cedula de habitabilidad
Adelanto

Adelanta tus rentas e incrementa tu patrimonio

Cédula de habitabilidad: ¿qué es y por qué es necesaria?

La cédula de habitabilidad es un permiso que otorga el municipio para que una persona pueda habitar una vivienda, ya que esta cumple con todos los requisitos establecidos legalmente. La cédula de habitabilidad se tramita en el Ayuntamiento correspondiente y se puede solicitar tanto para viviendas nuevas como para viviendas previamente existentes que hayan sido reformadas.

¿Qué es la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad o licencia de ocupación es un documento emitido por el Ayuntamiento. Este documento certifica que una vivienda reúne las condiciones mínimas de habitabilidad establecidas por la legislación vigente y, por tanto, es apta para ser habitada.

Dicho de otro modo, la cédula de habitabilidad es un permiso que otorga el municipio para que una persona pueda habitar una vivienda, cuando esta cumple con todos los requisitos establecidos legalmente.

¿Para qué sirve la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad sirve para acreditar que una vivienda cumple con los requisitos mínimos de habitabilidad, por lo que es apta para habitarse.

La cédula de habitabilidad es un documento que se debe presentar cuando se alquila o se compra una vivienda. De hecho, es obligatorio que el propietario de una vivienda la posea para poder alquilarla o venderla.

De hecho, sin este documento, no se podría vender ni alquilar la vivienda. Más aun, es necesario presentar la cédula de habitabilidad para poder contratar los servicios básicos como, luz, agua y gas de la vivienda. En otras palabras, la cédula de habitabilidad es un documento muy importante a la hora de vender/comprar o alquilar una vivienda.

Tipos de cédula de habitabilidad

Hay dos tipos de cédula de habitabilidad:

De primera ocupación: destinada para las viviendas nuevas o aquellas que han sufrido una gran rehabilitación. Este tipo de cédula de habitabilidad tiene una vigencia de 25 años en los casos de viviendas nuevas y 15 años en los casos de viviendas rehabilitadas en su primera ocupación.

De segunda ocupación: este tipo de cédula se reserva para aquellas viviendas preexistentes o usadas. Es decir, a partir de una segunda ocupación y su vigencia es de 15 años.

¿Qué se necesita para obtener la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad se tramita en el Ayuntamiento correspondiente y se puede solicitar tanto para viviendas nuevas como para viviendas que ya existen y que hayan sido reformadas.

Los requisitos para solicitar una cédula de habitabilidad pueden variar de una comunidad autónoma a otra. Generalmente, para su otorgamiento se toman en cuenta aspectos como superficie útil y total de la construcción, altura, ubicación y distribución de los espacios. Además, se deben cumplir ciertos requisitos documentales también.

Adicionalmente, se suele exigir que la propiedad esté inscrita en el Registro de la Propiedad (catastro) como de uso residencial. Otros aspectos a tener en cuenta son los relacionados con la seguridad y la salubridad del inmueble.

No obstante, en términos generales para obtener la cédula de habitabilidad se debe presentar una solicitud en el Ayuntamiento correspondiente. A continuación, se debe aportar la documentación necesaria, que incluye el título de propiedad, el plano de la vivienda y el certificado de final de obra.

Una vez que se ha presentado toda la documentación, se procederá a realizar una inspección por parte de un técnico municipal, que comprobará si la vivienda cumple con los requisitos mínimos de habitabilidad.

Si todo está en orden, se emitirá la cédula de habitabilidad, que se enviará al propietario de la vivienda.