Actiu, Premio Nacional de Diseño 2017

Soledad Berbegal (Actiu): “El diseño es una herramienta para todo”

La empresa de Castalla ha sido una de las primeras en formar parte de la candidatura València Capital Mundial del Diseño

La familia Berbegal al completo en las instalaciones de Actiu. Soledad Berbegal de pié en el centro. Foto | ADM Lelien

Actiu es la última empresa valenciana que ha recibido un Premio Nacional de Diseño. La empresa es todo un ejemplo de cómo convertirse en una referencia internacional en innovación, calidad, diseño y sostenibilidad. Todo ello, siendo el motor económico de toda una comarca al mantener la producción en una pequeña localidad del interior de Alicante: Castalla.

Con estos antecedentes, Actiu tenía que ser una de las empresas comprometidas en la candidatura València Capital Mundial del Diseño. De la visión de la firma y su implicación en el proyecto hablamos con Soledad Berbegal, consejera y directora de Comunicación Estratégica. Recomiendo vivamente su lectura,  porque es un ejemplo de coherencia y compromiso.

P.- En 2017 Actiu recibe el Premio Nacional de Diseño ¿Qué supuso este reconocimiento para la empresa?

R.- Supuso un impulso tremendo y una responsabilidad muy grande. Por una parte, fue la confirmación de que estábamos haciendo las cosas bien, y de que, por fin, se daba valor al diseño aplicado desde una perspectiva transversal de la empresa.

Actiu

Vicente Berbegal recibe el Premio Nacional de Diseño. Foto | ADM Lelien

En nuestra candidatura defendimos que el diseño es una herramienta aplicada a todo: producto, edificios, procesos, comunicación y estrategias empresariales. Que ganáramos ese reconocimiento fue una muestra más de que íbamos por el buen camino y de que la sociedad así lo percibía.

Teníamos la visión de que este reconocimiento sobretodo se concedía a aquellas empresas que hacían un muy buen diseño de producto.

Al premiarnos a nosotros, esta percepción cambió. Eso impulsó aún más el concepto de Cool Working, una estrategia empresarial que pasa por acompañar a nuestros clientes en la transformación de sus empresas utilizando la palanca de cambio: espacio y mobiliario. Una filosofía que implica entender que las oficinas pueden estar diseñadas para el bienestar de las personas.

Al mismo tiempo, a partir de ese momento supimos que teníamos una responsabilidad muy grande, tanto desde el punto de vista de la excelencia en las soluciones que creamos como desde el del trabajo en equipo.

Actiu

Vista de las instalaciones en Castalla

P-. La producción de Actiu se dirige a artículos de uso intensivo en espacios públicos y oficinas. ¿Cómo influye eso en la elección del diseñador?

R.- En el nacimiento de nuevos productos contamos siempre con diseñadores industriales o arquitectos capaces de desarrollar proyectos de alta complejidad técnica, de gran eficiencia en su uso, innovadores en su naturaleza y con una estética atemporal y equilibrada.

Hace años que trabajamos con algunos de ellos y mantenemos una relación de confianza mutua, como Alegre Design e ITEM Designwork. También colaboramos con otros perfiles más jóvenes como Ramos&Bassols, Stone Design, Sylvain Carlet & Isern Serra y Lledó&Campos. Con todos ellos, definimos productos y creamos nuevas soluciones capaces de aportar más que forma y función, con soluciones avanzadas para los espacios que amueblamos.


“Trabajar con diseñadores externos nos exige salir de nuestra burbuja industrial y experimentar la frescura que ellos aportan”


En este sentido, con independencia de que se trate de un espacio público o una oficina, el objetivo es que la persona se sienta bien, tanto con el mueble como con el contexto que lo rodea.

Trabajar con diseñadores externos nos aporta una mirada actualizada, acorde con las tendencias, los estudios de mercado, los materiales, la producción y una especialización que nos hacen crecer como marca y diferenciarnos tanto dentro como fuera de nuestro país.

La co-creación con este colectivo nos exige también ser empáticos, salir de nuestra burbuja industrial, y conocer y experimentar la dimensión de sensaciones, emociones, diseño, conocimiento y frescura que ellos aportan. Desde la humildad, ambas partes nos complementamos muy bien. Conjugamos dos miradas y experiencias necesarias para realizar una propuesta de valor diferenciada en un sector muy competitivo y complicado.

Espacio de trabajo Actiu. Foto | ADM Lelien

P.- ¿Influye la obtención de tantos reconocimientos internacionales en el éxito comercial de Actiu?

R.- A nivel nacional está claro que estos reconocimientos nos ha dado una notoriedad que no teníamos antes de recibir el Premio Nacional de Diseño. Sin embargo, es fuera donde seguimos trabajando con ahínco para demostrar el valor del diseño español, de su creatividad, de su calidad y de su competitividad.

Por eso pensamos que iniciativas como la candidatura de València a Capital Mundial del Diseño pueden ser clave en esta dirección, apoyando los productos que salen de nuestra tierra y que comparten ese marcado carácter mediterráneo.


“Nuestros diseños tienen como objetivo estar al servicio de las personas”


P.- ¿Cuáles son los valores que guían los diseños de Actiu?

Por encima de la estética y de la funcionalidad, nuestros diseños tienen como objetivo estar al servicio de las personas. Hace 50 años, cuando creamos el primer mueble para el televisor, además de ser funcional y de tener un diseño acorde a su época, ideamos una pieza móvil y configurable que resultaba muy necesaria para la sociedad española de aquel momento. Una sociedad que quería estar conectada al mundo y visualizar qué ocurría en el exterior.

El mueble sirvió de apoyo al electrodoméstico que se convirtió en protagonista de la casa, que unía a familia y amigos y que conectaba a los españoles con los hitos internacionales. Para nosotros, nuestro objetivo es crear productos de esta manera. Muebles que estén al servicio de la sociedad en un momento concreto.

Nuestros productos son funcionales, flexibles y mantienen un equilibrio excelente con respecto a la calidad y el valor económico. Pero también transmiten lo que somos, mediterráneos y dinámicos. Por eso, su diseño es atemporal, pero sin olvidar el color.


“Debemos esforzarnos por salir de nuestra parcela para comunicar y conectar más con la sociedad”


R.-. El pasado año el diseño entró en el Congreso de los Diputados. ¿Cree que la proposición no de ley que surgió de aquel encuentro tiene visos de realidad?

R.- Claramente vivimos momentos políticos convulsos y es difícil saber el compromiso por el diseño de un Parlamento aún por formarse.

Actiu

El día que el diseño entró en el Congreso. Soledad Berbegal en la primera fila, tercera por la derecha.

Sin embargo, creo que ese momento fue altamente positivo por varias razones: la primera, porque nos dejaron entrar y hablar de diseño en un espacio hasta ahora tan ajeno a éste como el Congreso de los Diputados; la segunda, por la unión de todos los sectores en este ámbito, y por último, la repercusión mediática de este tipo de acciones que nos ayudar a dar a conocer el diseño y a hablar de él fuera de los canales habituales.

Sólo podemos querer lo que conocemos. Es imposible conferir valor y prestigio a aquello que ignoramos. Lo que no se comunica, no existe y por tanto, entre todos, debemos esforzarnos más por salir de “nuestra parcela” para comunicar y conectar mucho más con la sociedad y con el futuro del país a través de la conciencia, de la educación y de la información sobre lo que hacemos..


“Veo interesante generar algún tipo de sello de calidad de producto de diseño español que nos ayude a crear marca fuera de nuestras fronteras”


P.- ¿Qué pediría a los poderes públicos en apoyo al diseño español?

R.- Un mayor reconocimiento del sector y políticas para implementar el diseño en las empresas. También un mayor respeto y que aquellas empresas que invierten en diseño tengan algún tipo de certificación o privilegio por trabajar con profesionales españoles de este campo.

También veo interesante generar algún tipo de sello de calidad de producto de diseño español que nos ayude a crear marca fuera de nuestras fronteras, como los sellos de calidad alimentarios. Algo que marcará una diferenciación entre aquellas empresas que ponemos el foco en el diseño como herramienta estratégica y las que no.

Otra opción sería la puesta en marcha de iniciativas de apoyo a la renovación y sustitución de mobiliario en hogares y espacios de trabajo. Eso permitiría incentivar la industria del mueble y acercar a nuevos segmentos de la sociedad los beneficios que aporta el diseño en el mobiliario, en cuanto a bienestar, funcionalidad y estética.

R.- Actiu es una empresa modélica, preocupada por la sostenibilidad y el medio ambiente. ¿Se trasladan esos valores también al producto?

R.- Por supuesto. Todos nuestros productos son diseñados para que tengan el menor impacto medioambiental posible, además de ser lo más eficientes posible productivamente hablando.

Estamos trabajando, además, para dar pasos grandes en materia de sostenibilidad y reciclaje con nuevos programas de innovación que nos permitirán, en un corto plazo de tiempo, trabajar con nuevos materiales procedentes de deshechos.

Nuestros productos son responsables con el medio ambiente, pero también con la sociedad. Se crean y fabrican en un territorio, que es el nuestro, aportando conocimiento, industria y trabajo a una zona que ayudamos a reconvertir del mundo del juguete a otros sectores. Cada vez más, se nos va a pedir a las empresas por parte del consumidor que seamos coherentes y responsables, dentro de nuestras organizaciones y con la sociedad.

Suscríbete a nuestra newsletter