Nacimiento y expansión del IVF

2017-feb-IVF-Manuel-Illueca-12Manuel Illueca, director general  del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF)

– El IVF se creó mediante un Proyecto de Ley que se aprueba en diciembre de 1990, junto con los Presupuestos de la Generalitat para 1991. ¿Cuáles eran los objetivos entonces?

M.I. 1991 fue un año el que se fue construyendo la estructura. A mediados de 1992 se empezaron a hacer operaciones, pero el primer ejercicio completo de actividad del IVF fue 1993. En aquellos primeros años tenía tres objetivos: en primer lugar, gestionar el endeudamiento de la Generalitat Valenciana, mediante emisiones de títulos-valores con coberturas; en esencia, conseguir financiación del mercado. La segunda misión entonces era la supervisión del sistema financiero valenciano, formado entonces por cajas rurales, cooperativas con sección de crédito, cooperativas de crédito y, por descontado, cajas de ahorro.

 [masinformacion post_ids=”99587,99595,99613,99635,99646″]

– ¿Cuál era la función tutelar sobre las cajas de ahorro?

M.I. La misma que tenemos ahora: supervisión de los órganos de gobierno, de aspectos relativos a publicidad e información, de la política de asignación del resultado, etc.

Y el tercer objetivo del Instituto fue desarrollar una política a modo de ICO valenciano, como ente emisor al mercado, para facilitar financiación a empresas, sobre todo en proyectos de inversión a largo plazo, que es donde menos activa se muestra la banca española.

– ¿Cuándo se produce el momento culmen en la evolución inicial del IVF?

M.I. La entrada de España en el euro, en 2000, posiblemente marca el momento álgido del IVF en cuanto a su función como prestamista, con formalizaciones cercanas a los 100 millones de euros/año. Esto se mantuvo durante 2-3 años, al calor del repunte de las inversiones en el sector del azulejo -el Instituto financió muchas actuaciones en ese sector-, y también apoyó activamente la capitalización en el sector textil.

La cartera de crédito vivo del Instituto al sector privado se situó en torno a los 300 millones de euros anuales. Por su parte, el tamaño de Balance del Instituto no deja de crecer hasta que llegamos a 2009, con casi mil millones de euros, gracias a la financiación que aportamos para proyectos de inversión del sector público autonómico, mediante la financiación captada del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Pero en 2009, con la crisis financiera internacional, la actividad del IVF se corta en seco.

– ¿Y qué pasa con la actividad de emisor al mercado de títulos de la Generalitat?

M.I. La emisión de deuda siempre la ha hecho el Instituto por orden y en nombre de la Generalitat, por lo que es un movimiento contable en su balance. A veces, también hemos hecho operaciones para captación de financiación para el propio Instituto.

En relación con esto creo que es de justicia señalar, que el instituto fue pionero entre las comunidades autónomas en emisión de deuda. Los profesionales del instituto salían a otras comunidades a explicar la experiencia valenciana, porque realmente se hizo bien. El instituto se permitió fichar personas del mercado, cosa que no pasó en otras CC.AA.

Suscríbete a nuestra newsletter