Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Finanzas

¿Cómo inyectar liquidez en las empresas sin contravenir las ayudas de Estado?

Las actividades vinculadas a la I+D+i son el instrumento canalizador de ayudas públicas a las empresas, ya que la Unión Europea impide las ayudas directas a las compañías, incluso durante el Estado de Alarma

Publicado el:
¿Cómo inyectar liquidez en las empresas sin contravenir las ayudas de Estado?

La Consultora valenciana AVS Consulting, con más de 20 años de experiencia en la aplicación de incentivos fiscales y en la obtención de financiación a través de actividades de I+D+i sabe muy bien que “las actividades vinculadas a la I+D+i son un instrumento eficaz como canalizador de ayudas públicas a las empresas, ya que la Unión Europea impide las ayudas directas a las compañías, incluso durante el Estado de Alarma”, explica su director general -también vicepresidente de la comisión de I+D+i de la CEOE-, Raúl Natividad.

En este sentido, AVS ha analizado campos de mejora en este tipo de instrumentos de apoyo nacional desde el pago anticipado de las subvenciones asociadas a diferentes tipos de financiación al tipo de deducciones que se pueden aplicar. Así lo explica Natividad a lo largo de esta entrevista con Economía 3:

– Uno de los primeros organismos en ofrecer respuesta creo que ha sido el CDTI, que canaliza las ayudas a la I+D en España en forma de préstamos y subvenciones…

– Sí, muy en línea con su carácter estratégico. De este modo, ha intentado aumentar la flexibilidad a la hora de anticipar las ayudas, incluso aumentar el tramo no reembolsable de mismas (lo que sería más o menos equivalente a las subvenciones que todos conocemos).

Si bien, tenemos que reclamar que esta flexibilización se mantenga al menos durante dos años, incluso aumentar la parte de ayudas no reembolsables, algo que fue crucial en la anterior crisis.

Recordemos que el CDTI se nutre de fondos propios y del capítulo VII de los Presupuestos Generales del Estado, por tanto, se debe reforzar este capítulo ya que lo previsible es que la demanda de estos fondos aumente.

Hay que entender que en la crisis del 2008, el CDTI perdió más del 50% de las empresas que solicitaban fondos de I+D, y esto es lo que no debe ocurrir, no debe darse un retroceso tan grande en I+D, pues la I+D, es el activo que va ayudar a las empresas a salir más rápido de la crisis como ya se demostró en 2014-2015.

En ese momento de salida de la crisis, había un 40% más de empresas exportadoras que en 2008, y en su inmensa mayoría lo eran, porque habían realizado proyectos de i+D que les permitieron salir al exterior con mayor valor añadido.

Por tanto, el CDTI debe aumentar hasta el máximo la intensidad de ayudas permitidas por la UE, es decir en términos porcentuales, la cantidad de ayuda con que se puede apoyar un proyecto de I+D y esto está en función de unos parámetros: el tipo de empresa que es (si se trata de una pyme…), la zona donde se ubica (si es objetivo 1…), etc.

De este modo, urgimos a que aumente la intensidad de las ayudas, a que las lleve a máximos y no se guarde colchones del 15 o 20%.

Incluso creemos que es el momento de presionar a la UE para poder tener límites de ayuda superiores, ya que en los próximos dos años vamos a necesitar compensar la caída del crecimiento registrado.

raul-natividad

Raúl Natividad, director general de AVS | E3

– ¿Qué otros instrumentos son necesarios?

– Apostar verdaderamente por la compra pública innovadora. Durante esta crisis hemos visto cómo el sector público ha pedido la colaboración del sector privado para buscar avances en innovación, pues continuar en esta línea y llevarla a sus máximas posibilidades.

Igualmente, establecer instrumentos que ayuden a la colaboración entre empresas y centros tecnológicos para sacar  adelante proyectos de valor que generen a través de la innovación alternativas de negocio, pues de lo contrario, otros competidores internacionales nos tomarán la delantera en un mercado global como el actual.

– Una de sus propuestas, que recoge la CEOE, al Ministerio de Industria, es que lance una convocatoria extraordinaria del programa de Reindustrialización y Competitividad -Reindus- con un presupuesto de 2.000 millones de euros…

– Exacto, en  2019 había 800 millones de presupuesto dedicado a Reindus y planes de competitividad, que no llegaron a agotarse, pero cuál fue el motivo: la exigencia de avales bancarios para poder anticipar y poder cobrar la ayuda. Se trata de préstamos a largo plazo, hasta 12 años y el Estado pedía unas garantías altas, podían llegar incluso al 40% del presupuesto; por lo que en 2019, las empresas encontraban alternativas más interesantes en el mercado privado.

– ¿Y por qué esas garantías tan exigentes?

– Si nos retrotraemos a la historia de este instrumento lo entendemos: durante 2008 y 2011, fue importantísimo, no se pedían entonces avales bancarios, y fue un instrumento que no solo sirvió para dar un empujón a la cuenta de resultados de una empresa, sino que salvó compañías de la quiebra.

Si bien, antes del 2008 la mora para el sector público en ese tipo de préstamos era del 1% y con la crisis se disparó hasta el 40%. Por tanto, el Estado tuvo que cubrirse contra ese aumento de la morosidad, ¿cómo? exigiendo avales bancarios que pudieran cubrir esa mora, por eso digo que se llegó a exigir hasta el 40% del crédito en aval, para balancear el riesgo.

Hoy en día esas exigencias de aval se mantienen aunque la situación sea distinta, y considero que para dar respuesta a la crisis actual no podemos ahora someter este crédito al filtro de obtener avales de la banca privada, ya que es obvio que las estructuras financieras de las empresas no pueden permitirse conseguir dichos avales, con lo cual es una pescadilla que se muerde la cola y la financiación nunca llegará.

avs

Oficina de AVS en València. Archivo | E3

– ¿Entonces además de aumentar hasta 2.000 millones la partida de estos préstamos se debería contemplar flexibilizar esos avales…?

– Sí, hay que adecuar la exigencia de avales a la realidad de las empresas según la crisis de liquidez que están viviendo; y lo segundo, que la línea ICO que otorga avales a la banca, pueda otorgarse también a este tipo de préstamos públicos como son los de Reindus.

No podemos crear ineficiencias que no tienen ningún sentido. No tiene sentido que un aval del ICO vaya para un préstamo que a su vez la empresa tenga que pignorar, para que la banca le dé un aval y que luego ese aval vuelva al Estado. Estaríamos siendo absolutamente ineficientes sabiendo que el objetivo está en que a las empresas les llegue la máxima liquidez posible.

– Hasta el momento el Real Decreto del Gobierno para luchar contra el impacto económico de la COVID-19 ha incidido en flexibilizar el plazo para presentar los avales y retrasar la justificación del instrumento…

– Sí, pero de todos modos recomiendo que todo aquel que quiera acogerse a la prórroga la solicite por escrito.

– Otro tipo de ayudas de I+D van orientadas a las cuotas de la Seguridad Social del personal investigador…

– Sí, estas ayudan establecen que las pymes se pueden ahorrar el 60% de la Seguridad Social a cargo de la empresa de aquel personal dedicado en exclusividad a I+D+i, actualmente el presupuesto de ejecución de esta medida es de 240 millones.

Si bien, estas ayudas no pueden ser compatibles con las deducciones fiscales, salvo en el caso de pymes con sello de pyme innovadoras.

– ¿Y cómo se concede ese sello?

– Lo otorga el Ministerio en determinados supuestos como haber realizado un proyecto certificado… Todos nuestros clientes pyme, tienen este sello. Pero es cierto que si una empresa no lo ha solicitado hasta el momento, puede ser complicado de obtener en estos momentos al no tratarse de una gestión prioritaria para el Ministerio actualmente.

– ¿Y las empresas que no son pymes es imposible que compatibilicen la bonificación a la Seguridad Social del personal investigador con las deducciones?

– Exacto no lo podrían compatibilizar.

– ¿Y cuál es vuestra propuesta?

– Hacer compatibles las deducciones fiscales con las bonificaciones de la cuota a la seguridad social del personal de I+D+i, para todo tipo de empresas y aumentarlas incluso al 75%. Al pasar del 60 al 75% hablaríamos de inyectar una liquidez en las empresas de entre 60 y 70 millones de euros.

– ¿Y la ventaja de todo ello es que se mantiene el empleo y un empleo altamente cualificado -personal investigador-?

– Exacto son ayudas directas al coste de la mano de obra del personal investigador, nos interesa que las empresas mantengan su plantilla de I+D+i porque como hemos dicho es el mejor activo para generar valor, y salir lo más rápido posible de la crisis.

– Y háblanos de las deducciones, ¿consideras que podría ser la medida más importante?

– Sí, las deducciones fiscales a los proyectos de i+D+i de empresas. Desde CEOE manejamos muchos informes que constatan que las deducciones fiscales son el instrumento que más efectos beneficiosos procura a la empresa, porque son recurrentes (se producen todos los años), no están sujetas a restricciones presupuestarias e inciden en la rentabilidad financiera de la empresa.

De hecho, permiten captar inversiones de multinacionales extranjeras de I+D+i en España y por ello es importante que el sistema fiscal sea sólido y sostenido en el tiempo.

– ¿En qué momento nos encontramos respecto a estas deducciones?

– Lo cierto es que si no hay beneficio, se pagan menos impuestos, pero tampoco pueden aplicarse las deducciones, con lo cual, siguiendo el ejemplo de Francia, se permitía transformar esa deducción en liquidez con tres requisitos: la de aplicarse un 20% de quita, es decir, si tenías derecho a 100 te vas a poder inyectar 80, y esperar 2 años antes de poder hacerlo, así como mantener a toda la plantilla.

Creemos que no es el momento de estos tres requisitos, y creemos que los empleados que están en los ERTE no deben computar, hay que ser más laxos.

Otras cuestiones que preocupan a las empresas…

Sobre las líneas ICO con aval del Estado, opina Raúl Natividad, que debería ser este el que fijara el tipo de interés a aplicar en el préstamo, fundamentalmente en el porcentaje avalado: “Al final es la entidad financiera la que termina estableciendo el tipo de interés para el 100% del préstamo. Si el ICO está cubriendo con un aval bancario hasta el 80% del riesgo, sería lógico que la entidad financiera solo fijara el tipo de interés en el porcentaje que resta, ya que es ahí donde verdaderamente asume el riesgo; mientas que en el resto, el interés debería venir fijado por el Estado en su globalidad”.

Para acabar otro tema que preocupa a Natividad son los próximos momentos de ajuste del empleo que, a su juicio, cabe esperar: “Con la finalización del estado de alarma puede haber otro ajuste importante, y otro más, una vez transcurran seis meses tras la finalización de los ERTE (ya que para acogerse a los beneficios establecidos por el estado de alarma se requería el mantenimiento de los puestos de trabajo durante 6 meses)”, por tanto entiende que se deben adoptar medidas para prever los ajustes.