Invertir en inmuebles

Invertir en Inmuebles, ¿vale la pena hacerlo en la actualidad?

Cuando se tienen recursos para invertir, una de las dudas que más inquietan a los inversores españoles es el tema inmobiliario. ¿De verdad es rentable actualmente invertir en inmuebles? Y la respuesta sigue siendo sí. El mercado de inmuebles es uno de los más extendidos en el mundo y que ha superado con éxito muchos obstáculos, crisis, modificaciones y más. Las premisas para seguir confiando en este mercado siguen siendo las mismas: pasividad en ingresos, grandes beneficios y seguridad del valor.

¿Cómo invertir en inmuebles?

Ahora bien, sabiendo que este segmento del mercado de inversiones en el que puedes incursionar, ¿cómo hacerlo bien en España? Probablemente, seas de los que piensa que simplemente debes comprar una casa para posteriormente alquilar. Y sí, es una práctica común tener otro segundo inmueble para fines lucrativos, pero esto es solo la base de una montaña de oportunidades. Hay una gran variedad de formas para invertir en inmuebles, cada una con ventajas y riesgos, los cuales, bien controlados, te pueden dar excelentes beneficios.

6 maneras de invertir en inmuebles

En este punto te vamos a enseñar 6 formas diferentes y rentables de invertir en inmuebles, o como es frecuente llamarlo en España “invertir en ladrillo”. No necesariamente deberás comprar una casa de playa para que sea rentable. Cualquier inmueble, empleando una buena estrategia, se convierte en una alternativa para obtener buenos ingresos extras. Y no importa si no tienes mucho capital, pues también existen atractivas alternativas para invertir en inmuebles interesantes de conocer. Así que revisemos de qué formas podrás asegurar tu dinero con estas inversiones.

Crowdfunding de inversión inmobiliaria

¿Qué es el crowdfunding? Es lo que se conoce como una red donde se financia de forma colectiva un bien o proyecto. Es decir, es una manera de financiar una inversión inmobiliaria, donde cualquier persona puede invertir la suma de dinero que tenga para tal fin. El crowdfunding inmobiliario se realiza de forma online y es uno de los sectores que mayor crecimiento ha experimentado. Además, su posicionamiento como forma de inversión es innovadora, pues lo ha hecho dentro de un sector tradicionalista, resistente a cambios tecnológicos.

El Crowdfunding es una de las formas de inversión que más ventaja ofrece a las partes involucradas, que son los inversores y los promotores inmobiliarios. Para los inversores, existen una gran variedad de proyectos, seguros y transparentes, y no se requiere experiencia previa. Asimismo, diversificar la inversión en diferentes proyectos reduce significativamente el riesgo y los resultados se obtienen en plazos mucho más cortos. Para los promotores es otra forma alternativa de acceder a financiación sin pasar por los bancos.

Comprar un inmueble para alquilarlo

La segunda forma de inversión es una de las más tradicionales. Lo más frecuente de este tipo de inversión es que se requiera buscar financiación bancaria a través de una hipoteca. Se puede invertir en pisos, garajes, trasteros o casas, los cuales pueden generar una rentabilidad. No obstante, en algunos casos puede traer más desventajas que ventajas, en función de las formas de cómo financiaste el bien. Por tanto, deben aplicarse mayores estrategias para poder tener éxito a la hora de obtener rendimientos.

La primera estrategia es verificar qué tipo de inmueble es más conveniente. Las casas o pisos son más rentables, pero también tienen más gastos. Los garajes o trasteros, en cambio, teniendo menos valor de renta, anualmente pueden ser más útiles. Por tanto, antes de alquilar, es conveniente revisar bien cuál es el monto adecuado de alquiler. El mismo debe ser suficiente para pagar los gastos en los que se haya incurrido con la compra del bien, por ejemplo, la hipoteca y los servicios.

Comprar bienes raíces para reformar y vender

Ahora bien, comprar una casa o un garaje no necesariamente debe ser para alquilarlo. Existen inmuebles que requieren ciertas reparaciones, las cuales hacen que su precio de mercado sea un tanto menor (por no decir atractivo). Reformar lo que se necesite, se puede volver a introducir al mercado en un corto plazo y sacar buenos beneficios. Aunque se pueden obtener estupendos ingresos al vender, la estrategia debe ser estudiada. Y no cualquier casa o local debe ser comprado sin un estudio previo de factores: ubicación, servicios, transporte, finalidad del inmueble.

Esas son características externas que pueden apreciar o depreciar sin siquiera empezar a reformar. También hay que estudiar la propiedad, el porqué de su devaluación y si la restauración no resulta costosa. Sumando el valor del inmueble más la restauración, la resultante no debería ser mayor que los ingresos que pueden obtenerse en la venta posterior. La compra de inmuebles para posteriormente venderlos es especial para quienes les encanta el olor a reformas, con un agudo sentido de la rentabilidad.

Invertir en inmuebles con fines turísticos

Siguiendo la línea anterior, hay un tipo de bienes inmuebles que puede llamar la atención con solo tener la palabra “turístico”. Y es que, en la actualidad, la moda de viajar y conocer diversos puntos del globo ya es una moda. ¿Te imaginas siendo el propietario de un piso frente a las costas mediterráneas? Es una forma de inversión donde podrás alquilar tu propiedad a turistas que visiten el destino turístico por poco tiempo. Empresas como Airbnb son toda una innovación en este ámbito.

¿Por qué requiere estudio? Porque en muchos casos, el que sea un bien turístico no significa que sea llamativo para el extranjero. Lo que a nosotros como inversores nos parece esencial, relevante, para los turistas puede ser trivial o de poco interés. Así que requiere que conozcas perfectamente este segmento de mercado para verificar qué propiedades pueden ser rentables. Asimismo, la alta tasa de visitantes, para un inmueble de gran interés, genera un volumen de gestiones que debes hacer con regularidad.

Invertir en inmuebles con fines comerciales

Invertir en inmuebles no solo se limita a los fines turísticos. También se pueden obtener buenos ingresos invirtiendo en estructuras de características comerciales. Y de este tipo, hay una gran cantidad: oficinas, edificios, comercios, naves industriales, entre otros. Ahora bien, a diferencia de lo que hemos venido repasando, estos bienes sí tienen precios considerablemente altos debido a su alta rentabilidad. Por tanto, se reserva especialmente para personas con gran cantidad de recursos o empresas. Es recomendable verificar su emplazamiento y mercado al que se orienta.

Realizar inversiones inmobiliarias pasivas

Por último, no es obligado comprar un bien inmueble para obtener rendimientos de capital. Existe otra alternativa como lo es la inversión inmobiliaria pasiva, especial para personas que trabajan o tienen otras actividades que atender. En este caso, el capital destinado a invertir se deja en manos profesionales expertas en este sector. ¿La finalidad? Que las oportunidades de inversión sean del todo fiables, con alto interés, para obtener excelentes rendimientos en el tiempo. Esto último es fundamental, pues es una práctica con beneficios a largo plazo.

Y recuerda que, si necesitas liquidez, con Adelanto puedes adelantar el cobro de hasta 12 mensualidades de tu alquiler. ¡Infórmate ya!

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.