La vivienda pone el foco, por fin, en las necesidades del usuario

La vivienda pone el foco, por fin, en las necesidades del usuario

Hace unos años solo los muy pudientes podían elegir la vivienda de sus sueños. La oferta no tenía en cuenta el cambio social ni de usos. Los cuartos de baño tenían bañera y los pisos tres dormitorios. Lo tomas o lo dejas. Si el cliente quería otra cosa, entonces ya venían los gastos extras. Tras la burbuja inmobiliaria, la promoción ha visto la necesidad de orientarse más al cliente que a los resultados del negocio. Han surgido empresas impulsadas por nuevas generaciones de profesionales –que han asumido el riesgo de convertirse en empresarios– que han dado la vuelta a la situación.

Los aspectos que están transformando la promoción de la vivienda tienen que ver también con las nuevas normas constructivas. Así encontramos que los nuevos puntos fuertes son la personalización del espacio según las necesidades del cliente, la sostenibilidad de los materiales y la eficiencia energética.

Pero además surgen nuevos factores, como el de crear comunidad. Así está, por ejemplo, Barrio La Pinada, un proyecto promovido por Iker Mercaide, que pone el acento en la sostenibilidad no ya de la vivienda, sino de todo un entorno, incluyendo las actividades económicas, porque no se trata de un barrio-dormitorio, sino de un sitio vivo en el que pasan cosas a lo largo del día.

Es un proyecto de maduración lenta, puesto que precisa de un núcleo humano cohesionado y sólido que participa en la conceptualización tanto del espacio como de las actividades que debe acoger. De momento ya cuenta con un colegio, Imagine Montessori, y La Pinada Lab, un espacio común de trabajo para proyectos empresariales relacionados con la sostenibilidad.


Conoce todo el contenido:

9 doctubre
Monto pinturas la marca del profesional
prestamo motor CAJAMAR
IVF prestecs nova maquinaria

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.