El autónomo societario

Autónomo societario: ¿Qué es y cuáles son los beneficios de esta figura?

Una de las figuras que más ha crecido en los últimos tiempos es la del autónomo societario. Se trata del trabajador que cotiza como autónomo y que decidió crear una sociedad mercantil de cualquier índole. Por sus características, tiene especificaciones diferentes a otras figuras jurídicas que afectan su funcionamiento y cotización en bolsa. Por todo esto, es uno de los mecanismos más utilizados en la actualidad, ya que muchos autónomos también quieren montar empresa desde su situación actual.

¿Qué es un autónomo societario?

Un autónomo societario es un trabajador independiente formal que ha decidido crear su propia empresa mercantil. En este caso, el autónomo se convierte en socio administrador de la sociedad mercantil, pasando a tener obligaciones fiscales, mercantiles y complejas, mucho más grandes que antes. Por otro lado, el autónomo deja de responder con su propio patrimonio y comienza a responder con el capital de la empresa. Todo esto lo convierte en un empresario híbrido en la práctica, ya que sigue siendo autónomo en todo el sentido de la ley.

En consecuencia, se considera que la figura del autónomo societario es el componente ideal para aquellos que han aumentado en gran medida su facturación. Puesto que hay un momento en el cual el trabajador independiente llega a un tope en sus ingresos y debe cambiar de figura jurídica para escalar sus servicios. A partir de aquí, las facturas suelen llegar más altas, ya que la seguridad social cotiza en un monto diferente al autónomo tradicional. Sin embargo, para este momento el emprendedor debe tener unos ingresos que soporten esta nueva carga.

¿Qué se requiere para ser un autónomo societario?

Hay ciertos requisitos o condiciones que hay que cumplir para ser un autónomo societario. Todo socio tendrá que tener al menos un 25% de participación en la entidad comercial y deberá tener un papel directivo o de gerencia. A su vez, tendrá mínimo un 33% del capital total de la compañía y deberá trabajar en ella de forma operativa. Por otro lado, la ley permite que no tenga participaciones en la sociedad, pero debe convivir diariamente con un socio que posea al menos un 50% del capital.

Así pues, un socio de alguna empresa debe cumplir con algunos de estos supuestos para darse de alta como autónomo societario. Como ves, realmente es muy sencillo y ocupa menos requisitos que inscribirse como autónomo. Todo esto gracias a los cambios que ha hecho el estado en los últimos tiempos como respuesta a una gran demanda en estos mecanismos. Así pues, que si te interesa, el primer paso es inaugurar tu empresa y comenzar a tener un crecimiento en ella. Luego de que esto ocurra podrás hacer las gestiones para ser autónomo societario.

Beneficios de ser un autónomo societario

Existen muchos beneficios al ser un autónomo societario. El primero de ellos es que tendrás una empresa a tu nombre y dejarás de responder con tu patrimonio personal. Además, darse de alta es muy sencillo, solo tendrás que llenar los modelos 036 (o 037) del censo de empresarios. Mientras que, en la Seguridad Social solamente deberás aplicar él TA 0521, mucho más fácil que en el proceso de autónomo básico. Por otro lado, tú como autónomo societario puedes tener tarifa plana en cualquier cotización de la Seguridad Social.

Otra de las ventajas que ofrece ser autónomo societario es que sus cuotas e impuestos son más bajos que el que se cobra a los empresarios tradicionales. Por ende, es muy económico iniciarse con esta figura jurídica en estos momentos, pues tiene muchos aspectos positivos. Todo parece indicar que el Estado valora el hecho de haber sido autónomo antes de dar el salto empresarial. Sin embargo, no todas son buenas noticias, ya que si la sociedad tiene pérdidas significativas tendrás que responder con tu propio patrimonio.

¿Cuál es la tarifa plana para autónomos societarios en el 2022?

Las cuotas de autónomos societarios varían cada año, y en este 2022 la tarifa plana es de 60 euros para nuevos ingresos. Esto incluye contingencias comunes y profesionales, aunque excluye formación y culminación de actividades. Sin embargo, existen otros bonos que se ajustan a la situación de cada persona. Por ejemplo, el RETA tiene bonificaciones para autónomos discapacitados, trabajadores de Ceuta, jóvenes, ancianos y culminación de actividad por maternidad. Por ende, las nuevas altas podrán ingresar con muchas ventajas en comparación a los años anteriores.

Esto contrasta con las cuotas de autónomos para este 2022. En estos momentos la cuota subió a 294 euros mensuales, lo que ha alarmado a muchos trabajadores independientes. Esta variación ocurre, por el incremento en ciertas contingencias profesionales y cese laboral, lo que influyó directamente en el precio. Por su parte, los autónomos societarios deberán pagar 377, 87 euros mensuales por cuota, algo que se aplica a los más antiguos. A pesar de que es más elevado, esta figura presenta ventajas empresariales que absorben este costo.

¿De cuánto debe ser la cuota del autónomo societario?

La cuota de autónomos aumentó para todas las figuras en este 2022. Al iniciar el año nos enteramos de que los autónomos societarios que tengan al menos 10 empleados tendrán que costear 1.234,86 euros, cotizando por la base mínima. Esto supone unos 6 euros más que el año anterior, quedando el monto mensual en unos 377, 87 euros. Además, desde octubre del 2018 el autónomo societario no cotiza con el Régimen General, lo que supone un cambio bastante brusco que modificó el panorama.

Por ello, la mejor recomendación que podemos hacer es que mires bien los números antes de darte de alta como autónomo societario. A pesar de que presenta muchas ventajas, ciertamente los gastos se duplican exponencialmente. En consecuencia, la empresa que tengas debe tener una estructura sólida para costear todos los gastos que aparecerán en los siguientes meses. Aun así, este tipo de mecanismos ofrece muchas ventajas que no puedes pasar por alto. Por eso consideramos que seguirá siendo de los más atractivos en los próximos años.

¿Cuáles son las bases para la cotización de autónomos societarios?

La base de cotización de autónomos societarios mínima es de 85 euros durante los primeros 12 meses de cotización. Aquí es donde aplican los 1.234, 86 euros, que sería el total de todos los gastos en el año. Sin embargo, la cotización se va reduciendo con el pasar del tiempo, disminuyendo en un 50% desde el mes 12 hasta el 18. Adicionalmente, desde el mes 18 hasta el 24 tendrás una bonificación del 30% sobre la cuota que vayas a ingresar.

Viéndolo detenidamente, podrías ahorrarte unos 3.514, 44 euros en los primeros doce meses. Sin embargo, en la segunda fase tendrías un ahorro estimado de 1.133,61 euros, mientras que en la tercera ahorrarías unos 680, 16 euros. De esta manera, estas son las bases para la cotización de los autónomos societarios en la actualidad. Es fundamental sacar bien los números para determinar cuál es la opción ideal para ti.  Se trata de una alternativa bien interesante para tener una sociedad mercantil con los beneficios de un autónomo, así que es cuestión de analizarlo.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.