Revista | Living

La difusión del ajedrez moderno: València, 1495

En 2005,  José Antonio Garzón publicó "El regreso de Francesch Vicent", obra con la que demostró que Vicent difundió las reglas del ajedrez moderno, nuclearizadas en la nueva y poderosa Dama

José A. Garzón, Anatoly Karpov y el historiador del ajedrez Govert Westerveld

El pasado 15 de mayo se cumplieron 525 años de la fecha en que vio la luz en València el “Llibre dels jochs partits dels scachs en nombre de 100”, obra de Francesch Vicent (Segorbe, c. 1455- probablemente Italia, c. 1523). En 2005, el investigador José Antonio Garzón hizo Historia al publicar “El regreso de Francesch Vicent”, obra con la que demostró que Vicent fue el difusor de las reglas del ajedrez moderno, nuclearizadas en la nueva y poderosa Dama.

“Uno se acerca a la Historia del Ajedrez desde la bibliofilia” –cuenta José Antonio Garzón (Chelva, 1963)–. “Empiezas por el amor a los libros, su historia y de ahí surge el interés por una disciplina concreta. Mis primeros estudios arrancan en la década de los 90, donde empecé a hacer el trabajo de campo para mi primer libro de Historia del Ajedrez. Por entonces, yo ya había visto muchas veces en libros de referencia la noticia de un libro impreso en València, que era el más antiguo y que estaba perdido”. No es exagerado decir que Garzón es el hombre que ha fijado el origen de este popular juego del que, según se calcula, disfrutan unos 200 millones de personas al día, utilizando las reglas creadas en València y difundidas por el segorbino Francesch Vicent.

– ¿Quién fue Francesch Vicent? ¿Qué sabemos de su biografía?

– El asunto es proclive a las conjeturas, ya que no menos de 7 u 8 personas se movieron por la Antigua Corona de Aragón con ese nombre en los siglos XV-XVI; a veces, no es fácil discernir si se trata del ajedrecista. Los datos seguros son los que él mismo nos proporciona en la introducción a su obra: que ha nacido en Segorbe y que es vecino de València en el año 1495. Según parece en el juicio contra los impulsores de la llamada Biblia Valenciana, se encuentra un Francesch Vicent que se puede identificar con el ajedrecista, lo que nos hace pensar que era judío converso y tuvo problemas con la Inquisición. Por ello, debió de emigrar a Italia, ya que de ahí procede el siguiente dato firme. A la altura de 1506, hay un documento que identifica a Francesch Vicent como el “Maestro Francesco Spagnolo”, profesor de ajedrez de Lucrecia Borgia.

Y en 1995, el gran estudioso italiano Franco Pratesi descubrió el Códice de Cesena, en la Biblioteca Malatestiana. Aunque es anónimo, por su contenido técnico se deduce que el autor es español y que procede del entorno del Papa Borgia, porque coincide el tiempo, las mismas ciudades, ya que en esos años César Borgia estuvo establecido en Cesena, y además el autor emplea términos técnicos en español y, lo más importante, algunos también en valenciano. Mi estudio del Códice de Cesena en 2005 no solo confirmó la autoría de Vicent sino, que además, sorprendentemente, di a conocer con certeza el contenido técnico del “libro perdido”, es decir, reaparecieron los problemas del Llibre dels jochs partits dels scachs en nombre de 100. Al utilizar incluso abreviaturas en valenciano, es posible que el propio copista sea Vicent.


Puede leer la entrevista en la edición de julio de Economía 3

Suscríbete a nuestra newsletter