La información económica de los líderes

Ineca sitúa la deuda histórica del Consell con Alicante en 279 millones

Los esfuerzos del Consell por rebajar el discurso de la discriminación hacia la provincia de Alicante han vuelto a hacer aguas. Esta mañana el Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante ha presentado el análisis del anteproyecto de presupuestos de la Generalitat y, según las cuentas de Ineca, el gobierno autonómico suma otros 10,3 millones más a la infrafinanciación hasta uno de sus territorios. La deuda histórica se sitúa en 279,2 millones en los últimos once años. El presidente de Ineca Perfecto Palacio ha calificado el hecho como “sequía presupuestaria crónica” derivada de dos situaciones: la reiterada falta de inversiones por población y por PIB.

Desde Ineca se ha lanzado una crítica abierta a la falta de transparencia en las cuentas del Consell a cuenta de que sólo el 44% del presupuesto está territorializado. Tanto el presidente como el director de Estudios y catedrático de Economía Francisco Llopis han cuestionado que, mientras la consellera Maria Jose Salvador identifica el destino del 84,2% de sus partidas, hay consellerias que no territorializan ninguna de sus inversiones como Economía o Transparencia. No obstante, ambos han señalado las áreas de Sanidad, Educación y Justicia como ejemplos de mala praxis. La primera sólo territorializa 31,6%, la segunda 38,1 y la tercera sólo el 19,3%.

En resumen, Ineca ha estimado que Alicante percibirá sólo 72,9 millones en inversiones de los 224,8% previstos para las tres provincias. Los restantes 286,1 millones corresponden a inversiones que no viene determinada su asignación. Las inversiones representan este ejercicio, el 2,6% del total, una cifra ligeramente más baja que el año anterior. Palacio ha señalado al principio de su intervención, que hay una leve mejoría en la territorialización, pues se ha pasado del 34,2% al 44%; “pero está aún en el rango del suspenso” y ha pedido al Consell “dar un paso definitivo en la senda de la transparencia y de la información“.

Alicante siempre pierde

Más que el dato puntual del año, Ineca ha puesto de manifiesto que sus críticas vienen de tiempo atrás. En el histórico de once años, Alicante ha visto como las cuentas autonómicas ignoraban el reparto por población y por PIB. De acuerdo con el primero,el saldo de reparto ha subido en 700.000 euros respecto al año pasado, es decir, que Alicante ha recibido 10,3 millones menos de lo que correspondería en este capítulo, mientras que el año pasado fueron  millones. La cifra récord fue en 2008 con 58,9 millones. En el apartado de PIB, la diferencia es de menos 2,1 millones, aunque en este punto hay que tener el cuenta que el último dato de PIB es de 2014. Según el estudio del Instituto alicantino, el déciti acumulado en este sentido se sitúa en 148,2 millones.

Uno de los datos reveladores ha sido la comparativa por provincias. “El presupuesto es una herramienta que sirve para corregir desigualdades entre territorios y aquí no se está cumpliendo. Al contrario, se agrava; porque justo quien más PIB per cápita tiene es quien más recibe. Y quien menos tiene, es decir, Alicante, es quien menos recibe”. Para el nuevo presupuesto, la inversión per cápita queda repartida a razón de una media en la Comunidad de 45,33 euros, correpondiendo 85,19 a Castellón, 40,17 euros a Valencia y 39,72 euros a Alicante”. Llopis ha puntualizado que no se trata de quien recibe más, porque se puede entender que un año se haga una determinada inversión en una provincia; sino de que con los datos que tenemos la situación es que desde hace 11 años, Alicante siempre es la peor parada en el reparto.  

Reunión con Soler

Mucho se va a tener que esforzar el conseller Vicent Soler para desmontar que con los presupuestos ejecutados la realidad es otra. Está previsto que ambas partes se reúnan el próximo miércoles 22 de noviembre. El compromiso del titular de Hacienda fue demostrar que a medida que avanza el año se van poniendo inversiones que corrigen esos indicadores. La idea de monitorizar los presupuestos fue una solución que recibió el aplauso de los empresarios; primero, porque significaba un acceso a datos hasta ahora impensable y otra, porque se podía acabar con el discurso victimista.

El cruce de cifras publicadas hasta la fecha corresponde al hecho de que Ineca sólo analiza las cuentas de la Generalitat y no de todo el grupo corporativo. Quedan fuera los organismos autónomos, los consorcios y entes públicos como FGV, donde Soler marcó inversiones de 42 millones para la provincia. Desde el Instituto, se responde a este hecho como lógico, pues estos organismos no publican detalladas sus cuentas.

Competividad bajo mínimos

Por último, Perfecto Palacio aludió al problema de competitividad que supone para cualquier territorio verse reiteradamente infrafinanciado. El presidente de Ineca concluyó “que el presupuesto siga la misma línea de otros años, merma nuestra capacidad para convertirnos en un territorio inteligente”. Palacio volvió a calificar de injusto el actual sistema de financiación autonómico y preguntado por las posibles soluciones aseguró “sólo se puede arreglar sabiendo la realidad de las cosas y planificando una hoja de ruta con una solución construida entre todos”.

La deuda de la Comunidad Valenciana alcanza los 45.000 millones de euros. El discurso es común en todos los ámbitos y mientras el conseller Soler no dudaba en situarlo como la segunda conselleria del gobierno por su volumen, Ineca ha advertido de lo insostenible del caso, estando al borde ya del colapso financiero. Llopis ha llegado a cuestionar que si ahora tenemos dificultades para pagarla con un interés cero, qué ocurrirá cuando ese interés suba.

Suscríbete a nuestra newsletter