La información económica de los líderes

¿Por qué cae hasta el 12% el porcentaje de mujeres en las carreras Stem?

Para atraer a más mujeres es necesario visualizar la tecnología como una disciplina social, cuyo impacto real es muy amplio en disciplinas como la medicina o finanzas

Según datos del Ministerio de Educación la presencia de las mujeres en las carreras Stem (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) ha caído en los últimos años, “estamos en el entorno del 10-12% frente a un 79% en carreras relacionadas con el sector divulgativo, salud y bienestar, es un decalaje importantísimo”, ha puesto de relieve la psicóloga Esther de Gaspar, con 25 de experiencia en el sector IT, en el marco del VLCSOFTING organizado por ITI esta semana.

“En este tiempo, el sector ha experimentado un crecimiento exponencial, pero lo único que se ha mantenido e incluso ha mermado, es la presencia de la mujer, la tendencia es inquietante porque estamos perdiendo cuota poco a poco”, ha manifestado De Gaspar durante la conferencia 365 razones para ser informática impartida junto a la también psicóloga Mª Jesús Giménez .

Según los datos puestos sobre la mesa, la Comisión Europea estima que la paridad en la industria digital permitiría aumentar el PIB de la UE en 9.000 millones de euros anuales.

¿Pero en realidad por qué no se sienten atraídas las mujeres a este tipo de carreras?, Economía 3 mantiene un encuentro con ambas psicólogas que han enfocado su carrera profesional al desarrollo humano, a la transformación y al cambio.

Izq. a dcha. Esther de Gaspar y Mª Jesús Giménez

Esther de Gaspar: Falta publicitar realmente qué es el sector, el sector no es solo picar código, lejos de ser algo intangible sus acciones tienen una repercusión real muy gratificante.

No se conoce el alcance social de la informática en la vida real, las TIC están metidas en todas las disciplinas: en medicina, finanzas, educación,… el problema es que no se ha vendido bien, y la mujer, frente al hombre, a la hora de escoger, necesita ver más el impacto social, las consecuencias directas que va a tener su profesión. Son infinitos los campos a los que se puede aplicar la informática y las posibilidades que esta ofrece. Siempre habrá un campo de aplicación que te guste.

– ¿Qué aspectos / rasgos destacaría del colectivo IT en los que la mujer puede aportar más valor?

– Son muchos, pero destacaría, subrayando las palabras de la consultora del ITI Carmen Monforte  tal y cómo ha expuesto durante VLCSOFTING  que el colectivo carece, en algunos casos, de habilidades sociales, de empatía… existen obstáculos entre el técnico y el cliente, ya que a veces no es capaz de hacerse entender, de hablar el mismo lenguaje y transmitir la idea de negocio de una manera sencilla. En esa parte social, las mujeres podemos aportar mucho. Cualquier proyecto de IT, como explica Monforte, necesita definir los requisitos, los procesos,… el informático es la persona con capacidad para cuadricular el mundo, pero para llevarlo a cabo hay que saber transmitirlo, y en ese campo podemos llevar la delantera.

Mª Jesús Giménez: El colectivo debe ser consciente de que ya no se busca solo una competencia técnica, sino también personas con habilidades sociales, competencias emocionales, que sepan trabajar en equipo… Por ello, hay que concienciar en que la diversidad es buena, para que en el momento que llegue una mujer que es más proactiva a este tipo de habilidades no sea interpretado como una amenaza.

Un momento de la intervención de Carmen Monforte durante la ponencia 365 razones para ser informática

Pero Mª Jesús,  las mujeres establecen sus propios sesgos según comentas en 365 razones para ser informática…

– M.J.G: Sí, son percepciones que no tienen por qué ser reales, pero sienten que en este sector tienen que demostrar constantemente su talento; que necesitan comportarse con actitudes masculinas para ser vistas como competentes y por último, creen que cuando tienen hijos se cuestiona su compromiso y competencia y sus oportunidades decrecen.

– Ante ello, ¿cómo actuar?

– E.G.: Primero desde la educación, y esta empieza en la familia: hay que educar y formar sin sesgar; dotar de herramientas digitales para no frenar el interés por la tecnología y dar visibilidad a los referentes femeninos. Y en el plano de las compañías es necesario flexibilizar las medidas de conciliación y entrenar a todas las personas de la organización en la empatía, asertividad, liderazgo…

-¿Eso se puede aprender?

– M.J.G.: Sí, se entrena. Los responsables de la empresa quieren resultados, pero para alcanzar resultados, el cliente tiene que entender la propuesta. La tendencia de los técnicos –en lugar de pensar que si no me entienden es un error mío por una falta de habilidades de comunicación–, es pensar que es la otra parte la que no se entera. Sin embargo, las organizaciones, que se están dando cuenta de ello, empiezan a trabajar en esos objetivos, a ponerse al mismo nivel que el cliente. Esto es un entrenamiento, se puede conseguir.

– E.G.: Es verdad que hace unos años se buscaba al primero de la carrera pero hoy se busca gente que sea capaz de lograr determinadas cosas, que funcione bajo presión, que asuma determinados parámetros de trabajo en equipo, que tenga curiosidad, ganas de innovar…

– ¿Es un sector muy exigente?

– E.G.: Es un sector que engancha, gratificante pero también muy demandante. Como hándicap diría que los nuevos profesionales valoran los proyectos tecnológicos interesantes, pero se vinculan más a ellos que a las empresas, y también buscan flexibilidad laboral. La empresa tiene que hacer un esfuerzo en atraerlos por ella misma.

– Mª Jesús actualmente estás centrada en el proyecto Por 2 Razones, un proyecto que, según comentabas, consiste en alinear persona y organización para conseguir el bienestar de la persona y el beneficio de la organización, ¿estáis trabajando en alguna compañía valenciana?

– Sí, precisamente en Ahora estamos desarrollando un proyecto que iniciamos en marzo y se extenderá hasta diciembre, en el que hemos hecho una selección de personal y un grupo de trabajadores se está formando para actuar como auténticos embajadores de marca, verdaderos agentes de cambio dentro de la empresa, animando al resto de compañeros a instaurar las actitudes, comportamientos y formas de funcionar que se han establecido como positivas dentro de la organización. Están contagiando al resto, en definitiva.

Suscríbete a nuestra newsletter