Deducir gastos como autónomo

Deducir gastos como autónomo: ¿Cuáles son los requisitos para hacerlo?

La carga impositiva en ocasiones se hace bastante pesada para quienes ejercen su profesión de forma independiente. Por ello, el sistema tributario ha elegido y normado una serie de gastos que se pueden restar a la base imponible. En consecuencia, deducir gastos como autónomo, para reducir el monto a pagar por IRPF, es posible si cumples con los requisitos que la Ley estipula.

¿Qué son los gastos deducibles del IRPF?

Los gastos deducibles del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) son los gastos que puedes restar de los ingresos brutos de tu negocio. En otras palabras, son los gastos que de acuerdo a la norma legal vigente puedes restar del total de ingresos, antes de calcular los beneficios del negocio. De esta manera, al deducir los correspondientes gastos como autónomo, puedes reducir el beneficio sobre el cual se calcula el IRPF.

Los gastos deducibles están compuestos por gastos contables financieros y de explotación. También por algunos gastos fiscales no contables (multas y sanciones penales y administrativas, presentación de declaraciones fuera de plazo…).

Requisitos para que un gasto sea deducible

La normativa tributaria es muy clara en cuanto a los gastos deducibles del IRPF y quienes pueden acceder a dicho beneficio. Por tanto, para que te sea posible deducir gastos como autónomo debes cumplir con los siguientes requisitos:

  • Deben ser afectos a la actividad económica ejecutada por el autónomo. Es decir, gastos directamente relacionados con la labor de producción económica (actividad profesional) del autónomo.
  • Deben estar registrados en los libros fiscales de gastos y de compras e inversión del negocio. En otras palabras, deben estar registrados contablemente por el autónomo.
  • Cada egreso económico (gasto o inversión) debe estar respaldado y justificado con la factura o comprobante de pago que corresponda. Es indispensable que este contenga todos los datos fiscales exigidos.

¿Cuáles son los gastos deducibles en el IRPF?

Los gastos deducibles del IRPF que todo profesional independiente debe tener en cuenta al momento de deducir gastos como autónomo de la base imponible son los siguientes:

  • Cuota de autónomo necesaria para el desempeño de su labor profesional.
  • Gastos de manutención si el autónomo realiza su actividad fuera del municipio donde ha establecido la sede de su negocio.
  • Sueldos, salarios y otros gastos de personal.
  • Consumos de explotación. Involucra la materia prima y todo elemento de consumo durante el ejercicio de la labor profesional del autónomo.
  • Arrendamiento y cánones que no tengan por objeto, activos no amortizables.
  • Suministros domésticos, en caso de que la sede del negocio sea su hogar y que haya informado de ello en su declaración censal.
  • Mantenimiento preventivo y correctivo.
  • Servicios profesionales y otros servicios externos necesarios para el buen ejercicio profesional del autónomo.
  • Amortizaciones en relación directa con la depreciación de los materiales de la actividad profesional.
  • Gastos financieros como intereses de créditos o préstamos y/o compromisos tributarios. Asimismo, pagos por retardo en el cumplimiento de dichos compromisos.
  • Impuestos deducibles como el impuesto de actividades económicas (IAE) y el impuesto de bienes inmuebles (IBI), entre otros.
  • IVA soportado, solo en caso de que no sea desgravable a través de la declaración de IVA.

camaravalencia
Feria del Automovil de Valencia
Mercedes Valdisa GLC
GVA Expo disseny i Territori

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.