Reclama un mayor liderazgo de la provincia para evitar la infrafinanciación

Fermín Crespo: “Los proyectos relevantes no deben tener color político”

 El nuevo presidente de Elche Piensa se plantea entre sus retos ampliar el área de influencia de la organización a Alicante, Vega Baja y Vinalopó

Fermín Crespo, presidente de Elche Piensa |E3

Firme defensor del papel que en la actualidad debe desempeñar la sociedad civil en la gobernanza de lo público, el nuevo presidente de Elche Piensa, Fermín Crespo- socio director de Posicionamiento Estratégico de Atama– asume  el cargo con el propósito sincero de escuchar y ser escuchados, pero  también con la aspiración de contribuir a que las ideas no se queden a vivir en el plano del debate y toquen tierra. La plataforma cívica surgió en 2016 como evolución del foro de debate conocido como “Tertulia  Illice”. Hoy actúa como un lobby local  que cree llegado el momento de ampliar su área de influencia hacia su entorno geográfico más cercano: Vega Baja, Vinalopó y -por supuesto- Alicante.

-Según vuestros principios fundacionales, Elche Piensa surgió de la necesidad de articular una sociedad civil inconformista. ¿Disconformes con qué o quiénes?

-El compromiso de la sociedad civil es uno de los grandes retos de la gobernanza actual en el mundo. Nosotros aspiramos a ser una organización propositiva y con capacidad de influencia  frente a las administraciones. Perseguimos generar ilusión y desarrollar iniciativas que mejoren la calidad de vida de nuestro entorno a nivel económico, social y medioambiental.  No pertenecemos a ningún partido político ni pretendemos hacer oposición. Entendemos que cada uno tiene su papel en la sociedad. El nuestro es generar debate y crear opinión para cambiar el signo de las cosas que deben mejorar.

-¿Qué cosas están en el top de vuestra lista de prioridades?

-Lograr que se actúe de una forma menos localista y más global. Habría que pensar en el territorio como conjunto para defender objetivos comunes. En este sentido,  Alicante y Elche, por ejemplo, no pueden seguir sin compartir proyectos. Si sumamos ambas ciudades nos encontramos con una de las áreas económicas más relevantes de España y con un potencial enorme.

-Algún intento de acercamiento ha habido, pero con poco o ningún resultado. Parece que siguen viviendo a espaldas una de la otra.

Hasta ahora esos intentos han sido muy tímidos y no han tenido continuidad. Lo que habría que hacer es fijar una estrategia. Si no  somos capaces de definir un modelo  de territorio difícilmente iremos a ningún sitio. Yo creo que es un buen momento para romper antiguas inercias y generar flujos inversos porque son más las cosas que nos unen que las que nos separan.

-Uno de los temas que constantemente ponéis sobre la mesa es la falta de inversiones en infraestructuras que sufre no solo Elche, sino la provincia de Alicante en general.  

Somos la quinta provincia en PIB de toda España y, sin embargo,  la trigésimo sexta en inversiones del Estado. Estamos sufriendo una cadena de infrafinanciación a todos los niveles que repercute en nuestra capacidad de competir. Los territorios compiten entre sí y hay otros que corren más deprisa que nosotros. Hay infraestructuras tan necesarias que todos los alcaldes deberían reclamarlas juntos con independencia del color político porque las inversiones, no lo olvidemos, se traducen en empleo y en bienestar. Todo el tiempo  que  perdamos va a ser difícil  después recuperarlo porque las grandes obras tardan mucho en ejecutarse. Y mientras tanto,  hay quien sigue corriendo más deprisa.

-¿Qué infraestructuras serían prioritarias para poder competir en condiciones de igualdad con esos territorios que nos llevan la delantera?

-Por ejemplo, un tren de cercanías Alicante-Murcia en condiciones. Con casi 4 millones de usuarios anuales  funciona como hace 50 años y carece de conexiones  con el aeropuerto, Elche  Parque Empresarial o IFA.  El AVE va a llegar a Elche igualmente sin conexión ferroviaria de cercanías. Son cosas incomprensibles.  Como lo es que no contemos aún con un corredor mediterráneo  enfocado al turismo pero  también al tráfico de mercancías ya que vivimos en una provincia donde se exporta mucho. La apuesta por el tren debería entrar en juego como elemento eficaz de transporte público no contaminante. Pero a nivel de carreteras no estamos mejor.  Es impensable que la autovía entre Alicante y Murcia no esté desdoblada y  tengamos que soportar diariamente atascos de kilómetros. O que Elche Parque Empresarial no tenga una conexión directa con la autovía cuando se trata de una zona donde hay  centenares de empresas y 12.000 trabajadores que acuden todos los días a sus puestos de trabajos. Y podríamos seguir.

-Son demandas de las que llevamos hablando mucho tiempo. Caballos de batalla que ya van teniendo sus años…

-Se habla demasiado de los temas y se actúa muy poco. Esta provincia necesita un liderazgo fuerte para defender objetivos comunes. Un líder que unifique criterios y nos haga tener peso y capacidad de influencia en los círculos de toma de decisiones. Y no lo hay. El problema es que no hemos sido capaces de crear un modelo económico de territorio. No sabemos qué queremos ser de mayores. Quienes sí lo saben progresan, corren más deprisa, como decíamos. Los que no, nos quedamos atrás. Y eso afecta a nuestro bienestar y a la riqueza económica.  Por poner un ejemplo: desde  el año 2012 hemos perdido tres puntos en el ranking de provincias exportadoras. Pero hay más datos. Necesitamos una visión global y estratégica y que nuestros responsables políticos lideren ese movimiento más allá de los colores. Es una cuestión de actitud. Los proyectos comunes de relevancia no deben tener color político porque  lo contrario produce desafección y desencanto en la ciudadanía.  Hay cosas que han de ser negociadas sin fisuras y dejarnos de armas arrojadizas.

-Pero la realidad  y sus inercias son como son. Ante este panorama no sé si la sociedad civil tiene realmente algún margen de actuación.

Debe tenerlo. La responsabilidad de lo que ocurre es compartida porque, a veces, los ciudadanos aceptamos demasiadas cosas. Debemos ser más reivindicativos.  Y eso se puede hacer desde la tranquilidad y la lógica. Por eso en Elche Piensa  creemos que es el momento de levantar la voz, con educación y respeto, pero con firmeza. Somos un grupo de personas bienintencionadas con capacidad propositiva en temas que consideramos relevantes. Esa es nuestra línea de actuación. Y en ella creemos. Pero ni somos pretenciosos ni tenemos intención alguna de polemizar. Solo intentamos sumar.

-Siempre que se produce un relevo  la persona que toma las riendas aporta cosas diferentes a lo ya hecho ¿Qué nuevos planteamientos  va a aportar Fermín Crespo a Elche Piensa?

Bueno, una vez conseguido  y asentado un cierto posicionamiento en Elche, creo que deberíamos  propiciar un acercamiento  con  nuestra área geográfica más cercana, es decir, Alicante y las vecinas comarcas de la Vega Baja y el Vinalopó para  escucharles y compartir  con ellos nuestros planteamientos. También me gustaría hacer más actos públicos en los que se diera participación a la ciudadanía, aumentar nuestra visibilidad y fortalecer la conexión con  personalidades de nuestro entorno dispuestas a decir pero también a escuchar.  Por lo demás, seguiremos generando como hasta ahora debates sobre temas  de interés común  y haremos lo posible para que esos debates culminen en acciones concretas como  ocurrió, por ejemplo, con Elche 2030.

Suscríbete a nuestra newsletter