Vicente Lafuente, presidente de Femeval

“El cierre de empresas genera un efecto dominó y rompe la cadena de suministro”

Esta situación que está provocando la crisis sanitaria que estamos viviendo está originando una ruptura de la cadena de suministro

Archivado en: 

“Estamos detectando el cierre paulatino de empresas no directamente afectadas por el Covid-19  y que va generando un efecto dominó respectos a otras empresas y servicios (ya sean proveedores, clientes o de servicios de mantenimiento industrial), lo que provoca una ruptura de la cadena de suministro”, explica Vicente Lafuente, presidente de la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (Femeval).

Además de este gran problema, la Federación está detectando otras incidencias que se están registrando desde que se declaró el estado de alarma. Así, el subsector de instalaciones y mantenimiento del metal está registrando problemas de aceptación o rechazo de los ERTE por no estar incluida esta actividad en las de causa mayor. Asimismo, están teniendo problemas con la Policía Local porque les ponen dificultades para efectuar su actividad tanto en viviendas, comercios u obras en la vía pública.

Otro de los problemas  con los que se están encontrando los asociados de Femeval está relacionado con los desplazamientos del personal. En este sentido, inciden en que “unicamente se ha aclarado de forma expresa para las empresas instaladoras de telecomunicaciones por parte del Ministerio. En el resto de casos, se debería aclarar por el Ministerio de Industria”.

Desde Femeval también alegan falta de suministro de EPI frente al coronavirus ya que “muchas de nuestras empresas tienen que trabajar y no disponen de estos elementos de protección”; no se facilita a las empresas documentación que justifique el cierre de obras/proveedores/clientes con la que las empresas después puedan solicitar un ERTE; y la imposibilidad de la apertura de la actividad por imposición de la autoridad (policía local y/o guardia civil).

Igualmente, al cerrar las factorías de vehículos, los fabricantes de recambios están cerrando, “con lo que se interrumpe la cadena de suministro que provoca una rotura de stock al recambista y al taller”, clarifican.

Vicente-Lafuente-Femeval

Vicente Lafuente, presidente de Femeval en una imagen de archivo

A pesar de todas estas incidencias, “desde Femeval valoramos positivamente el esfuerzo de las empresas del metal, su industria, comercio y servicios que por Real Decreto-Ley pueden seguir trabajando porque están tirando del tren económico. Y en el caso de las que se han visto obligadas a paralizar su actividad, entendemos que tengan que recurrir a la presentación de un ERTE para minimizar el impacto negativo de esta crisis sobre sus negocios y plantillas”, reconoce Vicente Lafuente.

En esta línea, el presidente de Femeval apela al compromiso y colaboración de la sociedad, del tejido empresarial y de la Administración para afrontar coordinadamente los efectos de esta situación crítica, “que es nueva para todos y todas y que, entre todos y todas tenemos que superar más unidos y con más responsabilidad que nunca. Y en este camino debemos hacer prevalecer valores como el sentido común a la hora de adoptar decisiones para no paralizar la economía”.

Con lo cual y para ayudar a sus asociados, Femeval ha puesto toda su estructura y medios a disposición de las empresas desde el inicio del estado de alarma.

En este sentido, Lafuente aclara que “todo el equipo humano y los miembros de Gobierno continuamos a pleno rendimiento con el fin de ofrecer servicios que garanticen la supervivencia de nuestras empresas y, por tanto, del empleo que generan”. Entre ellos, información, asesoramiento y gestión de ERTE; resolución de dudas y consultas derivadas de los cambios normativos que afectan al ámbito económico, profesional y laboral como desplazamientos, limitaciones de apertura de actividad, sectores afectados, ayudas para financiación, dotación de EPI, aclaraciones en materia de Prevención de Riesgos Laborales … Ya que “esta crisis sanitaria está generando mucha la incertidumbre e inquietud en el tejido empresarial”, subraya.

Femeval está informando puntualmente a sus empresas asociadas vía circulares y a través de su página web sobre aquellos aspectos que puedan resultar de su interés. Del mismo modo, están en permanente contacto con la CEV y Confemeval para trasladar las necesidades más acuciantes de las empresas ante la Administración para su adopción en las normativas.

Desde Femeval informan también que las actividades de las empresas de su sector de instalaciones, mantenimiento y reparación no están contempladas en el RD y por tanto su cierre no está normativamente incluido pero “se encuentran con grandes dificultades para realizar su trabajo”.

Y lo mismo ocurre con los talleres de reparación de vehículos que sí que pueden abrir sus puertas, salvo que la autoridad local o Guardia Civil indique lo contrario, como medida más restrictiva ante esta situación. Sin embargo y dadas las restricciones de movilidad, “solo pueden acudir al taller las personas que sí puedan desplazarse por motivos laborales indicados en el RD 463/2010, y que necesiten urgentemente algún tipo de reparación en su vehículo para poder desarrollar su actividad”, señala Lafuente.

Igualmente, tampoco están incluidas en el cierre por el estado de alarma ninguna de las actividades de la industria metalmecánica, ni tampoco el comercio al por mayor (comercio de maquinaria, hierro, aluminio…). “No obstante, -aclaran-, dado que todas las plantas automotrices españolas están cerradas en este momento, el sector auxiliar se está viendo gravemente afectado”.

Por otra parte, desde Femeval resaltan también que el comercio al por menor del metal tiene suspendida su actividad, excepto los establecimientos de óptica y productos ortopédicos, combustible para la automoción y equipos tecnológicos y de telecomunicaciones. “Por lo que el impacto económico es mayor en este subsector”, inciden.

Solidaridad desde el sector del metal

Del mismo modo que está ocurriendo en otros sectores, empresas asociadas a Femeval están reorientando su producción para echar una mano y hacer frente a la crisis sanitaria en la que nos encontramos. “Se trata de gestos que desde Femeval agradecemos y loamos”, incide su presidente.

En concreto, están contribuyendo aquellas empresas cuya actividad productiva posibilita el corte por láser, chorro de agua, procesos de mecanizados, torneados e impresión 3D. “Al respecto, cualquier empresa del metal que en este momento pueda reorientar su actividad ante cualquier requerimiento que realicen las administraciones públicas sanitarias, por descontado, que van a colaborar para paliar las urgencias y necesidades que esta crisis está generando”, subraya Vicente Lafuente.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter