El sector turístico cierra un verano negro, pese a la recuperación de finales de agosto

El sector turístico cierra un verano negro, pese a la recuperación de finales de agosto

La ocupación hotelera en agosto acabó con la mejor quincena del verano en los hoteles costeros de Castellón. Un dato que no sirve para borrar la imagen negativa que deja una campaña atípica marcada por los efectos de la Covid 19 y la casi nula presencia de turistas internacionales. Los datos que facilita Altur-Hosbec no invitan al optimismo y las perspectivas para septiembre no son mejores. De ahí que pidan ayuda a la Administración para salvar un sector que en Castellón ocupa a 15.000 personas.

Con las dos semanas fianles de agosto registrando una ocupación del 64 por ciento en los poco más de 100 hoteles abiertos en la provincia- un 60%-, según Altur, los efectos de la pandemia se han dejado notar de lleno en un sector que depende de la llegada de visitantes. Llegada condicionada por las restricciones de movimientos impuestas por gobiernos como el británico.

Desde la patronal Altur su presidente, Alexis de Pablo, y Javier Gallego, califican de nefasta y de lastre para el sector la temporada que, a falta de septiembre, toca a su fin. Y lo hace con datos preocupantes que apuntan a descensos de la ocupación del 30 por ciento en la mayoría de los hoteles respecto al año pasado. Y es que en agosto apenas se ha sobrepasado el 60% de ocupación. Datos negativos si se comparan con los de 2019 cuando se llegó al 95%.

Una situación que no fue mejor en los establecimientos de la capital que en julio y agosto no pasaron del 40 y el 50 por ciento de ocupación, respectivamente, como confirmó la presidenta de la Cámara de Comercio de Castellón y propietaria de varios hoteles, Dolores Guillamón. Datos negativos, que, como apunta, tampoco mejorarán en el otoño.

La situación ha movido a algunos empresarios a cerrar sus hoteles al concluir agosto, en tanto que otros han apostado por mantenerlos abiertos en septiembre para ver cómo funciona este mes, como indicó estos días el presidente de Ashotur, Carlos Escorihuela.

El sector turístico castellonense aporta un 2 por ciento al PIB nacional y genera 15.000 empleos, de ahí que tanto Ashotur como Altur no duden en reclamar a la Administración medidas que ayuden a mantener el sector. En esa línea plantean que se prorrogue la vigencia de los expedientes reguladores temporales de empleo (ERTE).

En este contexto de incertidumbre marcado por la pandemia y su evolución, Castellón tiene pendiente la negociación del convenio colectivo del sector. Negociación apenas esbozada en 2019, tras años sin convenio, y que ahora habrá de retomarse en una complicada situación económica para empresarios y trabajadores.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.