"Claves para que no te dejes engañar"

Dietista Enfurecida: “La fuerza de voluntad es una mentira como una catedral”

Virgina Gómez presenta su primer libro, que en clave de humor ácido, trata de desmontar los mitos en la nutrición

Archivado en: 

Virgina Gómez, la 'Dietista Enfurecida', presenta su libro en València | E3

“Dietista Enfurecida. Claves para que no te dejes engañar”(Zentih) es el primer libro de la dietista-nutricionista valenciana Virginia Gómez, que se presenta mañana en València.

Un manual de nutrición que trata de desmontar mitos y denunciar engaños sobre la alimentación, en clave de humor y con el mismo lenguaje directo, irónico, sarcástico y a veces ácido,-rasgo muy de la “terreta”-, que caracteriza a la influencer, experta en dietética y nutrición, y que tiene miles de seguidores en redes sociales.

En un entrevista para Economía 3, la ‘Dietista Enfurecida’, cuenta con indignación la ineficacia de las pastillas adelgazantes y la necesidad de legislar contra estos productos ya que“nunca le funcionan a la gente y todos los años se siguen vendiendo y se vuelven a vender, es una publicidad engañosa, porque esta comprobado que no funciona”.

La autora destaca de su libro su labor divulgativa y su fácil lectura gracias a un lenguaje distendido, muy en concordancia con el estilo personal con el que suele escribir en Twitter. Durante la entrevista desvela detalles de los contenidos, como el capítulo sobre la falta de fuerza de voluntad,-que confiesa que es su favorito-, y subraya que “era muy necesario hablar sobre este tema”.

En este sentido, explica que hay una parte sociocultural muy importante y que en realidad “hay gente que no se organiza porque no tiene tiempo y a veces les digo que es porque sus hijos o su pareja no hacen nada”, y matiza, entre risas, que “me dan ganas de ir a su casa a echarles la bronca”.

Virginia Gómez es técnica superior en dietética, dietista-nutricionista por la Universitat de València en la que también cursó un Máster de Nutrición Personalizada y Comunitaria. Actualmente pasa consulta online a través de su página web e imparte cursos de formación a profesionales y puntualmente a población general, así como también, realiza diversas colaboraciones en medios de comunicación.

-¿Cómo surge la idea de escribir este libro?

-Queríamos hacer un libro de nutrición divulgativo y mi editora me propuso escribirlo en la línea de mi cuenta de twitter, y de ahí, surgió la idea de hacer divulgación desde el humor, el sarcasmo, la ironía, la acidez…

-¿Cuál es el principal objetivo que persigue esta publicación?

-Básicamente queremos desmontar mitos y todos los engaños que hay porque la verdad, parece mentira, se supone que las leyes se tienen que encargar de que no nos engañen, pero no. Nos engañan con muchas cosas. Hay algunas cosas que están muy bien legisladas, pero en materia de alimentación es un caldo de cultivo para que nos timen.

-¿Cuáles son para ti los peores engaños?

-A mi me fascina lo de las pastillas para adelgazar. Todos los años salen con alguna sustancia nueva, pero nunca le funciona a la gente. Y todos los años se siguen vendiendo y se vuelven a vender, y es una publicidad engañosa, porque no funciona. No entiendo como no hay una ley que lo prohíba porque no puedes vender algo como adelgazante cuando está comprobado que no es efectivo.

-¿Entonces estos productos para adelgazar no funcionan ni cuando haces dieta?

-Adelgazas porque haces dieta, no por las pastillas. Es verdad que hay algún fármaco que ayuda a que no digieras bien parte de las grasas. En este caso si funciona, pero el precio es que si ingieres grasa, tienes diarrea…es un mal plan.

-También hablas de la Dieta Mediterránea…

-Yo siempre digo que Dieta Mediterranea no es comerte una hamburguesa de una cadena rápida en la playa de la Malvarrosa (ríe). Bromas a parte, yo creo que esto es lo que hacían nuestros abuelos, ni siquiera la generación de nuestros padres hacen ya lo que yo considero Dieta Mediterránea.


“No podemos estar todos los días desayunando ‘coca de llanda’, ni magdalenas, ni galletas…que es un plan maravilloso (ríe), pero no es sano”


Ahora hay muy poca gente que cocina y que hace guisos…tampoco hacer unas lentejas requiere mucho o comer algo de pescado. Son cosas que se han ido perdiendo en favor de la comida a domicilio y los alimentos ultraprocesados o precocinados. Ahora parece que por hacerte un filete de toda la vida con ensalada ya eres ‘healthy’.

-¿Qué alimentos naturalizados en nuestra dieta no recomiendas?¿A cuáles les haces la guerra?

-Pues aunque creo que ya esta muy destapado, pero principalmente a las galletas, que aunque tengan fibra, están consideras como bollería. No podemos estar todos los días desayunando ‘coca de llanda’, ni magdalenas, ni galletas…que es un plan maravilloso (ríe), pero no es sano.

-¿A qué publico va dirigido tu libro?

-He tratado de hacer un libro dirigido desde el que empieza a interesarse por el tema, hasta gente que sabe mucho sobre nutrición. Hay una parte al principio que es mas teórica. Lo más complicado ha sido encontrar el punto medio para poder abarcar a este público tan heterogéneo, pero creo que la clave es el humor. Intento tratar todos los temas y de hecho, se pueden leer los capítulos al azar porque no hay una continuidad. Por ejemplo hay un capitulo de nutrición deportiva y suplementacion, porque hay mucho mito u otro capítulo dedicado a la fuerza de voluntad. He estructurado el libro en función de lo que yo creía que debía contar.

-¿Cuál es la parte del libro que más has disfrutado?

-“La fuerza de voluntad es una mentira como una catedral” es mi capítulo favorito. Muchas veces la gente dice “es que no tiene/tengo fuerza de voluntad” y en realidad esa persona tiene un contexto de vida donde es muy complicado ponerse a comer bien y además querer hacer deporte. Si una persona trabaja 12 horas, tiene hijos y cobra el salario mínimo…


Comemos tan mal y cocinamos tan poco que “parece que por hacerte el típico filete de toda la vida con ensalada ya eres ‘healthy'”


Para mi esto era muy necesario decirlo. Hay gente que tiene tiempo para ir al gimnasio y para cocinar y le gusta este tipo de vida, no le cuesta organizarse…pero hay otras personas que están muy enganchadas a la comida basura,  no tienen tiempo, o tienen otras prioridades, que no son comer bien.

Lo veo en muchas personas que se desviven por su pareja y/o sus hijos, que todos estén bien y todo esté perfecto, y se dejan en último lugar. Cuando llega su momento “pasan olímpicamente” de hacerse la cena y/o de hacer deporte porque está agotados. Entonces, claro, a veces me indigno y les digo “es que tus hijos no hacen nada”, y me dan ganas de ir a su casa a “echarles la bronca”.

El lunes 17 de febrero Virginia Gómez (Dietista Enfurecida) acudirá a la presentación de su libro en El Corte Inglés de la Calle Colón de València a las 19 horas.

Suscríbete a nuestra newsletter