El aeropuerto de Castellón se queda con una sola ruta comercial a partir de este sábado

El aeropuerto de Castellón se queda con una sola ruta comercial a partir de este sábado

El aeropuerto de Castellón se quedará a partir del  19 de octubre con una sóla ruta comercial abierta, la que opera la compañía irlandesa Ryanair a Londres Standsted.  Dos días antes, la compañía española Volotea deja de operar sus vuelos semanales a Bilbao con la llegada del último el próximo sábado. Una situación que deja casi sin actividad al aeropuerto castellonense.

La situación generada por la pandemia sanitaria aboca a la infraestructura propiedad de la Generalitat Valenciana a una situación inédita desde que en septiembre de 2015 empezó a recibir vuelos comerciales. Entonces lo hizo con dos rutas a Londres y Bristol, también operadas por la low cost Ryanair.

La finalización de los vuelos con Bilbao es un mazazo a las expectativas de un aeropuerto que se había propuesto batir este año el récord de pasajeros, los más de 125.000 que registró en 2019. Además se produce cuando la Administración autonómica asume totalmente la gestión y tras 3 meses en que se recuperaba la actividad tras el parón por la Covid 19.

De julio a septiembre han pasado por el aeropuerto castellonense 17.785 pasajeros en tanto que la instalación contabilizó 2.368 movimientos de aeronaves, de los cuales 872 fueron el mes pasado. Los vuelos comerciales se reanudaron el 2 de julio con uno procedente de Budapest, operado por la aerolínea Wizz Air, al que también se sumó unos días después, el 11 de julio, el procedente de Bilbao, con 102 pasajeros, gestioonado por Volotea. En estos tres meses se mantuvo la actividad, si bien no se alcanzaron las cifras de pasajeros de los mismos meses de 2019.

Ahora, con la reducción de vuelos al mínimo, se trunca una tendencia alcista tras años de ir ampliando rutas y ganando pasajeros, en paralelo a la diversificación de actividades en el aeropuerto. Pero los efectos de la pandemia han despojado de casi toda actividad a la instalación, que planteaba el verano con la puesta en marcha de rutas con Sofía, Bucarest, Budapest o Marsella, además de las de Londres, como un momento clave para poder superar los 135.000 pasajeros del año pasado.

Las restricciones de movilidad que han afectado a los sectores turístico y aeronáutico han hecho que algunas de las rutas previstas a Viena , Katowice (Polonia) o Budapest, operadas por la compañía de bajo coste Wizz Air, se aplacen hasta 2021.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.