La información económica de los líderes

Josep Oliu, president de Banco Sabadell en el marco de Forinvest

“Para Banco Sabadell-CAM la normalización de las consecuencias de la crisis ha acabado”

En 2018 Banco Sabadell cerró el contrato de venta de la mayor parte de su cartera de activos inmobiliarios, aunque el cierre de las operaciones se extenderá varios años

Archivado en: 

La única vez que el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu ha nombrado a la CAM a lo largo de su conferencia sobre el sistema financiero europeo en el marco de Forinvest ha sido para dejar claro que “desde el punto de vista de Banco Sabadell-CAM la normalización de las consecuencias de la crisis ha acabado”. Oliu, que sí se ha referido varias veces a la Comunitat, y la ha calificado como la comunidad de adopción de la entidad, anunciando a su vez la apertura en València del primer ‘hub empresa’, ha destacado que uno de los principales riesgos de 2018 se da ya por cerrado.

“A principios de 2018 teníamos en el balance gran cantidad de activos inmobiliarios, gran parte de ellos en la Comunitat, pero el pasado año logramos cerrar el contrato de venta de esta cartera -incluida la práctica totalidad de Solviay aunque el cierre de estas operaciones se producirá en los próximos años, las consecuencias de la crisis se dan por cerradas”, ha remarcado Oliu.

Otro riesgo, ya superado, “con mayor coste de lo esperado eso sí”, ha sido la migración tecnológica de su filial británica TSB, un proceso en el que se puso de relieve cómo la reputación y el control de las fake news resultan un imperativo para el sector bancario. “En esta crisis solo el 10% de las noticias que se publicaron era verdad”, ha dicho.


 Banco Sabadell sitúa el objetivo de volver al 12 % de ratio de capital en 2020

A medio plazo, para 2020, el objetivo que se marca la entidad es volver al 12% de ratio de capital -del 11% actual-, “muy por encima de lo que requiere el regulador pero queremos estar en el primer nivel de los bancos europeos”, así como en “primera línea en digitalización”, ha añadido Oliu.

En este sentido, ha señalado que el nuevo marco regulatorio europeo “ha requerido un esfuerzo notabilísimo en costes y personas”, no obstante, ha considerado que el aumento de los costes fijos “ha mejorado la solvencia y la liquidez bancaria”.

“No hay duda de que ha aumentado la necesidad y el esfuerzo de capitalización: hoy, el capital en manos de las entidades financieras es el doble del que teníamos cuando empezó la crisis para evitar que se tenga que recurrir a la inyección de fondos públicos como ocurrió en la pasada crisis”, ha concretado.

En opinión de Oliu, los requerimientos de solvencia no han terminado, y no son solo sobre ratios de capital o provisiones sino también se esperan cambios en conceptos regulatorios como reglas de provisionamiento o reevaluación de los modelos de cálculo para cubrir las pérdidas esperadas. “También falta todavía completar la Unión Bancaria Europea o el Fondo de Garantías europeo”.

Josep Oliu ante un auditorio abarrotado

Oliu se ha referido también a la evolución bursátil de los bancos, en el caso de los españoles y portugueses con una pérdida del 73 % de cotización y del 78,5% en el conjunto del EURO STOXX .

Entre los factores que han condicionado esta situación, ha hecho referencia a tensiones geopolíticas como medidas proteccionistas, el brexit, la situación en Italia o actuaciones “que han puesto en duda la seguridad jurídica del país” -como la del Tribunal Supremo sobre quién debe pagar el impuesto de las hipotecas- y que a su juicio, han dejado “un poso de inseguridad”.

Por otra parte, ha destacado la necesidad de adaptar la política monetaria europea para reducir tensiones inflacionistas, pero de momento, el Banco Central Europeo, “que pone fin al programa de compra de bonos, va postergando la subida de los tipos de interés“, lo que ha calificado de “dicotomía” y en un aspecto, este de los tipos, que ha repercutido en un mal rendimiento del sector bancario.

Suscríbete a nuestra newsletter