La información económica de los líderes

Innovación en la empresa valenciana


Director Máster en Creación y Gestión de Empresas Innovadoras
Universitat de València
Logo firma

Innovan las empresas valencianas? ¿Es efectiva la innovación en nuestras empresas? Estas preguntas tan básicas, pero sin una respuesta clara y fiable, se han debatido en la sesión monográfica sobre Sectores productivos valencianos innovadores del III Workshop d´Economia Valenciana, que se acaba de celebrar en la Universitat de València (UV) y la Universitat Politécnica de València (UPV).

La sesión contó con la participación de Carlos Ledó, fundador y CEO de Idai Nature, una joven y dinámica empresa biotecnológica del sector agrónomo, que con menos de 10 años de vida y más de 50 empleados, se ha aupado a una posición de liderazgo en el sector en cuanto a crecimiento y creación de empleo.

Carlos Ledó, que intervino en calidad de presidente de Bioval, el clúster bioempresarial de la Comunitat Valenciana, expuso los principales retos, desafíos y oportunidades del sector biotecnológico valenciano, una industria que ha sobrellevado con acierto los embates de la reciente crisis, y que en 2017 cuenta con más empresas y empleo que en 2008.

Durante este periodo se han creado cerca de 30 nuevas compañías, que dan empleo a más de 200 personas. Idai Nature e Imegen, ambas constituidas en 2009, lideran la generación de empleo del sector en Valencia.

A continuación, intervino Roberto Parras, coordinador del RIS 3 de la Comunitat Valenciana. Este programa, auspiciado por la Unión Europea, se erige como eje central que guiará la estrategia de especialización inteligente para la I+D y la innovación en el tejido empresarial valenciano de cara a los próximos años.

Las áreas de especialización tecnológica y los ejes de desarrollo convergen en la “Matriz de Priorización”, que marca los sectores y actividades que la UE prioriza en la Comunitat Valenciana por su potencial para ocupar posiciones de liderazgo fundamentado en la I+D+i.

Finalmente, mi intervención se centró en revisar la situación actual de la innovación en las empresas y sectores productivos valencianos. Si nos atenemos a las encuestas oficiales de innovación que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de “empresas innovadoras” en la Comunitat Valenciana ascendía a 2.423 en 2016, el 11,3 % del total español.

¿Innovación con impacto real y potente?
Más que preguntarnos si son muchas o pocas, lo que de verdad importa es determinar si la innovación que desarrollan e implantan nuestras empresas tiene un impacto real y potente sobre sus bases de competitividad y su crecimiento.

De poco vale ser catalogada como “empresa innovadora”, si los esfuerzos por innovar se materializan en novedades de escaso calado, que apenas tienen efecto sobre el desempeño actual y futuro.

La innovación que interesa a las empresas valencianas es aquella que satisface sus necesidades competitivas básicas.

¿Cuáles son esas necesidades? Entre las más imperiosas figuran, sin duda, una mayor conexión con las tendencias del mercado, la incorporación de tecnologías avanzadas (especialmente la digitalización), la penetración en mercados internacionales y la recuperación de posiciones de liderazgo en el mercado nacional.

En un contexto tan cambiante y con grandes desafíos como el actual, la innovación debe asumir el papel de motor del cambio y promotor de soluciones creativas y efectivas a problemas o necesidades nuevas o existentes.

Innovación multicanal y abierta
Hoy en día, la innovación es multicanal y abierta, y sacarle partido requiere utilizar todas sus modalidades de forma inteligente y con un planteamiento abierto a cooperar con los agentes del entorno.

Las innovaciones de carácter estratégico, organizativas y de gestión, facilitan la innovación en producto, servicio o proceso productivo, que son, en última instancia, los formatos en que se materializa la innovación.

El campo de la innovación en modelo de negocio es terreno abonado de oportunidades y conlleva nuevos planteamientos de acceso al cliente, nuevas propuestas de valor -inesperadas pero atractivas-, o nuevas formas de generar ingresos o monetizar.

La innovación debe servir para desmarcarse de la competencia y conectar con el mercado de forma eficaz, con soluciones que aporten más valor al cliente y eleven los niveles de productividad en la empresa, posibilitando la creación de riqueza sostenible y nuevos empleos con mayores niveles de remuneración.

Pero, ¿quién se ocupa de velar para que nuestras empresas sean capaces de innovar con valor e impacto? ¿Quién se encarga en la Comunitat Valenciana de sensibilizar, educar y formar a las empresas en las metodologías clave para innovar de forma integral y efectiva?

La respuesta no parece clara, porque esos objetivos no se consiguen únicamente con programas de apoyo que inciden sobre aspectos parciales de la innovación, como el gasto en I+D, la cooperación tecnológica o la transferencia de tecnología.

Nuestras empresas necesitan saber qué pasos seguir, qué métodos aplicar, qué herramientas utilizar, para decidir si un proyecto de innovación debe seguir adelante o no. En definitiva, necesitan una metodología válida y útil, una hoja de ruta a seguir para innovar con valor, impacto y efectividad.

Metodología BID
Por suerte, esa metodología existe. Bautizada como BID (Business and Innovation Development), propone vincular el desarrollo y ampliación del negocio, la tan actual y mediática “business intelligence”, con la capacidad para innovar. Los pasos a seguir son:

1. Asegurar que la estrategia de innovación está debidamente alineada con la estrategia general de la empresa, sus objetivos y aspiraciones.
2. Involucrar y recabar el compromiso de los principales agentes de la empresa, especialmente los directivos y mandos medios, y romper con la tendencia, todavía bastante extendida, de confinar las actividades de innovación a un área concreta, o delegar la responsabilidad de innovar en una persona o un pequeño equipo humano, no siempre debidamente coordinado con el resto de las áreas de la compañía.
3. Aplicar una metodología contrastada, que cubra con solvencia las tres fases básicas del proceso de innovación:
> Diseño de la estrategia de innovación. Exploración de soluciones viables, efectivas y con valor para el cliente y la empresa.
> Desarrollo de la innovación. Dar forma y materializar la innovación en nuevas líneas o modelos de negocio, nuevos productos, procesos más avanzados, etc.
> Implantación o comercialización efectiva de la innovación. Incorporar sistemas de medición de los resultados, evaluación del impacto y retroalimentación para aprender y mejorar.

Creación y Gestión de Empresas Innovadoras
La metodología BID, orientada a sentar las bases de una innovación eficaz y con impacto, se imparte en exclusiva en el Máster oficial en Creación y Gestión de Empresas Innovadoras (www.masterinnova.es) de la Universitat de València, que tengo el privilegio de dirigir.

Se basa en un aprendizaje experiencial orientado a la acción, mediante el uso extensivo de simuladores y software de última generación, así como las herramientas y plataformas más novedosas y efectivas para el diseño, desarrollo, gestión y evaluación de proyectos de innovación a todos los niveles.

El planteamiento BID se aplicará ya este curso a través de la iniciativa Retos de innovación, abierta a compañías valencianas con vocación de liderazgo y afán innovador.

Un total de ocho compañías participan ya, lanzando un reto a los alumnos del máster, que tendrán como misión diseñar y planificar un proyecto de nueva línea de negocio o de producto innovador.

El objetivo es dar a conocer y propagar esta metodología para que un número creciente de empresas valencianas apueste por una innovación integral y pueda pasar del “yo innovo” al “yo saco provecho y pleno rendimiento a la innovación”.

Suscríbete a nuestra newsletter