La información económica de los líderes

Entrevista a Mercedes Menor, presidenta de la Federación de Enoturismo

“La gente que viene a hacer turismo de bodega también busca cultura”

La nueva presidenta de la federación nos explica la creciente demanda de este tipo de turismo y las potencialidades del sector en la Comunitat Valenciana

Mercedes Menor, nueva presidenta de la Federación de Enoturismo de la Comunitat Valenciana.

El turismo enológico está en auge en la Comunitat Valenciana. Señal de ello es la reciente constitución de la Federación de Enoturismo que aglutina a las distintas Rutas del Vino de nuestro territorio para dar a conocer los productos vitivinícolas y potenciar este tipo de turismo.

La presidenta de esta nueva federación, Mercedes Menor, quien también es presidenta de la Ruta del Vino de Alicante y concejala en el Ayuntamiento de Villena, nos cuenta cuáles serán los objetivos de la Federación de Enoturismo y qué potencialidades tiene la Comunitat Valenciana para ofrecer este tipo de productos.

-¿Por qué es la Comunitat Valenciana un destino potencial para turistas enológicos?

La Comunitat Valenciana presenta muchas potencialidades. En primer lugar, yo creo que el clima es una potencialidad importante. El territorio también, somos una de las mayores extensiones de viñedo en nuestro país. Por otro lado está la tradición, una cultura que viene heredada de padres a hijos. En un momento dado la industrialización hace que se abandone el campo pero ahora hay nuevas generaciones que recuperan el hacer de sus abuelos, sumándolo a una tecnología que se aplica para mejorar la calidad de los vinos.

Luego nuestro paisaje. El paisaje de nuestra Comunitat es muy variado, de norte a sur cambia. No es lo mismo ir a un viñedo en una zona de mar que ir a uno en el norte o en las tierras de Azorín que también tienen un paisaje llamativo.


“El buen carácter de la gente de nuestra tierra hace que quien venga tenga una experiencia satisfactoria”


También está la actividad complementaria. Es verdad que tenemos bodegas, pero también tenemos mucha cultura asociada. El turista que viene también viene a las fiestas. Tenemos desde los moros y cristianos hasta las fallas o otras muchas festividades que el enoturismo también complementa. Porque la gente que viene al turismo de bodega también busca cultura. La gastronomía también es importante. Y sobre todo, yo diría la hospitalidad. El buen carácter de la gente de nuestra tierra hace que quien venga tenga una experiencia satisfactoria.

-¿Cómo trabajan las bodegas el enoturismo?

El producto enogastronómico es un producto por el que cada vez vienen más turistas. Además el turista se fideliza. Quien viene a una bodega luego repite a otra porque cada bodega tiene una experiencia distinta. Eso lo están haciendo muy bien los bodegueros que trabajan con el turismo. No se quedan únicamente con la visita a la bodega, sino que tienen un plus que aportar. Además, cada bodega tiene una historia distinta. Hay algunas de nueva creación, otras que vienen heredadas, eso también hace que crezcan las visitas.

-¿Cuál es el perfil del turista de bodega?

El turista que viene a visitar la bodega es muy variado. Tenemos desde gente joven a parejas mayores. Cada uno tiene esa complementariedad, te pueden validar muy bien una visita a bodega con una visita al teatro. O venir por la mañana a una vía ferrata o a escalar y al medio día ir a degustar vino.

También hemos visto una feminización en el turismo de bodega. Además tampoco viene gente que sepa de vinos. Parece que durante años era necesario ‘hacer un máster’ para consumir vino pero ahora simplemente es venir a disfrutar, que te muestren y te enseñen. La media de las personas que viene tiene un pequeño conocimiento, pero de consumir en casa. Es un terreno que se está abriendo y que se está haciendo más fácil de introducirse, ya no es tan técnico.

-¿Qué novedad introduce la nueva Federación de Enoturismo?

La primera novedad es sentarnos todos juntos en una mesa a trabajar. Lo llevamos haciendo desde hace un año y hemos visto que es muy productivo. El poder consensuar, el poder multiplicar las acciones. Que lo que hace una de las rutas repercuta en las demás, eso es un efecto multiplicador muy importante.

Por eso para mi no es tan importante la cantidad económica del convenio como el poder poner los puntos para que cada acción sea multiplicadora. Que lo que invierte cada ruta no sea solamente para ella. Queremos una visión de conjunto y de territorio.

-¿Qué objetivos os marcáis?

Yo creo que una primera acción, y eso lo tiene claro la federación, es dar a conocer el producto enoturístico dentro de nuestro territorio. Esa primera sensibilización en los primeros meses es lo que se va a trabajar. El objetivo principal es darse a conocer y que se publicite lo que se está haciendo. Por eso el trabajar en fam trip, viajes de familiarización. También con prensa para que puedan venir, conocer y decir que lo que estamos diciendo es verdad.


“El objetivo principal es darse a conocer y que se publicite lo que se está haciendo”


A su vez, está el trabajo con nuestros asociados y asociadas. Que vean que merece la pena estar en una ruta y en una federación porque se multiplican sus esfuerzos. Estamos hablando de un sector muy complicado que trabaja el campo y que una mala temporada puede echar por tierra mucho esfuerzo. Hay que mimar el sector mucho, cuidarlo y ayudarle a esa promoción.

-Como presidenta de la Ruta del Vino de Alicante, ¿Cuál es la situación de este sector en la provincia?

La valoración del territorio de alicante en este sector es muy buena. Cada vez tenemos más bodegas y están sacando unos vinos buenísimos. Cada vez aparecen más en la guía Parker o en la guía Peñín, además de ganar premios en distintos eventos. Creo que se está posicionando muy bien y sobre todo de una manera muy constante. No es un auge rápido, sino que están creciendo, pero de una manera pausada y eso le va a dar una larga trayectoria.

Suscríbete a nuestra newsletter