La información económica de los líderes

Printeria, una máquina que imprime bacterias transformadas genéticamente

Diez estudiantes de la UPV han ganado con este invento el concurso iGEM 2018, la mayor competición de biología sintética del mundo

 / 

Equipo de la UPV inventor de la máquina Printeria junto al rector de la universidad, Francisco Mora. | E3

Printeria es el nombre que recibe el invento desarrollado por diez alumnos de la Universitat Politècnica de València (UPV) capaz de imprimir en el ADN de una bacteria. Está máquina, pequeña como una caja de zapatos, permite transformar la genética de estos microorganismos para añadirles cualidades específicas como colores o olor.

Se trata de una impresora de bacterias“, nos explica Roger Monfort, estudiante del grado en Ingeniería Biomédica y líder del equipo multidisciplinar iGEM UPV. Con este símil, Monfort expone que utilizar este artilugio es tan sencillo como una impresora doméstica. Printeria consta de un software, un hardware y un kit compacto de laboratorio, y como sucede con otras revolucionarias impresoras 3D, no utiliza tinta como material de impresión.

Printeria, máquina capaz de imprimir en el ADN de una bacteria

En su lugar emplea una amplia colección de piezas de ADN que, gracias a la tecnología Golden Gate, se ensamblan para obtener diferentes unidades de transcripción que modifican genéticamente un chasis bacteriano específico. De este modo, a través de un proceso de tres horas, se puede modificar organismos genéticamente y añadir, por ejemplo, fluorescencia o un aroma a menta a las bacterias.

La idea, como apunta Monfort, era “acercar la biología sintética a los institutos y que los alumnos pasen de la teoría a la práctica y aprendan in situ a modificar organismos genéticamente“. De este modo, los usuarios potenciales a los que se dirige el invento, según comenta el líder del equipo, son los institutos, los laboratorios y los bioartistas. “Es un laboratorio en miniatura“, explica Monfort.

Por su parte, Alejandro Vignoni, uno de los instructores que acompaño a los alumnos en el proyecto, explica que el objetivo de Printeria es el de “democratizar el acceso a la biología sintética y dar oportunidades ya que estas tecnologías son el futuro“. Este prototipo, que tuvo un coste de alrededor de 1.000 euros, aún no está listo para la comercialización. “Queremos continuar con el proyecto, corregir errores y mejorarlo“, apunta Roger Monfort.

Puede tener muchas aplicaciones futuras“, expone Monfort, entre las cuales podría estar la de “hacer insulina en casa“. Además, apunta a que puede tener repercusión en el sector industrial con aplicaciones en polímeros y en el mundo del bioarte. “Permite al bioartista producir sus propias materias primas a partir de organismos vivos. En el bioarte se utilizan bacterias, tejidos, cultivos, etcétera, como expresión de multitud de posibilidades creativas“, concluye el líder de iGEM UPV.

Ganadores del premio iGEM 2018

Con este invento, el equipo de la UPV seproclamó ganador absoluto del concurso International Genetically Engineered Machine iGEM 2018, la mayor competición de biología sintética más importante del mundo, celebrado en Boston (EE UU) del 24 al 28 de octubre. En este certamen participaron un total de 343 instituciones de todo el mundo, incluidas las universidades más punteras como Havard, Yale, Oxford o el MIT.

Nos sentimos muy contentos y hemos demostrado que con un buen trabajo en equipo se puede conseguir“, expone Carolina Ropero, una de las integrantes del equipo, quien añade que tenían “expectativas porque nuestro producto es bueno, pero no esperábamos ganar tantos premios“. Además del primer premio, la UPV obtuvo cinco galardones especiales. Nunca antes ningún equipo español había conseguido un resultado igual.

Más apoyo e inversión en innovación

Hemos demostrado que tenemos el talento necesario para hacer cosas grandes pero necesitamos más apoyo“, explica Vignoni. Como nos explican los inventores de Printeria, en el certamen, tuvieron que competir contra equipos que recibieron subvenciones de numerosas entidades, tanto públicas como privadas.

En este sentido, el rector de la UPV, Francisco Mora, ha realizado un llamamiento a que aumente la inversión en I+D+i tanto por parte del sector público, como también de las empresas privadas. “Desde la UPV damos el mayor apoyo a nuestros alumnos, pero nuestros recursos son limitados“, expresaba Mora, quien ejemplificaba su declaración apuntando a que en la universidad solo pueden permitirse dar apoyo a 43 equipos como el que ha inventado Printeria.

El rector ha finalizado el acto de presentación del invento dando la enhorabuena a los estudiantes y ensalzando está histórica hazaña. “Lo que han conseguido es de matrícula de honor y lo han logrado contra equipos con mayores recursos“, ha concluido Mora.

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter