Según el último informe de la Euipo y la Ocde

El negocio de las falsificaciones mueve ya 460.000 millones de euros en el mundo

Se ha incrementado un 36% con respecto al último informe sobre piratería intelectual publicado por ambas entidades en 2016

Archivado en: 

Sede de la Euipo en Alicante |E3

Un informe publicado hoy por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (Euipo) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estima en 460.000 millones euros el importe total de los productos falsificados y pirateados comercializados a escala mundial. El informe “Tendencias en el comercio de productos falsificados y pirateados”, actualiza el análisis original publicado por ambas entidades en 2016. El valor del comercio internacional de estos productos se ha incrementado desde entonces en un 36% teniendo en cuenta que la cifra hace tres años alcanzaba los 338. 000 millones euros. En términos de mercancía, el porcentaje de productos falsificados en el comercio mundial ha aumentado desde el 2,5% indicado en las estimaciones de 2016 hasta el 3,3 % actual.

En la Unión Europea se estima que el 6,8 % de todas las importaciones desde terceros países tienen relación con productos falsificados y pirateados, que alzanzan un valor de hasta 121 000 millones de euros. En este aspecto también se produce un incremento al compararlo con la estimación del 5 % de importaciones de la UE reflejado en el informe de 2016.

Las empresas y los negocios más afectados por la falsificación y la piratería siguen teniendo su sede principalmente en países de la Ocde como EEUU, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Japón, Corea y el Reino Unido. Sin embargo, cada vez son más las empresas registradas en otras economías —incluidas las de China, Brasil y Hong Kong— que también se ven perjudicadas por el comercio mundial de productos falsificados y pirateados.

Según el director ejecutivo de la Euipo, Christian Archambeau, “la falsificación y la piratería constituyen una amenaza capital a la innovación y el crecimiento económico, tanto a escala de la UE como mundial. El incremento del porcentaje de productos falsificados y pirateados en el comercio mundial es muy alarmante, situación que claramente exige la aplicación completa de medidas coordinadas en todos los niveles”.

El nuevo informe pone de relieve que estas mercancías pueden provenir de casi cualquier economía del mundo, ya se produzcan en ella directamente, o se introduzcan por medio de un punto de tránsito. No obstante, las incautaciones en aduanas  revelan los principales países y regiones de procedencia desde los que se exportan estos productos , entre ellos, China, Hong Kong, los Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Singapur, Tailandia, la India y Malasia. 

El informe emplea datos de casi medio millón de incautaciones en aduanas llevadas a cabo por autoridades competentes como la Organización Mundial de Aduanas, la Dirección General de Fiscalidad y Unión Aduanera de la Comisión Europea y el Departamento de Seguridad del Territorio Nacional de EE. UU y extrapola sus hallazgos a partir de datos aduaneros relativos al comercio transfronterizo. Los resultados no abarcan los productos falsificados y pirateados que se generan y consumen a escala nacional, ni los productos digitales pirateados que se difunden en internet.

El presente informe surge como seguimiento y actualización del estudio «El comercio de productos falsificados y pirateados: Cartografiando el impacto económico», publicado por la Euipo y la OCDE en 2016, en calidad de primer informe dentro de una serie de cinco. En el segundo estudio, titulado «Representación de las verdaderas rutas del comercio de productos falsificados», se analizaron las rutas mundiales utilizadas, desde sus economías de procedencia, a través de los puntos de tránsito y hasta sus destinos finales. En el tercer estudio, se destacó el papel de las zonas francas para facilitar el comercio de estos productos, mientras que, en el cuarto estudio, se analizaron los factores que hacen que algunos países tengan más probabilidad que otros de convertirse en puntos de origen de falsificaciones; por su parte, el quinto estudio se centró en el uso indebido de pequeños paquetes para el comercio de productos falsificados.

Suscríbete a nuestra newsletter