparto del dividendo y el vencimiento de contrato.

También es de destacar que se toma en consideración un aspecto denominado “Coste neto de financiación”. El mismo refleja pues la diferencia que existe entre el precio de una acción dentro de 3 meses y su valor real en el presente. Pero en sí, esta es la fórmula aplicable a cualquier tipo de operación de futuros de índices, y de la cual se determina el precio a futuro de los activos financieros.  Se adapta a cada contrato de manera particular para dar un resultado mucho más exacto.

¿Cómo operar con futuros y derivados de índices?

Los futuros sobre índices bursátiles forman el grupo de futuros financieros. Cada uno de los futuros sobre índices bursátiles está sujeto a un determinado índice bursátil, que se utiliza como objeto base o subyacente. De allí deriva el precio y el valor de la bolsa de valores. Como instrumentos negociables en bolsa extremadamente líquidos, los contratos de futuros sobre índices de acciones representan un medio excelente de participar en el rendimiento de una canasta de acciones seleccionada.

Los futuros de índices de acciones también se pueden utilizar para asegurar el valor de las carteras de acciones basadas en índices de gestión de riesgos o cobertura. Incluso para obtener una imagen de la evaluación general del mercado de la probable valoración futura del mercado de su índice subyacente o descubrimiento de precios. Entre los índices bursátiles que son de suma importancia para la negociación se encuentran sin duda el índice NASDAQ 100 DE Estados Unidos, el Nikkei Index de Japón, el Ibovespa Brasil o el DJ EURO STOXX 50 en Europa.

¿Cómo funciona el mercado de futuros?

Se trata simplemente de un contrato en la cual dos partes de dicho contrato, buscan pactar una compra y venta de activos financieros que se deberán pagar a futuro, en un tiempo determinado y acordado por dichas partes. El compromiso debe cumplirse antes de la fecha límite de vencimiento, en la cual se deberá comprar o vender según lo pactado en un principio. Estas operaciones se pueden posponer, pero debe realizarse antes de la fecha de vencimiento. Ya que, de no hacerlo la liquidación se dará lugar de forma automática de lo acordado en primera instancia.

El mercado de futuro funciona con la finalidad de poder ofrecer a sus operarios la posibilidad de obtener ganancias por medio de predicciones hechas en los activos financieros y que tienen posibilidad de acrecentar su valor y sacar rentabilidad en el transcurso de ese tiempo. Es importante conocer cómo funcionan los valores de mercado en bolsa, qué aspectos determinan los precios y cómo saber identificar tendencias. Esto es la base clave para poder operar en futuro de índices lo más seguro posible.

Ejemplo de comprar a Futuro

Atención con el siguiente ejemplo práctico. Si se desea realizar un futuro de índices de Ibex 35, se debe tener en cuenta que este es el activo subyacente al cual operar. El precio de futuro se negocia a un precio parecido al precio de cotización del índice. Cada punto de índice de este activo, equivale a 10 euros, y la contratación se realizará en el día presente y se acuerda que la fecha de vencimiento es de un mes. Si la cotización del activo sube, se debe vender para generar ganancias y se cierra antes del mes. Si baja, se espera al mes o se renueva hasta que suba.

Royo-group-coleccion
LANTANIA: el futuro en construccion campo solar-300

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.