Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Un Colegio de Economistas para el siglo XXI

Publicado el:

Socio Director  J.J. Enríquez y Asociados, S.L.P. / Audimed, S.L.P.

Eva MáñezEl próximo 21 de diciembre se celebran unas elecciones clave para el Colegio de Economistas de Valencia, una institución fundamental en la sociedad valenciana, a la que me he honrado en pertenecer hace más de veinte años. Estamos en un momento muy importante, en el que es necesario que el Colegio haga frente a los nuevos retos de una sociedad en permanente cambio, donde es fundamental que se ponga en valor la profesión del economista.

Desde diciembre de 2014, cuando me presenté con unos compañeros de gran experiencia y prestigio profesional a las elecciones para la renovación parcial de la Junta, he venido ejerciendo como vicedecano. Han sido dos años difíciles, de mucho trabajo y dificultades, pero la responsabilidad y la sensación de que queda mucho por hacer para mejorar la actividad del Colegio, me han llevado a asumir ahora la iniciativa de presentarme a las próximas elecciones para decano.

El proyecto que me enorgullezco en liderar cuenta con objetivos ambiciosos y con las ideas muy claras. Durante este tiempo, hemos venido constatando, con mayor conocimiento de causa, que las dificultades y problemas que ya veníamos observando como colegiados, no se van a resolver sin un nuevo equipo que tenga una visión distinta de un colegio profesional.

Por ello, hemos articulado un programa que completa aquel con el que nos presentamos hace dos años y que presenta dos ejes muy claros: participación y transparencia. Un programa que ha sido avalado por más de 100 economistas y que cuenta con el respaldo de compañeros que se integrarán en los distintos órganos para contribuir con sus ideas y su trabajo a dinamizar el Colegio.

Participación y transparencia
La participación es un elemento clave para cualquier colegio profesional, ya que permite que el colegiado lo sienta como propio y perciba que sus iniciativas y sus aportaciones son escuchadas. En definitiva, hacer percibir que el Colegio es de sus colegiados, tal y como debe ser. Nosotros apostamos por la participación efectiva de todos los economistas que forman parte del Colegio; más de 3.800 profesionales, que poseen un enorme caudal de talento, de conocimiento y de experiencia, que podemos y debemos encauzar a través de nuestro Colegio.

Nuestra idea pasa por abrir las estructuras y reforzar las comisiones sectoriales, convirtiéndolas en las arterias del Colegio. Equipos de trabajo formados por economistas expertos en distintas áreas de especialización, que recojan ideas y las trasladen para convertir al Colegio en un ente dinámico en permanente movimiento.

La otra clave es la transparencia. En una sociedad como la actual, los ciudadanos reclaman puertas abiertas y acceso a la información. Por ello, el Colegio de Economistas no debe comportarse como un coto cerrado, tal y como ha ocurrido por desgracia en los últimos tiempos. Es fundamental poner en marcha mecanismos que hagan sencillo el acceso a la información y utilizar también los nuevos canales de comunicación que son cada vez más importantes en el día a día.

Nosotros entendemos que si el Colegio es de los colegiados, la información también es de los colegiados. El colegiado debe conocer en tiempo real los acuerdos de la junta de gobierno, las actas de las juntas generales… El colegiado debe disponer de un procedimiento sencillo para acceder a cualquier información del colegio…. Exigencias, todas ellas, que pudieran parecer extrañas en el siglo pasado, pero que hoy son cotidianas en cualquier organización, pero no, desafortunadamente, en nuestro colegio.

Pero la consideración básica de que el Colegio debe ser participativo y transparente, alcanza principalmente al colegiado, pero también al resto de la sociedad. El trabajo de los economistas debe redundar en beneficio de su entorno, en unos tiempos, además, como los actuales, en los que son permanentemente necesarias explicaciones e interpretaciones de los cambios del entorno. Es no solo beneficioso sino necesario que su voz sea escuchada, tanto en su entorno más próximo –la sociedad valenciana–, como en los ámbitos nacional e internacional.

Reforzar las comisiones
Finalmente, queremos que el colegiado sea consciente de que no solo forma parte de una entidad transparente y participativa, sino que esta es capaz de representarlo, defenderlo y atender sus necesidades. Para ello, somos conscientes de que tenemos que reforzar herramientas que, como en el caso de las comisiones sectoriales, ya existen, pero no han sido aprovechadas en todas sus potencialidades, como son la formación gratuita o subvencionada, la Bolsa de Empleo, la colaboración con entidades universitarias y la orientación profesional. También tenemos en cuenta a aquellos colegiados que se encuentran en una situación de especial dificultad y se trabajará en el sentido de adecuar las cuotas y tarifas e incluso apostar por la gratuidad, en caso de situaciones económicas difíciles.

En consecuencia, se puede decir que todos nos jugamos mucho en las próximas elecciones, pero son más estimulantes los logros a conseguir, que las dificultades que nos podemos encontrar. Para ello, tengo la suerte de contar en mi candidatura con un equipo multidisciplinar que integran socios de firmas profesionales, conferenciantes y autores de prestigio, catedráticos universitarios, expertos en investigación económica y profesionales de la asesoría privada.

En definitiva, un grupo que refleja perfectamente cuáles son los papeles destinados para un economista en nuestra sociedad. Todos estamos unidos por la clara motivación de situar al Colegio en el lugar que le corresponde, convertir al colegiado en el protagonista de su actividad y asignarle un papel clave junto a las principales instituciones de la Comunidad Valenciana.