Empresa de polímeros y de emulsiones base agua

Carlos Albors (Laiex): “Fabricar en Alemania nos abre un gran mercado”

La proyección de Laiex Brinkmann se ha disparado y acaban de firmar varios acuerdos comerciales anuales con producciones que duplican la estimación productiva que se definió al comprar la planta en junio

Archivado en: 

Carlos Albors, gerente de Laiex, en su despacho | Imágenes: Laiex

En los últimos diez años, Laiex, fabricante de polímeros y de emulsiones base agua, ha triplicado su producción y ha duplicado su plantilla. En estos momentos tiene puesto el foco en Laiex Brinkmann, la nueva planta de producción en Alemania, cuya proyección se ha disparado y donde acaban de firmar varios acuerdos comerciales anuales con producciones que duplican la estimación que definieron en junio pasado al comprar la planta.  Además, está preparando la celebración de su cincuenta aniversario, que tendrá lugar el próximo mes de abril.

“No hacemos producto final, somos una empresa de polímeros y de emulsiones base agua, pero somos la materia prima más importante de nuestros clientes”. De esta forma define Carlos Albors, gerente de Laiex su modelo de negocio.

“Conseguimos que la pintura no se caiga, somos los que hacemos el ligante de estampación en una cortina o un mantel no se vaya el estampado; en el sector del automóvil estamos presentes en el mundo de las moquetas; en los campos de césped artificial; somos las emulsiones que se ponen en las latas para que cuando pasemos el dedo o una moneda no se ralle; somos los adhesivos que hay en los cromos, cintas aislantes, etc. En definitiva, estamos en todas partes y somos la tecnología invisible y es, precisamente, en todos estos aspectos en los que trabaja nuestro Departamento de I+D, el corazón de esta empresa”, especifica Albors.

Laiex es una empresa familiar, 100% capital valenciano. La compañía comenzó en 1970 de la mano de los padres de nuestro protagonista “con 100.000 pesetas que les dejó un tío mío”, recuerda. Su madre fabricaba y su padre se iba con el Seat 600 y no volvía hasta que no lo vendía. “Empezamos haciendo compuestos para el sector del automóvil, que es muy exigente pero que te obliga a mejorar y te ayuda a crecer”.


Carlos Albors: “Nuestro Departamento de I+D, el corazón de esta empresa”


En 1995 pusieron en marcha la planta de polimerización en el Polígono Fuente del Jarro (Paterna). “Comenzamos fabricando productos para el sector del automóvil, después para pinturas, textil, cerámica, construcción, asfalto… En definitiva, hemos ido invirtiendo, según nuestras posibilidades, en mejorar las instalaciones y en contar con técnicos cualificados que nos ha permitido crecer en nuevos productos y mercados“, informa.

Laiex-planta

En 2019 han crecido un 14%. En 2018 facturaron alrededor de 30 millones en Valencia y en 2019 hemos alcanzado los 33 millones. En 2020 esperan sumar a estas cifras entre 10 y 15 millones de euros más.

En cuanto a innovación, el representante de Laiex explica que centran su I+D en tres campos: en la mejora de los productos tanto tecnológicamente como medioambientalmente; la creación de nuevos productos para dar más oportunidades a los clientes; y la implantación de nuevas tecnologías. El laboratorio, que les permite luchar con su competencia, está integrado por 20 personas más dos asesores de prestigio reconocido. De hecho, Carlos Albors afirma que “si queremos estar en esta liga tenemos que tener un I+D y un laboratorio competitivo”.

La importancia de la digitalización para la compañía

Laiex ha llevado a cabo un proceso de digitalización debido a “las exigencias del mercado y a la importancia de la calidad”, incide Albors. En concreto, confirma que “si no quieres perder clientes debes continuar profesionalizándote”.

La compañía ha automatizado todos sus procesos industriales, un proceso que se ha llevado a cabo en cuatro o cinco años y han invertido entre los 400.000 y los 800.000 euros. “Trabajamos siete días a la semana durante 24 horas y cuando interviene el factor humano siempre puede haber algún error. Por ello, era importante automatizarlo todo para evitar fallos y, sobre todo, para que todos los lotes de producción sean iguales y podamos ofrecer a nuestros clientes la misma calidad, el mismo producto y sin variaciones”, señala Albors. A todo ello se ha sumado, la puesta en marcha de un programa para que gestione, con los pedidos de los clientes y dentro de un mínimo y un máximo, la producción “con el fin de obtener un mayor rendimiento de las máquinas”. Ahora mismo la compañía está trabajando en la automatización del almacén.

Dentro de sus propias instalaciones, la empresa también está concienciada con el medioambiente y el primer paso que han dado ha sido “papeles cero” , una cualidad que pueden conseguir gracias a una serie de herramientas “que contribuyen a que el trabajador sea más productivo y se pueda centrar en su trabajo y no en archivar documentos”, matiza.

Laiex también ha instalado un sistema de KPIs en cada departamento estableciendo semáforos de rojo, amarillo y verde. “Lo que está en verde dejamos que continúe su flujo natural, porque funciona bien, lo que está amarillo hay que analizarlo y reconducirlo y lo que está en rojo interviene gerencia para analizar qué inversión hay que hacer para que todo funcione”, explica Albors.

“Han sido muchos cambios que, en solo dos años, nos ha llevado a invertir dos millones de euros -reconoce Albors- pero si no los hubiéramos ejecutado no sé si hubiéramos podido sobrevivir”.

El gran salto a Alemania

Después de varios años buscando un partner y un centro de producción en Europa, en 2019 se instalaron en Alemania en Hausen, a 60 km de Dusseldorf, donde cuentan actualmente con una planta de producción más grande que la de Valencia.

“Se trata de un proyecto nuevo, estamos muy ilusionados, significa más horas de trabajo, más viajes pero, el poder fabricar en el centro de Alemania nos abre un gran mercado”, subraya Albors. De hecho, “la proyección de Laiex Brinkmann se ha disparado y acabamos de firmar varios acuerdos comerciales anuales con producciones que duplican la estimación productiva que definimos al comprar la planta en junio pasado”.

La planta de Alemania es al 50% de Laiex y el otro 50% restante es de un partner alemán. La dirección técnica, Marketing, Gerencia y Dirección Comercial se gestiona desde Valencia y el socio alemán se preocupa por la Administración, Recursos Humanos, Logística… “En definitiva, nosotros aportamos los conocimientos tecnológicos y ellos los conocimientos del país“, señala Albors.

¿Y en Brasil?

Pero la compañía ya llevaba en sus genes un aprendizaje previo sobre filiales. De hecho, tienen una planta en Brasil desde hace diez años. “Se trata de un mercado distinto y un país muy proteccionista para los que fabrican allí, no tiene nada que ver con Europa, las velocidades son distintas  y tiene posibilidades de crecer“, matiza.

La planta de Sudamérica está especializada en compuestos, producen unas 10.000 toneladas y en ella están fabricando todo el césped artificial que se produce en dicho país y la mitad de las moquetas de automóviles.

Mientras que en Valencia, al ser la central, lo fabrican todo -polimerización y compuestos- y el objetivo para Alemania es el mismo, aunque se ha empezado con polimerización. De todas formas, puntualiza Albors, “no puedo especializar una planta porque hacemos emulsiones base agua y esta es transportable hasta una distancia. Por ello, muchos de nuestros productos no son competitivos en Alemania, Polonia o República Checa porque llegamos más caro que los fabricantes de la zona. Con la planta de Alemania podemos producir allí y llegar a los clientes de esa zona. Con lo cual, la idea de Alemania es dar servicio donde perdemos competitividad por precio y desde Brasil suministramos al mismo país y a Paraguay”.

Diez años han para triplicar su producción

En estos momentos, Laiex fabrica alrededor de 25.000 toneladas solo en Valencia, “mientras que en 2008 hacíamos entre 6.000 y 8.000 toneladas”, aclara Albors. “Mi gran ventaja es que sé cuáles son los problemas de fábrica, con los clientes, con compras, con los laboratorios y he sabido dónde invertir para hacer frente a este crecimiento tan grande”.

En este sentido, Albors apunta que este incremento tan elevado de su producción en tan solo diez años “en parte es mérito nuestro y en parte de nuestra competencia. Mérito nuestro porque hemos potenciado nuestro laboratorio, I+D y nuestro desarrollo y además es el motor de la empresa. También nos ha ayudado la automatización de todos los procesos que nos permite trabajar siete días, 24 horas”, señala.

Y por otro lado, nuestra competencia, “que no veía este negocio suficientemente rentable, se han ido a otros sectores como farmacia, cosmética y alimentación donde las rentabilidades. son mayores y aquellas líneas que coincidían con nosotros las han ido cerrando. Se ha ido reduciendo el sector y nos hemos quedado empresas medias especializadas”, relata.

La cuota de mercado de Laiex en España varía dependiendo del sector. “Si hablamos del automóvil, representamos el 100% en fabricantes de moquetas de automóvil; al de pinturas damos servicio al 50% del mercado; en textil, estaremos entre un 30 y un 40%; y en calzado (plantillas, punteras, taloneras y adhesivos…), podríamos estar en un 80%”, especifica Albors.

Laiex está presente en 39 países actualmente. “España, Portugal, norte de África, sur de Francia, Italia y Alemania son mercados naturales nuestros donde suministramos volúmenes importantes. A todos ellos distribuimos desde la planta de Valencia”.

Noticias relacionadas

Un Comentario

  1. Cándido López
    Feb 19, 2020 @ 12:48:48

    Estaría bien que además de reducir el consumo de papel se preocupasen de solucionar su principal impacto ambiental: la emisión de olores y compuestos orgánicos volátiles nocivos, que afectan e incomodan de una manera destacada tanto al instituto de La Cañada en Paterna como a los vecinos de la zona frente a sus instalaciones.

    Reply

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra newsletter