Innovación

La prestigiosa Guía Peñín testea los vinos de la Bodega Submarina del Mediterráneo

El director del Ribera del Duero Protos participa en Madrid en las pruebas de caldos y destaca la mejora de la maduración en el mar

Preparación de vinos submarinos alicantinos para la cata en la Guía Peñín de Madrid.

La prestigiosa Guía Peñin, considerada de referencia en los vinos y una de las más influyentes en España, ha testeado algunos de los caldos sumergidos en aguas alicantinas por la empresa Bodega Submarina del Mediterráneo, con cierta incredulidad de los resultados publicitados por el director de la Bodega centenaria Protos, Carlos Villar, según ha informado el fundador de este proyecto pionero alicantino, José Marín.

Como sumiller y supervisor de buceo, Marín expuso en la sede de la Guía Peñín -en la Gran Vía madrileña- su experiencia como testigo inicial y las impresiones que le han transmitido sus primeros clientes que han sometido los vinos a la maduración submarina durante seis meses, para comparar sus cualidades con aquellos que han seguido el proceso solo en su bodega terreste, además de evaluar el antes y después del cada vino.

El fundador de la Guía Peñín se ha interesado por esta iniciativa tras el eco mediático conseguido, entre otros, en los periódicos ABC y El Norte de Castilla, así como en el programa de Onda Cero de Julia Otero, en este último caso, con el director de la bodega Protos, Carlos Villar, DO Ribera del Duero, quien comentaba el éxito de esta maduración submarina.

En la comprobación de estas afirmaciones del bodeguero, el experto del mundo enólogico que edita la guía, todavía se mostraba reticente inicialmente a dar crédito a que la inmersión conseguía una evolución positiva en el vino. Para contar con más argumentos, la empresa alicantina relató que está teniendo consultas desde todo el territorio nacional acerca de este “método inventado” por la Bodega Submarina y la Universidad de Alicante.

En concreto, uno de los motivos de este escepticismo era el tapón de corcho lacrado, que hace imposible la respiración del vino por el corcho, lo que contradice el avance en su madurez, teóricamente, si bien en la Guía Peñín querían ser la primera del mundo que pudiera comprobar y dar la noticia de su posible efecto positivo.
Como en otras ocasiones, el vino que impresiona por su evolución es el de Pago de Carrovejas, de Pedro Ruiz Aragoneses, quien en la cata de su vino submarino en Peñafiel (Valladolid), afirmó: “Es un avance de mejora muy fácilmente apreciable, sobre todo en boca“.

Participantes en la cata para la Guía Peñín en Madrid con vinos submarinos alicantinos.

Participantes en la cata para a Guía Peñín con vinos submarinos alicantinos.

Marín no quiere anticiparse al pronunciamiento exhaustivo y riguroso de la guía, pero regresó satisfecho de Madrid por el parecer expresado por todos los expertos participantes en la cata de Peñin. El empresario alicantino resume que “globalmente se afirmaba que los tintos tenían un avance en maduración y ciertos blancos habían cambiado -no mejorado- pero en blanco de corta maduración era previsible, aunque confirmaban que habían variado de sabor

Esta impresión compartida confirma que bajo el mar el blanco hace cambios que, probablemente, como afirmó en otro foro Salvador Poveda, de MG Wine, se corresponden a una segunda fermentación en botella, al igual que el cava y champagne, con lo cual, puede dar pie a “una línea nueva de producto de distinto sabor y distintas características al original, conservando la juventud esencial para el vino blanco”.

Este 11 de noviembre, Bodega Submarina del Mediterráneo ha organizado una cata de blancos madurados según su técnica en el Restaurante Marmarela de Alicante.

Suscríbete a nuestra newsletter