Las viviendas turísticas castigan la demanda hotelera en Benidorm

Las pernoctaciones hoteleras caen dos puntos en la última quincena de mayo hasta el 87% pese a la reactivación de la demanda nacional

Archivado en: 

Benidorm ha perdido dos puntos de ocupación hotelera en la segunda quincena de mayo respecto a los datos del mismo mes en 2017 hasta el 87% y la ocupación media del mes se ha situado en el 84,3%, también dos puntos menos en términos interanuales. El principal motivo de este descenso en la fuga de británicos hacia las viviendas reconvertidas en hoteles, según BigDataHosbec.

Aun así, el mercado británico sigue registrando más de un 12% de producción en los hoteles de Benidorm. Por su parte, el mercado español crece con fortaleza en el número de pernoctaciones hoteleras y casi llega a compensar esta caída. Las pernoctaciones de turistas nacionales crecen un 14% hasta superar las 416.000 en el mes, mientras que los británicos, aun con la merma descrita, superan las 481.000 reservas en el mes de mayo.

En cuanto a la producción hotelera total de la ciudad, en este último mes supera ampliamente el millón de pernoctaciones hoteleras, y cae menos del 1% respecto a 2017 por un efecto de mayor planta hotelera abierta.

Por mercados de origen, el mercado británico sigue siendo el principal mercado en la ciudad con un 47,6% de cuota seguido del español con un 41,4%. El resto de mercados ordenados por importancia son: Bélgica,3,8%; Holanda, 2,9%; Irlanda, 1,7%; Francia, 0,8%; Portugal, 0,4% y Rusia con 0,2%.

La ocupación mensual por categorías muestra un descenso generalizado excepto en los establecimientos de tres estrellas, que mantienen los niveles de ocupación de 2017 para este periodo. Así los hoteles de cuatro estrellas registran una ocupación del 81%, los de tres estrellas del 88% y lo de dos tienen una ocupación del 86,5%.

La previsión de ocupación para la primera quincena de junio roza el 86%, mientras que las previsiones de ventas para el verano 2018 se mantienen aproximadamente en los mismos niveles que en 2017, aunque quizá puede confirmarse esa pequeña oscilación de ocupación en -2 puntos que viene generalizándose desde principios de año.

La vivienda-hotel preocupa al sector
El presidente de Hosbec, Antonio Mayor, mantiene una previsión moderadamente optimista de cara a la temporada alta, con una aspiración a repetir los datos de ocupación y precio medio de 2017, si bien ha indicado que “los empresarios vamos a estar vigilantes del efecto que el incremento exponencial de la oferta de hotelización de viviendas pueda tener en los índices de ocupación y en la producción y rentabilidad de los establecimientos hoteleros“.

En estos momentos, la fuga de turistas se está produciendo en el segmento británico de menor poder adquisitivo, que optan por usar los canales de hotelización de las viviendas por una cuestión de precio y porque encuentran en esta modalidad de alojamiento opciones que no están disponibles en establecimientos hoteleros como grupos de despedidas o fiestas, alojamientos de corta estancia o grupos que puedan detectarse como `conflictivos’.

Antonio Mayor ha recordado de nuevo que la lucha contra los efectos especialmente perjudiciales de una oferta incontrolada e incómoda para los residentes y propietarios de viviendas es una responsabilidad de todos, e insta a las administraciones y muy especialmente a las locales para empezar a estudiar e implementar las medidas necesarias que eliminen estos “efectos perniciosos que son al final los que causan los brotes de turismofobia“.

No hay que olvidar que el efecto “despertar árabe” también está teniendo sus consecuencias en los mercados europeos: “la competencia que afecta principalmente a Baleares y Canarias está haciendo que estos destinos se publiciten de forma combativa en todos los medios y canales, para compensar las caídas, lo que afectará por la teoría de los vasos comunicantes tanto a los británicos como a los turistas españoles de Benidorm” ha concluido Mayor.

Suscríbete a nuestra newsletter