La información económica de los líderes

El empleo en la construcción actualmente es la mitad que en 2007 y todavía está lejos de alcanzar la facturación de la pasada década

La construcción residencial en España se modera, mientras crece la obra civil

Las perspectivas son más optimistas por lo que se refiere a la obra civil

La inversión en construcción residencial en España moderará su crecimiento al 4 % en 2019, después de subir el 6,9 % en 2018, según las previsiones que maneja la Comisión Europea, que revelan cierto agotamiento del mercado inmobiliario.

En 2020 la moderación del avance de este indicador será aún más pronunciada, pues para ese año se espera un crecimiento del 3,2 %.

Por su parte, la inversión en obra no residencial, que engloba obra civil (como carreteras) y resto de construcciones (hospitales, oficinas, colegios, instalaciones industriales, etc…), aumentará este año el 4,2 % y el 2,5 % en 2020.

En total, la inversión en construcción en España se incrementará este año el 4,1 % y el 2,9 % el siguiente, después de subir el 6,2 % en 2018, el 4,6 % en 2017 y el 1,1 % en 2016, según la CE.

Las estimaciones para el sector de la construcción están en consonancia con el “enfriamiento” que espera para el conjunto de la economía española y europea.


La construcción se recupera, pero está todavía muy lejos de la actividad de hace una década


El sector de la construcción, informa Efe, sólo ha recuperado desde 2014 -el año en el que tocó fondo- 0,77 de los 5 puntos del PIB que perdió durante la crisis. Está muy lejos, pues, de las cifras récord que presentaba hace una década.

La construcción supuso en 2018 el 5,88% del PIB, 71.083 millones de euros, lo que supone. Diez años atrás alcanzó su máximo. más de 113.000 millones de euros, que equivalían al 10,14% del PIB. En 2014 marcó la cifra mínima, menos de la mitad de las cifras alcanzadas en 2008: 53.000 millones y el 5,11% del PIB.

Una situación que se repite en términos de empleo. La construcción llegó a tener 2,7 millones de ocupados según la EPA del segundo trimestre de 2007 para quedarse en 942.000 en el primer trimestre de 2014. En la actualidad la cifra de ocupados roza los 1,3 millones, todavía por debajo de la mitad de su mejor momento.


Tras caer un 30% durante la crisis, el precio de la vivienda ha recuperado en torno al 11%


Las ventas se concentran en la vivienda usada. Básicamente se trata de vender el stock de construcción residencial acumulado durante la crisis, que se estima en cerca de medio millón de viviendas en la actualidad de las casi 650.00 al inicio de la crisis. Aunque el mercado se ha activado y en 2017 ya se produjeron más de medio millón de operaciones, todavía se está lejos del casi millón de viviendas vendidas en 2006, año que supuso un récord.

Según el informe de Efe, un alto porcentaje de las adquisiciones tienen una finalidad inversora.

En cuanto a los precios, tras el desplome del 30% provocado por la crisis, se ha recuperado en torno al 11%.

A pesar de las advertencias de una repetición de la burbuja inmobiliaria, lo cierto es que no hay una sobrevaloración y existe una contención en el préstamo hipotecario.

La edificación no residencial, por su parte, lleva tres años al alza, aunque se mantiene en mínimos históricos. Según la patronal Seopan, la licitación actual de la obra pública se reduce al 1,,4% del PIB cuando el promedio de los últimos 23 años fue del 2,5%.  EFECOM

Suscríbete a nuestra newsletter