La información económica de los líderes

“La Encrucijada” de Paco Roca y José Manuel Casañ se materializa en Pepita Lumier

En la estantería favorita de casa, muchos apilamos nuestros cómics, seguidos de libros sobre la historia de la música y muy cerca nuestra colección de discos. Pero donde acababa una cosa empezaba la otra, sin conexión. Ahora ya no tiene por qué ser así: el músico José Manuel Casañ, cantante de la carismática banda Seguridad Social y un artista genial que hace mucho tiempo que no necesita presentación, el sin par y multipremiado Paco Roca, se han unido para regalarnos el cómic-disco La Encrucijada (Astiberri, 2017).  En la galería Pepita Lumier  se celebra, a partir de mañana a las 20h, una fiesta de ilustración, cómic y rock & roll para gozo y disfrute de toda la fauna comiquera y rocanrolera de Valencia, que no es poca. Los autores han dedicado unas palabras en exclusiva a Economía 3.

-¿No es extraño que existan tan pocos precedentes de unión entre dos disciplinas que tienen tanto público en común?

Casañ: El blues y el cómic han estado siempre muy relacionados. Como precedentes se puede citar a Max, con El Canto del Gallo, o La Historia del Blues de Siniestro Total. Por otra parte, el rock siempre ha necesitado de diseñadores y de dibujantes a la hora de hacer portadas, sobre todo cuando los discos eran discos. Hubo una crisis de diseño al llegar el cd. Como explica muy bien Paco en el libro, el cómic tiró hacia su lado y el rock hacia el suyo, pero nunca hemos dejado de necesitarnos. Aunque es verdad que yo, al menos, no había visto un proyecto tan ambicioso como éste.

Roca: Los otros precedentes siempre había sido de dibujantes ilustrando las canciones, pero en este caso es un diálogo de dos amigos que comparten profesiones parecidas, con muchos puntos en común. Este tipo de hermandad tan íntima creo que no se había hecho nunca.

Casañ: El libro es una conversación para conocernos a nosotros mismos y estudiar los paralelismos que hay entre una industria y otra. El acto creativo, el proceso mental que nos lleva a crear una historia en forma de canción o de cómic, realmente es el mismo.

-¿Había una necesidad de poner en común vuestras trayectorias?

Roca: Era una gran oportunidad, porque José Manuel ha sido banda sonora de la vida de muchos, incluida la mía. Una oportunidad de explorar la creatividad, la industria…En la actualidad, la música en España no es algo fácil, muy pocos grupos pueden ahora continuar rodando y haciendo cosas. Yo, comparado con José Manuel, casi que estoy empezando, y poder ver cómo durante toda una trayectoria se van superando paso a paso todas las pruebas que te pone la industria, es un tema muy interesante del que hablar.

Casañ: El proyecto ha mutado a lo largo del tiempo. Habíamos planteado crear unas once historias diferentes hasta que Paco encontró la melodía del libro y las unificó, al dar con el eureka y centrarse en los procesos de creación, un campo que nos permite hablar de nuestras inquietudes vitales, nuestras propias biografías, lo que más nos gusta, lo que más odiamos…

-El cómic está creciendo como industria -tiene la ventaja de ser muy difícil de piratear- y hay talentazos hoy que no se pueden ganar la vida con la música. La Encrucijada da la sensación de que se refiera a dos ascensores, uno que sube y otro que baja y se han encontrado en la misma planta.

Casañ: Gracias a eso nos hemos podido juntar, porque quién iba a decirle a una compañía discográfica hace 20 años “voy a hacer un libro con Paco Roca”, hubieran puesto cara rara y preguntado que quién es…

Roca: …Y que no marees…Han hecho falta 30 ó 40 años para que podamos juntarnos de tú a tú. Aún así, ojalá nos hubiéramos encontrado en los 90, vendiendo cientos de miles de discos y de cómics.

En Pepita Lumier se mostrarán por primera vez y estarán a la venta bocetos originales a lápiz y planchas originales en tinta de las páginas interiores del cómic, entre las que se verán la adaptación del dibujo de Paco Roca según la época y la música que se retrate; obra gráfica de edición limitada a color de la portada y contraportada; además de objetos personales de José Manuel Casañ como la guitarra con la que compuso sus canciones, la libreta donde escribió las letras y algún que otro objeto de coleccionista. La única mala noticia es que será sólo hasta el 19 de enero.

 

Suscríbete a nuestra newsletter