La Obra Social "la Caixa" apadrina el proyecto cinematográfico inclusivo

Tiempo de Blues: “Una experiencia de empatía para vivir en igualdad”

Un cortometraje y un documental concebidos desde el principio con todas las técnicas que lo hagan accesible al público con diversidad funcional

En la mesa: José Manuel Casañ, Miguel Ángel Font, Encarna Alcaide, Antoni Raya y Nuria Cidoncha. | Foto: Vicente A. Jiménez

Esta mañana en la sede de La Caixa se ha presentado el proyecto de cine inclusivo Tiempo de Blues, formado por un cortometraje y un documental sobre su creación. Al decir inclusivo, en realidad se está diciendo íntegramente inclusivo: desde el inicio del proyecto, se contempló incorporar en el metraje el subtitulado accesible, la lengua de signos y la audiodescripción (voz en off que detalla lo que aparece en la imagen).

Pero, cuidado: en palabras de su director y guionista, Miguel Ángel Font, el film “no tiene que ver con la discapacidad. Es simplemente una historia que todas las personas pueden disfrutar. No se trata de señalar, sino de incluir”. En definitiva, la técnica empleada propone “una experiencia de empatía para vivir en igualdad, porque somos una sola sociedad”. Font, que ya tuvo una experiencia previa de cine inclusivo con su corto Xmile, en esta ocasión asegura que “hemos cambiado las reglas preestablecidas”, por el hecho de no haber creado una obra para después hacerla accesible, sino que lo concibió como un todo desde la hoja en blanco.

La historia que propone Tiempo de Blues es un “laberinto aparentemente sencillo”, como indica su productora Nuria Cidoncha, representado a través del diálogo entre un exmúsico dueño de un pub, interpretado por el cantante José Manuel Casañ y una niña a la que da vida Aroa Renau, de once años. “En este cruce de palabras, elementos como el tiempo, la música, la familia, la pérdida o la amistad hacen que nos planteemos el momento vital en que nos encontramos”, describe la productora.

En el cortometraje de 14 minutos de duración, y que todavía se encuentra en fase de postproducción, han trabajado 25 personas, cinco de ellas con algún tipo de discapacidad. Algo necesario en opinión de Font, ya que “las personas con discapacidad me enseñan otra realidad”.

“Sólo la inclusión laboral no es suficiente”

BluesCidoncha, además de estar a cargo de su productora When Lights are Low, también es cofundadora de la Asociación por una Educación Audiovisual Inclusiva (Aedavi), a través de la cual se impulsó su realización. Tras pasar por el departamento de Diversidad Funcional, área que forma parte de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas y que dirige Antoni Raya, ambas entidades llegaron hasta la Obra Social la Caixa.

Según ha explicado Raya, “la Conselleria lleva años trabajando con la Caixa, y somos conscientes de su esfuerzo para levantar estos proyectos. Gracias a la iniciativa de la Caixa, llegamos mucho más allá de donde la Conselleria pueda llegar por sí sola”. El director general de Diversidad Funcional ha puesto en valor el alcance del proyecto al afirmar que “muchas personas que tienen inclusión laboral no disfrutan de una plena inclusión social, y ahí la cultura y el ocio juegan un papel fundamental. La simple inclusión laboral no es suficiente”.

En la misma línea se ha pronunciado Encarna Alcaide, responsable de acción social de Caixabank en la Comunitat Valenciana: “Tiempo de Blues era la herramienta perfecta para romper barreras a través del arte”.  Por su parte, el director territorial de la entidad, Xicu Costa, tiene una breve aparición en el documental en la que subraya que “nos gustó mucho el proyecto, inclusivo desde el guión hasta la distribución, creemos que tiene un recorrido a largo plazo y encaja perfectamente dentro de nuestros esquemas, no sólo sociales sino educativos”.

Del making off al documental

Creando cine inclusivo es el documental que completa el pack de Tiempo de Blues. Surgió prácticamente por generación espontánea: “Cuando vi los primeros tres minutos que teníamos grabados para el making off, me quedé impactado”, ha contado Font. “Me di cuenta de que en realidad podríamos tener un documental de no menos de veinte minutos, porque no se puede contar en menos tiempo qué es cine inclusivo, al ser un concepto nuevo”.

Creando cine inclusivo ilustra la filosofía del proyecto, así como lo que ha supuesto para el equipo contar, tanto delante como detrás de las cámaras, con personas sordas, ciegas, sordociegas, con daño cerebral o discapacidad física. El documental, además, es un work in progress ya que, entre otras cosas, se planea incluir imágenes del acto de presentación celebrado en la sede de La Caixa.

Un acto que, por otra parte, Cidoncha ha definido más como un evento que como una rueda de prensa. Además de la totalidad del equipo, estaban presentes representantes de entidades que han colaborado en Tiempo de Blues, tales como la mítica sala de conciertos El Loco, el Hospital Virgen del Consuelo de Vithas Nisa, e incluso la Falla Cuenca Tramoyeres-Guardia Civil, que se encuentra trabajando en un proyecto de falla inclusiva.

“Es un sueño estar en este edificio y arropado por todas estas entidades; es una locura que no me imaginaba“, ha confesado el director y guionista. José Manuel Casañ, quien además de actuar ha grabado la canción del film, Fuego en la oscuridad, ha destacado “lo sorprendente que ha resultado participar en un proyecto cuyo guión estaba escrito pensando en todas las personas”.

Se respiraba una emoción especial en la sala que ha dispuesto La Caixa, donde se ha exhibido el trailer del cortometraje y parte del documental. Tiempo de Blues llegará pronto a las salas de cine, festivales y cualquier medio de difusión. Los creadores piensan en ofrecer distintas experiencias al público: se puede ver sin sonido, escuchar tapándose los ojos…Y, además, abrir un camino para otras producciones de modo que cuenten con las herramientas de accesibilidad como un elemento más dentro del audiovisual. El público se ampliaría y los aplausos también, con o sin ruido.

 

Suscríbete a nuestra newsletter