Cajamar crea una incubadora de alta tecnología para la innovación hídrica

Archivado en: 

Cajamar destina 3,2 millones de euros en la creación de un centro para pymes y emprendedores dedicado a la innovación hídrica, la gestión sostenible del agua y la transferencia de tecnología. El centro dará apoyo a 150 empresas vinculadas a las tecnologías del agua y facilitará la creación de 39 nuevas empresas. En conjunto se espera crear más de 260 empleos.

El presidente de Cajamar, Eduardo Baamonde, ha explicado que el proyecto está destinado a la creación de una infraestructura que albergará una incubadora para empresas y tecnólogos, nacionales e internacionales, especializados en las nuevas tecnologías relacionadas con el uso eficiente y sostenible del agua con capacidad para generar empleo, para crecer y competir: “Por ello hemos propuesto la creación de una Incubadora de Alta Tecnología (IAT-AGUA) en Almería, para promover que las ideas innovadoras relacionadas con el agua puedan convertirse en productos y servicios que generen conocimiento, riqueza y empleo”, ha dicho.

Baamode ha añadido que el centro dará respuesta “a una de las principales preocupaciones y demandas de nuestros clientes del sector agroalimentario, para que la toma de decisiones relacionada con el desarrollo futuro de su actividad no dependa únicamente de políticas y actuaciones administrativas ajenas al mercado; al tiempo que ponemos de manifiesto el valor diferencial de Cajamar respecto al resto de entidades financieras”.

El proyecto se ejecutará en la Estación Experimental de Las Palmerillas, en Almería. Según el director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, Roberto García Torrente,nuestra aportación consistirá en la construcción y dotación con los recursos más avanzados de un edificio de alta calidad que contará con espacios de trabajo común, salas de reuniones, auditorio y laboratorio, sala de videoconferencias, etc. Un entorno de experimentación abierto donde las empresas dispondrán de un banco de pruebas donde podrán co-crear innovaciones con otras empresas, y tendrán la oportunidad de formar parte del ecosistema de innovación promovido desde Cajamar, a través del cual tendrán la oportunidad de contactar con otros emprendedores, empresas, organismos públicos y privados de investigación así como con los usuarios de las tecnologías”.

Los investigadores de la Fundación Cajamar actuarán como tutores de las start-ups, y les facilitarán que puedan realizar sus análisis de mercado y de la competencia, identificando posibles nichos de mercado para sus actividades, así como obtener el distintivo de calidad como tecnología desarrollada. Además, en las distintas fases de implementación de los proyectos, tendrán acceso a las distintas vías de financiación habilitadas por Cajamar así como a través de la puesta en contacto con inversores particulares y fondos de capital semilla, capital riesgo e inversión.

El director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar ha anunciado que el proyecto de Incubadora de Alta Tecnología adjudicado a la Fundación Cajamar se desarrollará durante un periodo de cinco años. Durante los dos primeros se construirá y equipará la infraestructura y se iniciará la prestación de servicios de apoyo para la incubación y aceleración de proyectos, actividad que se desarrollará ya a plena capacidad durante los siguientes tres años.

Suscríbete a nuestra newsletter