La información económica de los líderes

La institución cierra el mandato con la deuda a cero

La Diputación de Castellón aprueba un presupuesto de 143 millones

El PSPV acusa al PP de gastar en dos años 4 millones en anunciar lo que hacen y estos les reprochan que no entiendan que los ciudadanos pidan consensos

Moliner, en el centro, logró aprobar con el voto mayoritario del PP, su último presupuesto

La Diputación de Castelló ha aprobado hoy un presupuesto de 143,2 millones para 2019. Y lo ha hecho con la mayoría del grupo Popular. Pero el último presupuesto de la presidencia de Javier Moliner, ha roto el consenso que habían suscitado los dos anteriores. Y eso, a pesar de que también se ha aprobado una operación para reducir la deuda a cero.

Los cuatro grupos de la oposición (PSPV, Ciudadanos, Castelló en Moviment y Compromís) votaron en contra, coincidiendo todos en que se podía haber hecho un mejor reparto de las partidas del capítulo 4. Mientras el presidente Moliner les acusaba de haber interpretado un papel en clave electoral y no entender que los ciudadanos reclaman consenso y sensatez.

El presupuesto incluye 55 millones de euros para inversiones de recursos propios, sumando los 35,8 millones de inversiones y los 18 millones de superávit, un 38 por ciento del presupuesto.

Moliner lamentó el cambio de voto de formaciones políticas que habían respaldado anteriores presupuestos y acusó veladamente de que el voto respondía a intereses partidarios. Así indicó que “qué fácil era llegar a consensos cuando había convenios singulares, y qué difícil es cuando no los hay. Aquello que demonizaban hacía fáciles los consensos, porque ustedes han sucumbido al peor tecnicismo electoral de la vieja política”.

Previamente, Antonio Lorenzo, portavoz socialista afirmo que “nuestras abstenciones en anteriores presupuestos obedecían al deseo de facilitar la gestión y la modernización de la institución. Veíamos que disminuía la arbitrariedad para los planes de obres, cada vez más reglados”.

Considera el socialista que “no podemos apoyar presupuestos, aunque somos conscientes de los avances registrados en los últimos años, pero creemos que es tiempo reorientar la situación de las políticas de la Diputación y de poner a los municipios en el centro de las políticas institucionales”.

Moliner acusó a los grupos de la oposición de no darse cuenta de que la población “pide consensos y acuerdos” y “ustedes se han postrado a intereses electorales, incapaces de llegar a acuerdos. Su suerte, la de los cuatro partidos políticos es que tienen delante a un equipo de Gobierno coherente, sensato y responsable que no ha hecho un presupuesto electoralista aun sabiendo que no iban a respaldarlo”.

Lorenzo le recordó que la institución destinaba más recursos a “anunciar lo que hace que a hacer lo que anuncia”. Así, apuntó que entre 2018 y 2019 “gastarán más de 10 millones en comunicación”. Y añadió que “por cada euro que destinan a movilidad rural se gastan seis en comunicación”.

Moliner le rebatió y le dijo que sumaba las partidos de Promoción a las de publicidad, algo que “confió haya hecho sin mala fe”.

El presidente provincial recordó a los grupos políticos que “nadie me va a sacar de la senda del consenso, porque para ser válida la cara del Gobierno se necesita la oposición, somos un equipo que no ha aplicado ningún criterio electoralista, porque el estilo que hemos calado en esta casa es el mejor para ser útiles a nuestra tierra. La que les llevó a ustedes el año pasado con un presupuesto peor que este abstenerse. Un presupuesto sin convenios, sin deuda con los bancos, y con la mayor inversión para nuestros pueblos”.

El consenso volvió para aprobar las bases del Plan Castellón 135 por el que la Diputación destinará una inversión de 12,4 millones de euros en todos los municipios de la provincia en 2019.

Como también fue unánime el apoyo a la Declaración Institucional contra la Violencia de Género.

Suscríbete a nuestra newsletter